Los Heat quemarán mientras que otros equipos arderán sin llamas

Hace dos años la División Sureste tenía cuatro equipos en los playoffs. Ahora, la Sureste es la casa de los actuales campeones...y quizás no mucho más.

Mientras que los Miami Heat se siguen fortaleciendo, los otros dos equipos de la Sureste que se clasificaron a los playoffs la temporada pasada perdieron a sus dos jugadores estelares. Los Hawks no están en tan mal como los Orlando Magic, pero su racha de cinco años siendo uno de los cinco mejores equipos en el Este seguramente llegará a su fin.

Los Washington Wizards parecen listos para reemplazar a los Magic y buscar un cupo en los playoffs. Los Charlotte Bobcats no lo están.

En general, la salida de Dwight Howard cambiará drásticamente el aspecto del Sureste. Los Heat ya no tendrán un equipo serio que los pueda retar en su propia división y esos choques consecutivos en Florida se harán más fáciles para el resto de los equipos en la liga.

Acá daremos un vistazo más profundo a algunos números importantes de la temporada pasada para cada equipo en la División Sureste y como podrían cambiar este año.

Atlanta Hawks - Marca: 40-26

Los Hawks fueron el tercer equipo que más mejoró en el aspecto defensivo la temporada pasada, permitiendo 6,1 puntos menos por cada 100 posesiones de los que permitieron en la campaña 2010-11. Pero ahora, uno debe preguntarse que tanto retrocederán ofensivamente con la salida de Joe Johnson.

La ofensiva de los Hawks cayó dramáticamente el año pasado cuando Johnson no estaba en la cancha. Ellos anotaban un aceptable promedio de 105,1 puntos por cada 100 posesiones con Johnson en la cancha, pero apenas de 97,3 con él en la banca.

Claro, hay que destacar que durante gran parte de la campaña anterior jugaron sin Al Horford. Entonces aunque los Hawks perderán a un jugador estelar, ellos tendrán de regreso a otro. Y si miramos las dos temporadas pasadas, la ofensiva de los Hawks no sufrió mucho cuando Johnson iba a la banca cuando Horford y Josh Smith seguían en la cancha.

En 405 minutos durante las dos últimas temporadas con Horford y Smith en la cancha y con Johnson en la banca, los Hawks anotaron 103,4 puntos por cada 100 posesiones, apenas un poco menos de los 103,6 que anotaron (en 2.346 minutos) estando los tres juntos en acción.

Reemplazar a Johnson con Devin Harris y Lou Williams podría ayudar a los Hawks en una categoría ofensiva. Con todo y lo talentoso que es, Johnson no va muy seguido a la línea de tiros libres, pues apenas lanzó 20 tiros libres por cada 100 tiros de campo intentados la campaña pasada. Como equipo, los Hawks terminaron en el puesto 21 en tiros libres lanzados.

Harris y Williams lanzaron 39 y 37 tiros libres por cada 100 tiros de campo intentados, respectivamente. Eso los ubicó en el sexto y séptimo puesto en frecuencia de tiros libres entre los 66 guardias que lanzaron al menos 500 disparos la temporada pasada. Esos viajes a la línea de tiros libres pueden recompensar mucho de lo que perderán ofensivamente con la ida de Johnson.

Charlotte Bobcats - Marca: 7-59

No solamente los Bobcats de la temporada 2011-12 tenían el peor porcentaje de triunfos en la historia de la NBA, sino que fueron el primer conjunto en 19 años en finalizar últimos en eficiencia ofensiva y defensiva. Eso solamente significa que pueden mejorar.La llegada de Brendan Haywood y Michael Kidd-Gilchrist seguramente les ayudará defensivamente a los Bobcats. Pero ninguno de los dos dará un gran empujón en la ofensiva.

No obstante, ellos solamente pueden mejorar ofensivamente si el nuevo entrenador, Mike Dunlap, los hace intentar mejores disparos. Los Bobcats no se hicieron ningún favor con su selección de tiros la temporada anterior.

Charlotte tomó el 39,6 por ciento de sus tiros desde la media distancia (entre la zona pintada y la línea de tres puntos). Ese fue el rango más alto de la liga en cuanto a ineficiencia de tiros de campo, pues se anotaron 0,77 puntos por cada disparo en la liga.

Los tiros de tres puntos fueron los más eficientes (1,19 puntos), superando por poco a los tiros de tres puntos desde las esquinas (1,13). Y el otro problema de los Bobcats fue que apenas el 16,3 por ciento de sus triples llegaron desde las esquinas. Ese promedio fue, de lejos, el más bajo de la liga, con tres equipos más promediando más del doble de ellos.

La buena noticia es que dos de los mayores culpables para que eso sucediera ya no están. Cuando estaba con los Bobcats, Boris Diaw lanzó solamente dos de sus 86 triples (el dos por ciento) desde las esquinas. Y D.J. Augustin intentó únicamente 21 de sus 164 (13 por ciento) desde allí.

Claro, ningún Bobcat intentó más triples que el novato Kemba Walker, quien sigue en Charlotte y que solamente lanzó 13 de sus 215 triples (seis por ciento) desde las esquinas. Por ende no es coincidencia que Walker fuera el tercer peor lanzador de triples en la liga entre los 67 jugadores que lanzaron al menos 200 disparos desde larga distancia.

