97-107. Rondo, Pierce y Garnett acentuaron la crisis de los Spurs

BALONCESTO-NBA

Redacción EE.UU., 31 mar (EFE).- El esperado duelo de líderes de división entre los Spurs de San Antonio y los Celtics de Boston permitió confirmar la crisis de juego por la que atraviesa el equipo tejano y también ver la recuperación de los actuales campeones de la Conferencia Este con su triunfo por 107 a 97 de visitante.

Esta vez el base Rajon Rondo recuperó en el AT&T Center, de San Antonio, su mejor versión de juego individual y de equipo para aportar un doble-doble de 22 puntos, 14 asistencias, cinco rebotes y no perdió un sólo balón.

"Era el momento de hacer nuestro mejor baloncesto, estuvimos todos concentrados y las cosas salieron como habíamos establecido", declaró Rondo al concluir el partido. "No podemos perder más partidos si queremos seguir en la lucha por el título de la Conferencia Este".

Los Celtics con su victoria dejan su marca en 52-22 para colocarse a dos juegos de los Bulls de Chicago (54-20), que son los líderes y tuvieron jornada de descanso, mientras que se colocan con medio juego de ventaja sobre el Heat de Miami (52-23), que tuvo jornada de descanso y ocupa el tercer lugar.

El alero Paul Pierce también hizo una excelente labor individual y de equipo al conseguir otro doble-doble de 21 puntos, 11 rebotes y siete asistencias.

Pero faltaba la aportación del veterano ala-pívot Kevin Garnett que se quedó a las puertas del doble-doble después de conseguir 20 tantos, nueve rebotes y un tapón.

La otra nota positiva para los Celtics fue el debut esta temporada del pívot Jermaine O'Neal, recuperado de las lesiones de rodilla, y en los 11 minutos que jugó aportó cinco puntos al estar perfecto en todo lo que tiró a canasta (2-2, 0-0, 1-1), además de capturar un rebote y dar una asistencia.

Los Celtics lograron un 55 por ciento de acierto en los tiros de campo y el 81 (13-16) de personal.

Todo lo contrario sucedió con los Spurs, que aunque recuperaron a los cuatro jugadores titulares, incluido el ala-pívot Tim Duncan, que no pudieron estar para el partido anterior contra los Trail Blazers de Portland, al final tampoco evitaron la quinta derrota consecutiva, su peor racha de la temporada.

Los Spurs (57-18), que tampoco habían perdido dos partidos consecutivos en su campo en lo que va de temporada, están a sólo tres juegos de los Lakers de Los Ángeles, que esta noche se enfrentan a los Mavericks de Dallas, en la lucha por el liderato de la Conferencia Oeste.

El base francés Tony Parker con 23 puntos y ocho asistencias lideró a los Spurs, que también tuvieron el apoyo de Duncan al conseguir un doble-doble de 20 tantos, 13 rebotes, repartió tres pases de anotación, puso dos tapones y recuperó un balón.

Pero la excelente labor de Duncan, que se había perdido los cuatro partidos anteriores por lesión en el tobillo izquierdo, no pudo compensar el poco acierto del escolta argentino Manu Ginóbili.

Ginóbili jugó 33 minutos y sumó nueve puntos con 4 de 13 tiros de campo, incluido un triple en seis intentos, no fue a la línea de personal, repartió seis asistencias y capturó tres rebotes.

Mientras que el ala-pívot brasileño, el novato Tiago Splitter, jugó sólo cuatro minutos y se fue sin anotación al fallar el único tiro de campo que hizo, pero capturó dos rebotes.

Los Spurs, que han ocupado el primer lugar de la Conferencia Oeste de manera confortable desde el inicio de la temporada, se encuentran a las puertas de perderlo si no rompen la espiral de derrotas en las que han entrado y los Lakers, actuales campeones defensores, siguen ganando.