Mesa de Bloggers: Entrenadores Novatos

¿Qué entrenador novato se enfrenta al trabajo más duro este otoño? ¿Y cuál lo tiene el más fácil?

Steve Aschburner, NBA.com: En mi opinión, David Joerger en Memphis enfrenta la base de seguidores más hambrientos y las expectativas más ambiciosas. Los Grizzlies fueron capaces de dar más de lo pensado la primavera pasada y, en circunstancias normales, no deberían haber tomado la opción de un entrenador novato tras el “gran trabajo” de Lionel Hollins allí. Joerger podría estar a la altura, pero es un gran reto. En cuanto al más fácil, me voy con quien sea que se quede con el trabajo de entrenador en Filadelfia. Cualquier persona contratada tan tarde y viendo la actitud que han adoptado los 76ers claramente tendrá una gran cantidad de excusas listas y mucho espacio para maniobrar. (Casi elijo a Brad Stevens en Boston debido a la duración de su contrato y a la obvia reconstrucción de los Celtics).

Fran Blinebury, NBA.com: Ahora mismo tendría que decir que el chico que quede a cargo en Filadelfia tendrá el trabajo más difícil , ya que los Sixers podrían no tomar una decisión y elegir al nuevo técnico hasta una hora antes del inicio del primer partido y siempre es un poco más difícil ganar partidos cuando no se hapodido trabajar con todos sus jugadores. Por otra parte, el Sr. X en Filadelfia podría tener un trabajo bastante fácil, ya que está claro que los Sixers estarán en el fondo del tanque por uno o dos años. Pero, en serio, va a ser difícil que Jeff Hornacek pueda activar a los Suns. Él tiene un montón de armadores en su equipo y poco más. Aunque nunca es fácil ser un entrenador en la NBA, creo que Jason Kidd se beneficiará de tener a grandes veteranos en su nómina como Kevin Garnett, Paul Pierce, Deron Williams, Joe Johnson y Andrei Kirilenko.

Jeff Caplan, NBA.com: Seguro, Stevens lo tendrá difícil en Boston, pero todo el mundo sabe eso. Creo que el segundo puesto en esta pregunta lo tiene Joerger, quien se hará cargo de un equipo de los Grizzlies que obtuvo 56 victorias, el mejor registro en la historia de la franquicia, y que avanzó a las finales del Oeste por primera vez en la existencia del club (se puede argumentar que no hubieran tenido ese privilegio si no fuera por una desafortunada lesión de Oklahoma City). Entonces, ¿qué es lo que hacen después ese éxito? Le dicen adiós al entrenador Lionel Hollins, que construyó un equipo que un año antes de su llegada había sumado 24 victorias en un contendiente al título. Como primer asistente de Hollins, Joerger recibirá una buen parte del crédito por la gran defensa que mostraron los Grizzlies, pero también tendrá la presión ser un mejor equipo ofensivo sin afectar financieramente a los Grizzlies. Steve Clifford y quien quede cargo en Filadelfia tienen los trabajos más fáciles. Las cosas no pueden empeorar mucho en Charlotte, así que las expectativas son muy bajas y todo el mundo espera que los 76ers vayan al fondo del tanque.

Scott Howard-Cooper, NBA.com: ¿El trabajo más duro? Michael Malone, de los Kings. No sólo tendrá los problemas típicos de hacerse cargo de un plantel perdedor, sino que necesita construir buena defensa y ayudar a cambiar la cultura del equipo. Además de todo tiene el atípico trabajo de tratar de mantener a DeMarcus Cousins ​​en un lugar feliz. Pregúntenle a los predecesores de Malone cómo le ha ido con eso. ¿El más fácil? David Joerger, de los Grizzlies. Yo no diría necesariamente fácil, porque este es el caso raro que un entrenador novato debe producir grandes resultados de inmediato, pero el ex asistente conoce muy bien el personal que tiene y no tendrá que vivir el proceso de reconstrucción que enfrentarán la mayoría de sus compañeros novatos.

John Schuhmann, NBA.com: Steve Clifford y Mike Malone tendrán que trabajar mucho, pero al darle un vistazo a la plantilla de los Suns queda claro que Jeff Hornacek va a necesitar un milagro para llegar a las 20 victorias la próxima temporada. Y más allá de la falta de talento del grupo, tendrá que lidiar con Michael Beasley durante siete meses. Con la combinación de talento y liderazgo de los veteranos en Brooklyn, Jason Kidd tiene (relativamente) un trabajo fácil. Él también es quien tiene la mayor presión de cualquiera de estos nuevo chicos.

Sekou Smith, NBA.com: Me encantó la reacción de alegría de Brad Stevens cuando fue presentado como nuevo entrenador de los Celtics, pero tendrá el trabajo más ingrato en el baloncesto de la próxima temporada. Claro, ninguno de los expertos se espera los Celtics haga algo grande después de ver como muchos e importantes jugadores se han ido de la ciudad desde que terminó la temporada 2012-13. Pero eso no detendrá a los acérrimos fanáticos de los Celtics, quienes soñarán con su equipo haciendo lo impensable y con el regreso del lesionado de Rajon Rondo. Cuando has crecido tan acostumbrado a ganar como la gente de Boston en los últimos años, tener una o dos temporadas malas no va a ser agradable. ¿El puesto de entrenador más fácil en la NBA? Cuando los chicos que están viene de ganar 50 juegos, logran las mejores temporadas de la franquicia en su historias y quine se fue acaba de ganar el premio como Entrenador del Año en la NBA...”más fácil” no es un término apropiado. Brian Shaw hereda un grupo talentoso e intrigante en Denver , sin duda una de los mejores grupo que recibirá cualquier entrenador “novato”, y sin embargo, podría tener el trabajo más duro pues viene a reemplazar a George Karl .

Lang Whitaker, NBA.com’s All Ball blog: Jason Kidd tiene un duro camino por delante. Sospecho que el camino se suaviza un poco, porque va a estar entrenando a muchos veteranos, pero también va a estar lidiando con expectativas muy altas, las cuales ha colocado el propietario del equipo. ¿El trabajo más fácil? ¿Qué tal Steve Clifford en Charlotte? ¿Podrían ser más bajas las expectativas del equipo?