97-81. Rose colocó a los Bulls a las puertas de la mejor marca en el Este

BALONCESTO-NBA

Redacción EE.UU., 7 abr (EFE).- El base Derrick Rose trabajó de nuevo su candidatura para el premio de Jugador Más Valioso (MVP) de la liga al liderar a los Bulls de Chicago a la victoria por 97-81 ante los Celtics de Boston, victoria que los puso más cerca de asegurar la mejor marca de la Conferencia Este.

Rose aportó 30 puntos, ocho asistencias, cinco rebotes y dos balones recuperados para liderar el ataque de los Bulls (58-20), que ganaron el decimoséptimo partido de los últimos 19 disputados para dejar a los Heat de Miami (54-24) con una mínima posibilidad matemática de tener la ventaja de campo cuando llegue la fase final.

Ahora solamente necesitan un triunfo más en los cuatro partidos que le quedan por disputar para asegurar la mejor marca, sin importar lo que hagan los Heat, con los que juegan el próximo domingo, o los Celtics (54-24), ambos con la misma marca.

La figura de Rose le ha dado nueva vida a los Bulls, que se han convertido en el equipo revelación y además con la proyección de volver a ser importantes por primera vez desde la temporada de 1998, cuando ganaron el último título de liga, el sexto, bajo el liderazgo de Michael Jordan.

Rose no sólo ayudó a su equipo a conseguir el triunfo, sino que también ganó el duelo individual al base Rajon Rondo, de los Celtics, al anotar 16 puntos en la primera parte y poner a los Bulls con la ventaja parcial de 48-43, para volver a levantar al equipo tras un pequeño bajón de juego que sufrieron en el tercer periodo (61-58).

Los Bulls comenzaron el cuarto con una racha de 13-2 y ahí se acabó la reacción de los Celtics.

El alero sudanés Luol Deng anotó 23 puntos y el ala-pívot Carlos Boozer consiguió un doble-doble de 14 tantos y 12 rebotes para apoyar a Rose en el juego de equipo, que logró un 47 por ciento de acierto en los tiros de campo, el 41 (9-22) de triples y el 93 (14-15) de personal.

Los Bulls dominaron a los Celtics en el juego de ataque dentro de la pintura con 44 puntos anotados por 22 del equipo de Boston, que tampoco pudo dominar bajo los aros al quedarse con 35 rebotes por 44 de Chicago.

El alero Paul Pierce lideró a los Celtics con 15 puntos, mientras que el ala-pívot Kevin Garnett consiguió 10 tantos, pero todos fueron en la segunda parte.

Rondo se tuvo que conformar con sólo siete tantos, sin que fuese factor ganador para los Celtics, que también recibieron la aportación del alero Jeff Green al conseguir 10 puntos y el veterano escolta Ray Allen llegó sólo a los siete.

Durante el partido se homenajeó al ex escolta Scottie Pippen, el lugarteniente de Jordan en la construcción de la tercera dinastía de la NBA, con una escultura suya que fue presentada durante una ceremonia del medio tiempo.