Los Mavs saben que Dirk es la razón principal por la que lograron su primer título en la NBA

Dirk Nowitzki había tomado 12 disparos y fallado 11. Estaba – por ser un gran lanzador, gran anotador y gran líder – teniendo un partido para el olvido en la ofensiva.

Nowitzki promedió 26,0 puntos y 9,7 rebotes en los seis partidos de las finales y, además, ganó el Premio Bill Russell como Jugador Más Valioso.
NBAE/Getty Images
Y ya que él y sus Dallas Mavericks habían puesto en sus mentes el sexto juego como si fuera el séptimo, jugándose el título allí mismo y no 72 horas después, por esto parecía que Nowitzki no habría podido elegir un peor momento para haber tenido una horrible primera.

Bien, bien, en realidad Dallas estaba enfrente al final del segundo cuarto, por 53-51. Entonces el escenario no era tan malo, pero podía serlo. Especialmente si los tiros de Nowitzki seguían sin entrar, o si los jugadores de los Miami Heat encontraban su ritmo.

Steve Nash, su gran amigo, había colocado por la tarde en su Twitter que esperaba un choque "monstruoso" por parte de Nowitzki y no estuvo muy lejos de eso. Su gran cantidad de fallos estaban asustando a los niños pequeños.

"Fue muy extraño", dijo Nowitzki. "Tuvo disparos muy buenos y sin marca. No lo puedo explicar. Tuve un par de triples solo en la parte alta de la llave. Tuve triples en las esquina y sin marca. Tuvo disparos a media distancia. Tuve un par de tiros con marca que normalmente encesto.

"El equipo siempre me dijo, 'Sigue intentando. Sigue intentando. Eres un gran lanzador y demasiado buen jugador como para seguir fallando'".

¿Qué creen?

Nowitzki no es LeBron James, un jugador lo suficientemente versátil o lo suficientemente inconsciente – juzguen ustedes mismos – como para dejar a un lado sus labores de anotador. Hizo lo que los lanzadores hacen y siguió disparando. Metió un disparo a 17 pies de distancia a falta de 12 segundos para terminar la primera mitad. Encestó un gran tiro minutos después del descanso. Acertó un triple que puso el partido 71-65 cuando restaban 5 minutos y 08 segundos en el tercer período.

Y eso fue todo: Nowitzki metió 8 de sus 15 lanzamientos en la segunda mitad, anotó 18 puntos para igualar a James (10 puntos) y Dwyane Wade (ocho) y llevar a los Mavericks a la victoria 105-95 sobre Miami en el AmericanAirlines Arena el domingo y que así el equipo logrará su primer título en la NBA. El alemán de más de 2 metros fue quien se echó al hombro a los Mavs durante toda la serie, durante los playoffs, durante todo el año y durante casi todos sus 13 años de carrera en la liga.

Nowitzki promedió 26,0 puntos y 9,7 rebotes en los seis partidos de las finales y, además de quedarse con el anillo que tanto deseaba, ganó el Premio Bill Russell como Jugador Más Valioso de la serie. Con una votación de 9-0 hecha por un panel de periodistas, Nowitzki obtuvo el galardón individual por encestar las cestas más importantes de Dallas en los Partidos 2 y 4, por anotar 34 puntos en el tercer choque, por acertar el 97,8 por ciento de sus tiros libres y el 36,8 por ciento de sus triples.

El trofeo Larry O'Brien, obviamente, era lo que más le interesaba a Nowitzki, quien estuvo a dos triunfos del título en el 2006 y que parecía dirigirse a la lista de súper estrellas de la NBA y que han sido Jugadores Más Valiosos que nunca ganaron un anillo.

Adiós a esa lista.

"Si llevas 13 años en la liga y batallando básicamente en los playoffs [los últimos] 10 años u 11 años y te quedabas un poco corto... por eso esto es todavía más especial", dijo. "Si hubiera ganado un título al inicio de mi carrera, quizás nunca hubiera trabajado tanto en los últimos 13 años".

Nowitzki no desconocía que los 15 jugadores de la nómina de Dallas estaban ganando su primer anillo juntos. Y ninguno de ellos desconocía que Nowitzki era la razón principal para ese logro.

"Dirk tiene mucha determinación", destacó Jason Terry, el sexto hombre de los Mavs que marcó 27 puntos en el choque definitivo. "Sin importar lo que la gente diga, él llegará todos los días al gimnasio ý se preparará de la misma manera. Lo ha estado haciendo desde hace mucho tiempo y la gente no le da el crédito que se merece. Lo que hace con el tamaño que tiene, con esa altura, es algo que no se ha visto anteriormente.

"Lo diferente con respecto a los demás años es que esta vez hizo mejores a su compañeros de equipo. Si miramos lo que ha paso este año y lo que hemos conseguido, uno verá las actuaciones de Dirk Nowitzki y luego nos concentraremos en sus números. Pero lo que significó para Shawn Marion, para Tyson Chandler, para mí, para Jason Kidd y para J.J. Barea es vital, pues hizo elevar nuestro [juego] a otro nivel. Eso pasa cuando tienes a una súper estrella. Y eso pasa cuando tienes a jugador del Salón de la Fama".

Nowitzki habló acerca de su liderazgo cuando ganó el premio MVP en el 2007 y lo comparó con el de esta temporada: "Al comienzo tuve algunos problemas con el role de ser líder y de hablar. Pero en los últimos años nunca me había sentido más cómodo al respecto. Obviamente mi inglés es mucho mejor del que era en esa época".

Terry fue el compañero de equipo que ayudó a que Nowitzki le pusiera fina a su mala racha lanzando el balón, con un empuje que solamente él puede producir. Terry y Nowitzki, recuerden, son los dos únicos jugadores de Dallas que seguían en el equipo tras perder las finales hace cinco años.

El mensaje de Terry era simple: "'05-06".

"No sé lo que le hice, pero luego de eso se encendió", dijo el guardia.

Nowitzki se encendió y lo obtuvo todo.

Erik Spoelstra, el entrenador de los Heat, lo llamó "uno de los jugadores más indefendibles que hay en la liga".

"Y ahora conozco todas las posibles marcas individuales que se puedan ver'', dijo Spoelstra.

Rick Carlisle, entrenador de Dallas, recordó sus épocas como jugador de los Boston Celtics en los 80´s. "Jugué con Larry Bird, con Bill Walton, con Robert Parish, con Dennis Johnson", dijo Carlisle, quien también jugó junto a Kevin McHale, jugador del Salón de la Fama. "Jugué al lado de los mejores. Y Dirk está en esa categoría, en la de los más grandes de la historia".