Los Pacers hacen otro movimiento que hace ruido

Así es como lo hacen los Pacers: Una decisión inteligente después de otra decisión inteligente, rara vez ostentosa pero casi siempre tienen la razón, tal y como lo ha demostrado la historia. Esas dos huellas de manos sobre el pecho de la camiseta de los Heat, las cuales quedaron después de los empujones y demás que le dieron los jugadores de Indiana cuando terminaba mayo y empezaba junio, así los demuestran.

Haber adquirido a Luis Scola de los Suns el sábado en un intercambio por Miles Plumlee, Gerald Green y una elección protegida en el draft del 2014 es el último episodio de una serie de buenos movimientos. No va a causar mucha vibración en la escala de Richter, pues recibirán a un delantero de poder que será suplente en un cambio por dos jugadores que hicieron contribuciones pequeñas y una selección que apenas estará arriba de los 20 años de edad y de la cual no se sabe lo que pueda ocurrir. Tal vez no destacará como uno de los momentos que alteraron la temporada de descanso en la NBA.

Pero podría simplemente cambiar en algo la Conferencia Este.

Los Pacers necesitan más profundidad detrás de sus principales hombres grandes, David West y Roy Hibbert, después de depender principalmente de Ian Mahinmi y Tyler Hansbrough la temporada pasada, y por eso no pudieron realizar grandes cambios en su rotación. Ahora en el papel tienen una amenaza ofensiva, además de una persona conocida como una influencia positiva en los vestuarios, con la esperanza de que Danny Granger regrese bien y sea otra especie de refuerzo. Cuarenta y nueve victorias en la temporada regular, un Juego 7 en la final de la conferencia, y, además, Indiana consigue dos buenas adiciones para sumar y mejorar.

Scola no es ninguna estrella y sus contribuciones no serán examinadas de la misma forma que las de Granger, quien regresa luego de una cirugía de rodilla y después de que Paul George tomara su puesto como alero y su papel como principal referencia en la ofensiva. En ese papel, sin embargo, y por ese precio, es difícil imaginar que los Pacers puedan mejorar.

Y también es un buen negocio para los Suns: están en una reconstrucción continua y recibieron a Plumlee, a la elección número 26 en 2012, quien era una pieza de potencial para su futuro, junto con otras tres selecciones de primera ronda en lo que proyecta ser un grandioso draft 2014 para Phoenix. Pero en este momento, el segundo mejor equipo en el Este está mejor que nunca y acaba de satisfacer una necesidad particular.

Los Pacers vieron el futuro con Frank Vogel, un casi desconocido entre los aspirantes a ser entrenadores, y pudieron comprobar que lo hicieron bien al promocionarlo de asistente a ese cargo. Ellos no pudieron elegir entre los 10 primeros puestos en el draft y seleccionaron a George y Granger. Se quedaron con Hibbert como la elección número 17. Los titulares más grandes de la prensa se los ha ganado cuando firmaron a West en 2011 y cuando ficharon a un jugador nacido en Indiana, George Hill, pues los Spurs prefirieron quedarse con Kawhi Leonard . Scola por Plumlee, Green y un primer puesto que está cada vez más cerca – un movimiento inteligente después de otro movimiento inteligente.