94-88. Los Heat jugaron a lo campeón ante los Lakers

BALONCESTO-NBA

Redacción EE.UU., 10 mar (EFE).- La crisis de juego del Heat de Miami tal vez no ha llegado a su final, pero al menos en el partido más importante que les tocaba jugar, duelo en su campo del American Airlines Arena ante los Lakers de Los Ángeles, actuales campeones de liga y el equipo en mejor forma del momento, lo ganaron.

Los Heat, que se impusieron por 94-88, no sólo rompieron su peor racha de la temporada de cinco derrotas consecutivas, sino que además acabaron con la marcha triunfal de los Lakers, que llevaban ocho victorias consecutivas y además se aseguraron el pase a la fase final.

La clave de la victoria, al margen del bueno juego colectivo, estuvo en el rendimiento que el ala-pívot Chris Bosh ofreció en el duelo frente al español Pau Gasol, al que ganó al anotar 24 puntos.

El escolta Dwyane Wade tampoco desapareció ante la estrella Kobe Bryant tras aportar 20 puntos y el alero LeBron James hizo una gran labor de equipo con 19 tantos, nueve asistencias y ocho rebotes.

También tuvieron el apoyo del escolta Mike Miller como sexto jugador que lideró a los reservas con 12 tantos y siete asistencias decisivas.

Todos ellos respondieron en el momento que más lo necesitaba el equipo y ante un rival que, a través de su entrenador, el legendario Phil Jackson, los había cuestionado al declarar: "no me gusta su juego ni soy un gran admirador".

Los Heat (44-21) también habían ganado a los Lakers el pasado Día de Navidad 96-80 en el Staples Center de Los Ángeles.

Bryant no pudo hacer de héroe ni tampoco pudo sobresalir ante las estrellas de los Heat y su aportación de 24 puntos confirmó que la defensa del equipo de Miami hizo un gran trabajo.

Gasol lo apoyó con 20 puntos en los 40 minutos que jugó, pero tampoco fue decisivo al encestar 8 de 16 tiros de campo, fallar un intento de triple, y anotar 4 de 5 desde la línea de personal.

El jugador de Sant Boi no pudo imponer su presencia bajo los aros y se quedó con sólo cinco rebotes, una asistencia, un balón recuperado y un tapón, mientras que Bosh iba a capturar nueve rebotes.

El pívot Andrew Bynum fue el único que impuso su poder en la pintura y ganó el duelo al veterano Erick Dampier al conseguir un doble-doble de 13 puntos y 12 rebotes.

El ala-pívot Lamar Odom tampoco surgió como el sexto jugador y mucho menos el escolta Shannon Brown, que en 11 minutos se fue en blanco al fallar los tres tiros que hizo a canasta.

Sin estos elementos claves en el juego de los Lakers (46-20), los actuales campeones de liga no pudieron superar a un rival que se creció en un partido que necesitaban ganar para restablecer su "prestigio" y "potencial" ganador con aspiraciones al título de cara al futuro.

Como equipo, el Heat consiguió un 45 por ciento de acierto en los tiros de campo, el 42 (8-19) de triples y el 67 (12-18) de personal comparado al 40, 44 (7-16) y 81 (21-26), respectivamente, de los Lakers.

El partido, que estuvo lleno de emociones de principio a final, no se decidió hasta los dos minutos y 26 segundos finales con el marcador igualado a 88, el último empate que iba a reflejar el marcador tras un triple monumental de Bryant.

James, tras un gran pase de Wade, y luego con dos tiros desde la línea de personal, iba a sentenciar la victoria del equipo de Miami.

Esta vez, también la defensa del Heat hizo un gran trabajo y evitó la reacción de Bryant, que incluso perdió un balón decisivo en los instantes finales del partido.

Ficha técnica:

94 - Miami Heat (29+26+13+26): Chalmers (9), Wade (20), Dampier (0), James (19), Bosh (24) -cinco inicial-, Howard (0), Ilgauskas (4), Bibby (6), Miller (12) y Anthony (0).

88 - Los Ángeles Lakers (26+27+17+18): Fisher (6), Bryant (24), Bynum (13), Artest (9), Gasol (20) -cinco inicial-, Odom (11), Barnes (3), Blake (2) y Brown (0).

Árbitros: Mike Callahan, Tom Washington y David Guthrie. No señalaron faltas técnicas ni hubo eliminados por personales.

Incidencias: Partido de la temporada regular del baloncesto profesional de la NBA que se disputó en el American Airlines Arena, de Miami, ante 19.986 espectadores.