95-125. Regreso sorpresa de Parker y segunda humillación seguida para el Heat

BALONCESTO-NBA

Redacción EE.UU., 4 mar (EFE).- Noche estelar la vivida en el AT&T Center, de San Antonio, que se vistió de gala para recibir con todos los honores y su mejor baloncesto a los nuevos "Beach Boys" del Heat de Miami, a los que el equipo local de los Spurs vencieron por paliza de 125-95.

La derrota ha sido la peor que ha sufrido el Heat en lo que va de temporada y además, de nuevo, como le sucedido la noche anterior, que también fue humillado en su campo al dejarse ganar por 96-99 después de tener 24 puntos de ventaja en el tercer periodo, el equipo no ha tenido capacidad de reacción.

El entrenador del Heat, Erik Spoelstra, se encontró con un rival, que tienen a uno de los mejores entrenadores de la liga -Gregg Popovich-, y le dio también una lección de estrategia y juego de conjunto al concluir el partido con ocho jugadores, incluidos los cinco titulares, que tuvieron dobles dígitos.

La exhibición de los Spurs, una vez más, también la iba a dirigir el escolta argentino Manu Ginóbili, que reivindicó su gran clase como jugador de equipo al aportar 20 puntos, pero que se sintió feliz de tener a su lado al base francés Tony Parker, que volvió en menos de una semana con el equipo cuando se había dicho que iba a ser baja de entre 15 días y un mes.

Con Ginóbili, Parker recuperado de la lesión muscular, faltaba que el veterano ala-pívot Tim Duncan también quisiese revivir los mejores tiempos de los "Tres Amigos" y logró un doble-doble monumental de 11 puntos con 14 rebotes que tuvo respuesta por parte de los hombres altos del Heat.

Ginóbili jugó 27 minutos en los que anotó 7 de 15 tiros de campo, incluidos 3 de 8 triples, y 3-4 desde la línea de personal, repartió siete asistencias, capturó tres rebotes y recuperó dos balones.

Mientras que Parker volvió a ser el director perfecto en el juego de los Spurs al conseguir 15 puntos con ocho asistencias en los 23 minutos que vio acción.

Pero no sólo los "Tres Amigos" respondieron como en los años que era los campeones de la NBA sino que también lo hicieron los reservas, que liderados por el pívot canadiense Matt Bonner, consiguió 18 puntos, con cinco rebotes, permitió a los Spurs recibir una ayuda de 62 puntos.

El escolta Gary Neal logró 16 puntos y el base George Hill, que en los dos partidos anteriores había ocupado el puesto de titular de Parker, llegó a los 11 con cuatro asistencias.

El ala-pívot novato brasileño Tiago Splitter también confirmó que sigue en el buen camino de ser válido para el equipo al aportar cinco puntos tras anotar 2 de 3 tiros de campo y 1-2 de personal, capturó tres rebotes y recuperó un balón.

El esperado duelo entre el equipo con la mejor marca de la liga, los Spurs (51-11) y el Heat de sus tres súper estrellas iba a decantarse en plenitud hacia el equipo tejano, que consiguió un 56 por ciento de acierto en los tiros de campo y el 61 (17-28) de triples, comparados al 47 y 35 (7-20), respectivamente, para Miami.

El alero LeBron James con 26 puntos, ocho rebotes y siete asistencias volvió a ser el líder indiscutible del Heat, pero el escolta Dwyane Wade se quedó con 19 tantos después de fallar 10 de 18 tiros de campo y sin ser factor ganador para su equipo, que perdieron el tercer partido consecutivo.

La derrota también le costó a el Heat (43-19) el segundo puesto de la Conferencia Este que ahora comparte con los Bulls de Chicago (42-18), que ganaron de visitantes 81-89 a los Magic de Orlando y el domingo visitarán el American Airlines Arena, de Miami.

Una derrota más del Heat y los días del entrenador Spoelstra, de 40 años, tendrá los días contados al frente del equipo, porque el presidente del equipo, el legendario Pat Riley, podría volver al banquillo antes que sea demasiado tarde.

Todos saben que la verdadera competición de la NBA comienza en el mes de marzo y el gran problema del Heat es que hasta el momento con Spoelstra ni es un equipo motivado ni tampoco sabe exactamente que esquema de juego tiene cuando está en el campo.

El ala-pívot logró un doble-doble de 17 puntos con 14 rebotes y dos recuperaciones de balón, pero tampoco pudo compensar la falta de labor de equipo que careció el juego del Heat, que perdieron el cuarto partido de los últimos cinco disputados.

"Básicamente nos barrieron", declaró Spoelstra al concluir el partido, que ya en el primer cuarto los Spurs tenían una ventaja de 24 puntos.

Mientras que Popovich se mostró eufórico por la victoria y por la rápida recuperación de Parker de la que bromeo al concluir el partido cuando dijo que lo había conseguido por el paté especial que comió.

Sin embargo, el veterano entrenador reconoció que los Spurs habían tenido una noche muy especial en cuanto a la inspiración en los triples, pero que no era lo normal, por lo que la victoria había que ponerla en la perspectiva de una noche plena de inspiración.