Los próximos retos fuera de casa definirán a los Thunder

Luego de ser derrotados en Las Finales por Miami, había algo que los Thunder debían demostrar al iniciar esta temporada.

¿Podrían levantarse tras ser vapuleados 4-1 y buscar una nueva opción de pelear por el título el próximo mes de junio?

Después de que James Harden llevara su barba y su juego explosivo hacia Houston en una negociación sorprendente justo antes del inicio de la temporada, los Thunder tenían algo que demostrar.

¿Podrían Kevin Durant, Russell Westbrook y sus compañeros de equipo acomodarse a su nuevo sexto hombre, Kevin Martin, y hacer dicha transición con el menor número de interrupciones posibles?

Luego de hacer bien su tarea y haber superado con éxito los primeros dos meses de la temporada 2012-13, pues tienen la mejor marca de la NBA, todavía queda un obstáculo que los Thunder deben superar.

¿Puede hacer lo mismo fuera de casa?

Luego de que los Thunder enfrenten la noche del viernes a los Sixers en el estadio Chesapeake Energy, ellos no solamente tendrán que alistar sus maletas y vivir ordenando servicio a la habitación en los hoteles el resto de enero, sino también saber si pueden lidiar con la reputación de ser considerados entre los mejores de los mejores.

Aunque no hay nada de malo acerca de su registro de 24-7, la verdad es que esa marca ha sido construida más que nada bajo el delicioso sabor de la casa. Los 12 partidos como visitantes que han disputado los Thunder hasta ahora son el número más bajo de todos los equipos de la liga. Pero eso está a punto de cambiar pues OKC comenzará un tramo de 12 de los siguientes 15 encuentros como visitantes. Los Thunder no jugarán partidos consecutivos en casa hasta el 4 y 6 de febrero.

“Sabemos que es duro ganar fuera de casa y que se necesita un nivel más alto de concentración y esfuerzo”, afirmó Durant. “Pero con el equipo que tenemos ahora, lleno de jugadores veteranos y con lo que hemos conseguido y superado, eso no es algo a lo que le temamos o que nos preocupe.

“La mayoría de las veces que salimos a la cancha, no pensamos en lo que los demás equipos puedan hacer a nuestras mentes. Tratamos de concentrarnos en lo que queremos. Se trata de hacer nuestro juego, ejecutar nuestras jugadas de la manera correcta en la ofensiva y jugar buena defensa. Sin importar donde lo hagamos”.

Sin embargo, jugar fuera de casa es un reto duro, pues las multitudes son hostiles, los aros parecen menos amigables y la habilidad de mantener la concentración y la compostura son puestas pruebas. En partidos duros como visitantes esta campaña, OKC ha perdido en San Antonio, Boston y Miami, por no mencionar a Minnesota.

“Creo que cada vez que perdemos un partido Ia gente por acá se quiere volver loca”, le dijo Westbrook al The Oklahoman. “Todo está bien. Estamos en una buena posición”.

No obstante, en una temporada en la que los Thunder han tenido algunos flojos inicios de partidos y finales con algo de desinterés, el duro camino fuera de casa es una oportunidad para definirse a sí mismos.

Lugo de un rápido viaje de dos partidos a Toronto y Washington, los Thunder regresarán a OKC para chocar ante Minnesota. Luego irán al Oeste para enfrentar a los Lakers, Portland y Phoenix. Luego vuelve a casa para jugar contra Denver, saldrán a un viaje de 10 días con choques ante Dallas, Denver, Clippers, Golden State, Sacramento y Lakers. Incluso luego de completar ese tramo, ellos regresarán a casa para chocar ante Memphis y luego volarán a Cleveland.

Los Spurs ya han ganado más choques fuera de casa (13) que los que han disputados los Thunder. Los Warriors tienen 11 triunfos como visitantes, los Clippers 10 e incluso el conjunto que ocupa la séptima ubicación en el Oeste, los Nuggets, están igualados con los Thunder, que suman ocho triunfos.

“Todos jugamos el mismo número de partido al final, entonces todos estamos igual”, afirmó Durant. “Entonces ahora es nuestro turno. Es un reto.

“No es un caso de falta de respeto contra nuestros rivales o de mirarlos por encima”, señaló Durant. “Nunca hacemos eso. No se trata del lugar en el que jugamos, sino cómo jugamos”.

La verdad sale generalmente cuando el caucho golpea el camino.