James perdió la magia en el Madison, ganaron Celtics y Mavericks

BALONCESTO-NBA

Houston (EEUU), 28 ene (EFE).- El alero LeBron James vivió una experiencia poco común en su trayectoria profesional al perder la magia encestadora en uno de los campos en que más éxitos individuales ha conseguido, el Madison Square Garden, lo que le costó a los Heat de Miami la derrota ante los Knicks de Nueva York.

La derrota de los nuevos "Beach Boys" de Miami fue lo más destacado de la reducida jornada de la NBA, que también dejó los triunfos trabajados de los Celtics de Boston y los Mavericks de Dallas.

El ala-pívot Amare Stoudemire anotó 24 puntos y fue el líder que ayudó a los Knicks a conseguir la victoria por 93-88 ante los Heat, que volvieron a dar otra pobre imagen en su juego de ataque.

Incluido James, la estrella que siempre se crece en el Madison Square Garden, pero que esta vez no tuvo su mejor inspiración en los tiros a canasta.

Por si lo anterior no hubiese sido suficiente, los Knicks, después de que Stoudemire los mantuviera en el partido cuando ninguno de sus compañeros acertaba con los tiros a canasta, tuvieron el apoyo del alero italiano Danilo Gallinari y del escolta novato Landry Fields, que anotaron dos triples consecutivos en los últimos dos minutos.

Los aciertos de Gallinari en el cuarto periodo tanto en defensa como en ataque (20 puntos) fueron la clave que cambio la historia y el marcador final del partido.

Hasta que Gallinari no acertó con los tiros a canasta y sobre todo mejoró la defensa para controlar al escolta Dwyane Wade, los Knicks estuvieron todo el tiempo por debajo en el marcador.

Fields también surgió en el cuarto periodo y al final aportó un doble-doble de 19 puntos con 13 rebotes y seis asistencias para los Knicks (24-21), que ganaron el segundo partido consecutivo después de haber tenido una racha de seis derrotas seguidas.

Wade, que salió al campo a pesar de sufrir dolores de migraña que le obligaron a llevar puestas unas gafas con protección a la luz, estuvo brillante durante los tres primeros cuartos al anotar 14 de 15 tiros de campo.

Pero en los últimos 12 minutos del partido falló los siete tiros que hizo a canasta. Concluyó con un doble-doble de 34 puntos y 16 rebotes, pero sin que pudiese anotar los tantos decisivos para su equipo.

Los mismo sucedió con James, un jugador que en los partidos anteriores disputados en el Madison Square Garden, cuando formaba parte de los Cavaliers de Cleveland, brillaba con sus actuaciones individuales, pero que esta vez anotó 24 puntos después de fallar 17 de 24 tiros a canasta, incluidos dos triples.

James, que jugó 43 minutos, estuvo más acertado desde la línea de personal al anotar 10 de 12 tiros. Capturó 11 rebotes, repartió cinco asistencias, recuperó dos balones y puso dos tapones.

El factor experiencia que aportaron el escolta Ray Allen y el ala-pívot Kevin Garnett estuvo presente en el triunfo por 78-88 que lograron los Celtics frente a los Trail Blazers de Portland.

Allen, con 18 puntos, volvió a ser el líder del ataque ganador de los Celtics, que tuvo a cinco jugadores con dobles dígitos, incluido el pívot Kendrick Perkins, que jugó como reserva, su segundo partido desde que regresó a la competición tras haberse perdido los dos primeros meses y medio de competición.

El alero Paul Pierce consiguió 17 puntos y el base Rajon Rondo llegó a los 11, mientras que Garnett y Perkins aportaron 10 tantos cada uno que dejaron a los Celtics (35-10) con el segundo triunfo consecutivo y la mejor marca de la Conferencia Este.

Garnett también fue el jugador más completo de los Celtics al dominar las acciones bajo los aros con nueve rebotes. También repartió nueve asistencias y recuperó un balón en los 31 minutos que estuvo en la pista del Rose Garden.

Aldridge, con un doble-doble de 17 puntos y 16 rebotes volvió a ser el líder de los Trail Blazers (25-22), que perdieron el segundo partido consecutivo y como equipo tuvieron sólo un 37 por ciento de acierto en los tiros de campo y el 25 (4-16) de triples.

El base Andre Miller aportó 14 puntos con siete asistencias, mientras que Matthews logró 12, pero falló 4 de 15 tiros de campo y confirmó su irregularidad en el juego ofensivo.

El pívot Tyson Chandler con un doble-doble de 21 puntos y 15 rebotes -empató su mejor marca en lo que va de temporada- lideró el ataque de los Mavericks, que a pesar de dejarse arrebatar una ventaja de 25 tantos al final vencieron por 111-106 a los Rockets de Houston.

Chandler encabezó la lista de siete jugadores de los Mavericks que tuvieron dobles dígitos, entre ellos el base puertorriqueño José Juan Barea, que iba a ser decisivo con sus puntos en la recta final del partido.

Barea aportó 19 puntos, incluida la canasta con 32,9 segundos que le dio una ventaja parcial a los Mavericks de 106-103 y rompió una racha de 12-2 que habían logrado los Rockets.

El alero alemán Dirk Nowitzki aportó 18 puntos, mientras que el escolta reserva Jason Terry llegó a los 15 tantos para los Mavericks (30-15), que han ganado cuatro de los últimos cinco partidos después de haber perdido seis seguidos.

El ala-pívot argentino Luis Scola con 30 puntos y el escolta Kevin Martin, que aportó 27 tantos, fueron los dos mejores jugadores para los Rockets (22-26), que vieron rota una racha de dos triunfos consecutivos.