Los equipos que luchan por el último cupo en los playoffs esperan que esa pelea valga la pena

¿Es una bendición conseguir el último cupo en los playoffs solamente para convertirse en la víctima de la primera siembra? ¿O es mejor para una franquicia no clasificar a la postemporada y llegar a la lotería del Draft para tener allí una pequeña opción de elegir a un jugador que marque la diferencia?

Aunque no me convence, Carter reconozco que hace 'cosas' pero nunca son las que más cuentan .
NBAE/Getty Images
No hay respuestas fáciles para los equipos atrapados en estas dos situaciones en las que no podrán ganar. Hay momentos cuando los playoffs son, sin duda, la mejor opción, especialmente para equipos con muchas lesiones y que, cuando tienen a toda su nómina, son mucho mejores de los que dicen sus marcas en la temporada regular. A otros les va mejor poniendo fin a su farsa y yéndose a casa; no van a engañar a nadie.

Les daremos un vistazo a los equipos que están luchando por los últimos cupos en el Este y el Oeste y mediremos lo que hemos dicho anteriormente:

Indiana Pacers

Se encuentran actualmente en poder del último cupo en el Este y los amigos en Indianápolis están demasiado ocupados con la llegada de Butler al Final Four para darse cuenta de esto. ¿Dónde está la emoción?

Bien, quizás es porque casi nadie le da una opción a los Pacers en su enfrentamiento de primera ronda con los Celtics o los Bulls.

No obstante, el clasificar a la postemporada por primera vez dese el 2006 sería algo bueno para todos los que han estado en los tiempos malos que causó La Pelea y el haberse apoderado de algunos malos contratos. Más que nada, sería un premio y descanso para Danny Granger, quien se está cansando de llevar el peso ofensivo de los Pacers (ha encestado el 37 por ciento de sus disparos en marzo). Además, los playoffs podrían orientarnos para saber si Larry Bird regresa o no como gerente general del equipo.

De la forma en la que se mire, los seguidores no estarán muy sintonizados con los Pacers hasta que contraten a un nuevo entrenador (¿Mike Brown?) y una mejor ayuda para Granger. Lo cual quiere decir que debemos esperar hasta el próximo año.

Charlotte Bobcats

Dejaron que Raymond Felton entrara al mercado de agentes libres, sacaron a Tyson Chandler por cuestiones financieras y dejaron ir a su mejor jugador para dar una ayuda en el futuro, Gerald Wallace. Eso no suena como un equipo que esté buscando ganar ahora mismo. Y eso se ve; estos Bobcats no son el mismo conjunto sorpresa que llegó a los playoffs hace un año por primera vez en la historia de la franquicia.

Tyrus Thomas está de regreso tras su lesión en la costilla, para lo que sea que eso sirva. Paul Silas ha hecho un buen trabajo como reemplazo de Larry Brown. Pero los Bobcats perderían en un posible desempate con los Pacers y los Bucks, los equipos que buscan el cupo final. Y en ausencia de Wallace, los Bobcats ha volteado su liderazgo hacia nadie más y nadie menos que Stephen Jackson, un hombre que está a una falta técnica de ser suspendido automáticamente, algo que podría costarle su cupo en los playoffs. Buena suerte con eso.

Milwaukee Bucks

Con cinco de sus siguientes seis juegos fuera de casa, siendo su único choque de local ante unos Sixers en pleno ascenso, las cosas se ven muy duras para los Bucks, quienes están en camino de ser el Equipo Más Decepcionante del año. La primavera pasada el equipo llevó a los Hawks hasta el límite en la primera ronda. Pero eso parece haber sido hace muchos años.

Tras un verano de algunos cambios en la nómina, los Bucks querían construir su equipo basados en la experiencia del año pasado. Pero en vez de lograr una mejoría, ellos garantizaron una marca perdedora esta campaña. Ninguno de sus grandes jugadores, especialmente el guardia armador de segundo año Brandon Jennings, ha elevado su nivel con respecto al año anterior. John Salmons, luego de obtener una extensión de contrato el verano pasado, está encestando el 40 por ciento de sus tiros y los Bucks son últimos en anotación en la NBA. Eso nos hace pensar si ya están pensando en sacar a Scott Skiles, el tipo de entrenador que viene con fecha de vencimiento.

Memphis Grizzlies

Cualquier equipo que pierda a su mejor jugador durante la temporada tendría una buena excusa para caer, pero los Grizzlies necesitan entrar a la postemporada por su buena salud mental. No consiguieron a Shane Battier y ficharon a Jason Williams y a Leon Powe para nada. Además, aunque extrañarán a Rudy Gay, Zach Randolph ha jugado muy bien, algo que sucede cuando juegas para que te extiendan tu contrato.

Memphis puede ser un rival peligroso para los Spurs o los Lakers (los Grizzlies tienen marca de 10-4 ante los cuatro primeros equipos del Oeste) porque tienen a Z-Bo y a un gran defensor como Battier, además de un nivel más constante por parte de Mike Conley, quien está haciendo ver esa inversión de 40 millones como algo muy bueno. Quizás lo mejor de clasificarse a los playoffs es que garantizan un ingreso adicional. Eso es algo vital para un mercado pequeño como el de los Grizzlies, quienes necesitan generar el mayor ruido posible en Memphis.

Houston Rockets

Los playoffs no son tan importantes para un equipo que está pensando en el futuro. Eso es lo que pasa cuando intercambias a Aaron Brooks y Shane Battier en medio de la temporada; uno envía una señal. Sus opciones de postemporada son remotas, con choques ante los Hornets, los Spurs y los Mavs en su calendario restante. Su defensiva es pobre (permite 104 puntos por juego) y están persiguiendo a un encendido equipo de de Memphis por el cupo final.

Será mejor que los Rockets vean lo que tienen en Lowry, quien se ha visto muy fuerte últimamente, Chuck Hayes, Chase Budinger y Patrick Patterson. Ya saben lo que puede hacer Luis Scola y, aunque él no le hará olvidar a los Rockets a Yao Ming, si es lo suficientemente saludable para construir un conjunto a su alrededor, algo que no tienen con Yao. Viendo lo que sucedió con Yao y el cambio hecho por los Rockets esta campaña, Rick Adelman ha realizado un trabajo muy decente y merece regresar el próximo año.

Phoenix Suns

No sería bueno ver a Grant Hill y Steve Nash, la vieja guardia de los Suns, ser recompensados con los playoffs. Han llevado el peso del equipo muy bien en los momentos complicados, al igual que en los cambios de nómina que hubo esta campaña, y no se pueden encontrar jugadores más profesionales o dedicados, una actitud difícil de mantener cuando un conjunto es tan poco constante.

Pero los Suns seguramente serían barridos en la primera fase. Tienen una pésima marca como locales (20-17), Vince Carter fue bajado al banco, Aaron Brooks sigue tratando de estar cómodo en su nuevo club y su delantera no está haciendo mucho, a excepción de Marcin Gortat. Los Suns solamente tienen a cinco jugadores que hicieron parte del equipo el año pasado y toma tiempo para que todas las nuevas piezas se acomoden. Entonces...¿qué hace un equipo que pasó por tantos cambios? Si son estos Suns, quizás otros cambios.