94-73. James y los "Beach Boys" esta vez se exhibieron ante los Sixers

BALONCESTO-NBA

Redacción de EE.UU, 18 abr (EFE).- No hubo suspense ni pérdida de concentración en el juego de los "Beach Boys" de los Heat de Miami que con el alero LeBron James de líder dominaron y ganaron por 94-73 a los Sixers de Filadelfia en el segundo partido de la eliminatoria de los cuartos de final de la Conferencia Este.

La cómoda victoria de los Heat permitió al equipo de Miami ponerse con la ventaja de 2-0 al mejor de siete y el tercer partido se disputará el próximo jueves en el Wells Fargo Center, de Filadelfia.

El talento reivindicado por James cuando dejó a los Cavaliers para llevarlo al Sur de Florida, esta vez sí estuvo presente de principio a fin y el solo se bastó en la primera parte para ser más efectivo que los cinco titulares de los Sixers.

Mientras que James lideraba el ataque con 29 puntos, el ala-pívot Bosh, que también llegó con el "King" para unir su talento, por segundo partido consecutivo logró un doble-doble, esta vez de 21 puntos y 11 rebotes.

Bosh, que como profesional con los Raptors de Toronto sólo pudo ganar tres partidos de la fase final, con los Heat ya tiene dos en su poder.

A pesar que había sido duda hasta unas pocas horas antes del partido, el escolta Dwyane Wade, que el domingo había sufrido fuertes dolores de cabeza (migraña), salió al campo sin mostrar ningún síntoma de malestar y respondió con 14 puntos para los Heat, que tienen marca de 17-3 en los últimos 20 partidos disputados.

El equipo de Miami también se encuentra a dos triunfos más de volver de nuevo a las semifinales de la Conferencia Este por primera vez desde la temporada del 2005-2006 cuando ganaron el título de campeones.

"La clave del partido estuvo en que nuestra energía como equipo fue mucho mejor que en el anterior", explicó el entrenador de los Heat, Erik Spoelstra. "De principio a fin se mantuvo".

El alero Thaddeus Young anotó 18 puntos para liderar el ataque de los Sixers, que nunca pudieron tampoco con la defensa de los Heat ni tuvieron capacidad de reacción como les sucedió en el cuarto periodo del primer partido.

El escolta novato Evan Turner como reserva consiguió 15 puntos, mientras que los titulares de los Sixers fueron superados 76-29 por los de los Heat.

Los Sixers tuvieron sólo un 34 por ciento de acierto en los tiros de campo y nada que ver en su juego dentro de la pintura en comparación con el primer partido cuando anotaron 42 puntos por 24 en el segundo.

El único titular de los Sixers en conseguir dobles dígitos fue el escolta Jrue Holiday que llegó a los 12 tantos en los 34 minutos que jugó, pero anotó sólo 5 de 13 tiros de campo, incluido 2 de 5 triples.

"No hay nada que objetar, no estuvimos en el partido, los Heat nos dominaron en todos los aspectos del juego y además no tuvimos tampoco el espíritu combativo del primer partido", declaró Doug Collins, entrenador de los Sixers, que esta vez no hizo jugar al alero argentino Andrés Nocioni.

Los Heat, que llegaron a tener hasta 28 puntos de ventaja en el partido nunca perdieron el liderato y tienen marca de 5-0 en los enfrentamientos con los Sixers incluidos los tres encuentros que ganaron durante la temporada regular.

Ahora los Sixers se encuentran más cerca de la eliminación porque la historia favorece a los Heat que nunca han perdido una serie de la fase final cuando han tenido ventaja de 2-0.

Mientras que los Sixers tampoco han conseguido en su historia remontar una desventaja de 2-0 en una serie al mejor de siete partidos (0-10).

"No es el momento de las estadísticas, ahora lo que hay que hacer es olvidarnos de lo sucedido en estos dos partidos, forman parte del pasado y centrarnos en los que vamos a disputar en nuestro campo", señaló Collins. "Sé que podemos jugar mucho mejor de lo que lo hicimos hoy y eso es en lo único positivo que tenemos que pensar".

Aunque Collins reconoció que si los Heat han comenzado a jugar un gran baloncesto y son mejor equipo que durante la competición regular.

"Si juegan al nivel más alto son mejor equipo que cualquier otro de la NBA", subrayó Collins. "De hecho, a pesar de no estar al máximo lograron 58 triunfos durante la temporada regular y nosotros 41 por lo que conseguir ganarlos será una misión muy difícil, por no decir imposible", agregó.

Los Sixers tuvieron la segunda anotación más baja para un partido de la fase en la historia del equipo sólo superado por los 68 que consiguieron en la serie de 1999 ante los Magic de Orlando, que al final iban a ganar a pesar que ese partido lo perdieron por 79-68.