Quizás Dunlap pueda hacer rodar algunas jugadas ofensivas para que Walker quede libre en las esquinas y así pueda intentar tiros más fáciles.

Miami Heat - Marca: 46-20

Fue interesante que Bill Russell, en una entrevista con NBA.com, afirmara que LeBron James disputó Las Finales “de la forma en la que siempre juega”, debido a que la actuación de James en esa serie fue única.

Volviendo atrás al Juego 6 de las finales de la Conferencia Este, James anotó 16 o más puntos en la zona pintada en cada uno de los siete últimos partidos de la temporada pasada, la racha más larga de su carrera. Mientras tanto, en los últimos seis partidos, él anotó menos cestas desde fuera de la zona pintada (ocho) de lo que lo haya hecho en cualquier seguidilla de seis partidos en toda su carrera.

Entonces al ganar su primer campeonato, James fue un jugador más interior de lo que hayamos visto antes. Seis o siete partidos son una muestra pequeña, pero uno debe pensar que veremos más de eso en la próxima temporada.

Sabemos que los Heat le pedirán a James que juegue en la zona pintada con mayor frecuencia, así como lo hicieron en los playoffs. En la temporada regular, Chris Bosh disputó el 90 por ciento de sus minutos con otro hombre grande. En la postemporada, solamente el 39 por ciento de los minutos de Bosh los jugó con otro hombre grande.

El cambio para que jugaran con una alineación más pequeña funcionó, especialmente en la ofensiva. Los Heat anotaron 111 puntos por cada 100 posesiones en los playoffs cuando Bosh era el único hombre grande en la cancha y marcaron 101 cuando estaba junto a Udonis Haslem o Joel Anthony.

La llegada de Ray Allen obviamente significa que los Heat jugarán más seguido con una formación pequeña. Eso le da a James la oportunidad de jugar como hombre grande.

Orlando Magic - Marca: 37-29

Una idea del tipo de equipo que serán los Magic sin Dwight Howard, revisemos los números cuando estaba fuera de la cancha la temporada pasada. En esos 1.123 minutos, los Magic tenían la diferencia de puntos de un equipo que ganaría apenas 23 partidos en una temporada de 82 encuentros.

Pero los Magic también perdieron a Ryan Anderson, quien tuvo la mejor diferencia de puntos a favor del equipo cuando estuvo en la cancha y era quien mantenía al conjunto balanceado en los minutos que Howard no estaba en la cancha. Los Magic fueron superados por un solo punto en los 757 minutos en los que Anderson estuvo en la cancha sin Howard.

Cuando Anderson y Howard no estaban en la cancha, los Magic eran particularmente malos, pues fueron superados por 15,1 puntos cada 100 posesiones. Eso iguala la cifra de los Bobcats la campaña pasada.

Pero esta temporada no será así de fea, porque los Magic consiguieron un par de jugadores decentes en los intercambios por Anderson y Howard. Y esos horribles 367 minutos son una muestra pequeña, sin (obviamente) la posibilidad de desarrollar una química entre Anderson y unos Magic sin Howard. Ninguna alineación sin Anderson y Howard jugó más de 37 minutos unida en toda la temporada.

No obstante, es claro que Howard no fue el único jugador de impacto que los Magic perdieron este verano. También es claro que esta será una temporada larga en Orlando.

Washington Wizards - Marca: 20-46

Los Wizards es otro de los equipos que sufrió un gran cambio este verano, sumando algunos veteranos sólidos a un grupo de jóvenes.

Los Wizards se volvieron un equipo más sólido cuando intercambiaron a JaVale McGee para obtener a Nené en marzo. Ellos fueron un gran equipo en los 283 minutos en los que jugó Nené, superando a sus rivales por 7,5 puntos por cada 100 posesiones y mejoraron particularmente en defensa (permitieron 94,3 puntos por cada 100 posesiones).

Uno pensaría que con Trevor Ariza y Emeka Okafor, adquiridos de New Orleans a cambio de Rashard Lewis, tendrían una gran combinación defensiva. Pero en las dos últimas campañas, los Hornets permitieron 103,7 puntos por cada 100 posesiones con Ariza y Okafor en la cancha, un punto más de lo que permitieron los Hornets en general (102,7 puntos).

Los Hornets tampoco fueron especialmente buenos en la ofensiva con Ariza y Okafor juntos, incluso cuando tenían a Chris Paul en el equipo. Entonces será interesante ver si este par puede causar impacto en algún lado de la cancha.

Pero en lo que más ayuda necesita el equipo de los Hornets es con sus lanzamientos perimetrales. Se ubicaron en el puesto 14 en porcentaje de tiros desde la zona pintada la temporada pasada, pero ocuparon el puesto 23 con sus tiros a media distancia y fueron últimos en triples 3 en el contragolpe.

Ariza lanzará bien desde las esquinas, pero no ayudará a mejorar el porcentaje de aciertos de los Wizards de otra manera. Ellos esperan que la tercera elección del draft 2012, Bradley Beal, esté listo para contribuir y que John Wall haya mejorado su lanzamiento durante el verano. Wall es un terror en los contragolpes y hace un gran trabajo provocando faltas para ir a la línea de tiros libres, pero apenas acertó 3 de sus 42 disparos a larga distancia la temporada pasada.