Los Spurs reconocen que están al borde del abismo, pero no eliminados

BALONCESTO-NBA

Houston (EE.UU.), 26 abr (EFE).- Nadie dentro de los Spurs de San Antonio niega que su situación en la eliminatoria de los cuartos de final de la Conferencia Oeste es más que delicada, se encuentran a sólo una derrota de quedar fuera de la competición, pero a la vez la última dinastía que surgió en la NBA advierte que siguen vivos.

Cuando todos pensaban que los Spurs después de la gran temporada regular que habían realizado estaban listos para luchar por el quinto título de liga, se han encontrado con unos Grizzlies de Memphis brillantes, luchadores y confiados que pueden ganarlos y hacer historia con su primer pase a las semifinales.

Los Spurs, el equipo con la mejor marca de la Conferencia Oeste y primeros cabeza de serie, sólo han podido ganar un partido de los cuatro disputados y han perdido la ventaja de campo desde el primer encuentro de la serie al mejor de siete.

"Es un equipo joven con jugadores que luchan y al final han mostrado más energía que nosotros", admitió el escolta argentino Manu Ginóbil, de los Spurs. "Ahora somos nosotros los que tenemos que encontrar el camino del triunfo".

Un factor que les podría ayudar sería ver que el veterano ala-pívot Tim Duncan recupera su condición de elemento clave en el juego de los Spurs.

"Nosotros nos pusimos en esta posición", admitió Duncan. "Tenemos que seguir con vida y es lo que vamos a hacer a partir del quinto partido".

Duncan, que el lunes cumplió 35 años con derrota de 104-86 en el cuarto partido de la eliminatoria al mejor de siete, está convencido que el equipo puede darle la vuelta a la eliminatoria y no convertirse en el segundo equipo primer cabeza de serie que es eliminado en los cuartos de final por el octavo.

El veterano ala-pívot aseguró que no le preocupa el aspecto individual de la eliminatoria por lo que supondría ser la última posibilidad real que tiene para conseguir otro título de liga.

"No me planteo el partido del miércoles como algo especial sino simplemente de que tendremos que ganarlo para no quedar eliminados", destacó Duncan, aunque como el resto de los jugadores admite que no están haciendo las cosas de la misma manera que en la competición de la temporada regular.

Es el mismo equipo que ganó los 61 partidos en la competición regular, pero han perdido rapidez, los jóvenes no están rindiendo de la misma manera y tampoco lo han hecho sus tres estrellas, el base francés Tony Parker, Ginóbili y Duncan, o al menos a la vez en cada partido.

"Tenemos mucho que perder", afirmó Ginóbili. "Tuvimos una temporada increíble. Fuimos el mejor de la liga durante 65, 70 partidos, con un juego increíble, de ahí que no se entienda muy bien lo que está sucediendo en la eliminatoria".

Tal vez no sea tanto fallo de los Spurs sino mas bien acierto de los Grizzlies, que están jugando un gran baloncesto de equipo y además tienen al ala-pívot Zach Randolph como el nuevo líder que sabe definir en los momentos decisivos.

"Ellos son el mejor equipo. Ganaron 61 partidos y nosotros ganamos 46", declaró Lionel Hollins, entrenador de los Grizzlies. "Su marca todo el año indica que ellos fueron el mejor equipo".

Sin embargo, Hollins reitera una vez más que la historia de la NBA siempre ha demostrado que la competición regular no es la que define los títulos sino en la fase final.

"Como siempre he dicho, no importa quién es el mejor equipo durante la temporada regular. Cuando llegas a los playoffs, tienes que ser el mejor equipo en cada serie y de momento somos nosotros", subrayó Hollins.