Los Heat – no los Celtics – están dominando con su defensiva

Los Boston Celtics han tenido la reputación de ser el mejor equipo defensivo de la liga en los últimos cuatro años. Pero en el partido más importante de esta temporada, ellos no fueron el mejor equipo en defensa en la cancha.

Para los Miami Heat, este no fue el primer triunfo donde enviaban una clara señal, pero sí el más grande. Desde que Kevin Garnett y Ray Allen llegaron a Boston, los Heat nunca habían ganado un partido en el TD Garden. Y resultó muy apropiado que hayan puesto final a esa mala racha superando defensivamente a los Celtics.

Los Heat hicieron un gran trabajo, más que nada, defendiendo a Allen y Garnett.
NBAE/Getty Images
Los Heat acallaron a los campeones defensores de la Conferencia Este el pasado lunes, permitiendo apenas 90 puntos en 98 posesiones en un triunfo conseguido en tiempo extra, con lo cual tiene ahora una ventaja de 3-1 en la serie de semifinales de la conferencia.

Sin duda, los Celtics ayudaron a los Heat para que eso pasara, especialmente en el tramo final del partido. Rajon Rondo falló una bandeja a falta de 1 minuto y 11 segundos en el cuarto final y Allen y Garnett fallaron al ejecutar la jugada que Doc Rivers les dibujó en la posesión final del tiempo regular, dejando que Paul Pierce forzara un largo y complicado triple en el último segundo.

"Siento que esta noche, nosotros nos derrotamos solos", dijo Pierce tras el partido.

Hubo errores y pifias, no hay duda. Pero los Heat jugaron un gran papel para que los Celtics no pudieran ejecutar bien su ofensiva. La defensa de Miami fue activa y perturbadora casi toda la noche.

Los dos entrenadores han insistido en la importancia "de golpear primero " en la serie y los Celtics hicieron eso el lunes. Salieron a jugar agresivamente en ambas partes de la cancha y anotaron 42 puntos en los primeros 16 minutos. Pero una vez que los Heat se lograron acomodar, ellos solamente permitieron que los Celtics anotaran 48 puntos en los 37 minutos finales.

"Comenzamos a calmarnos y a implantar nuestro estilo juego", dijo Erik Spoelstra, entrenador de los Heat, "el cual es defender, ser activos [y ] tratar de generar con nuestra energía pérdidas de balón y buenas detenciones".

Pero este triunfo no llegó sin algo de buena ofensiva. Chris Bosh, LeBron James y Dwyane Wade se combinaron para marcar 83 puntos y los Heat tienen ahora registro de 30-3 cuando su Gran Trío anota 75 o más puntos. La actuación de Bosh tuvo como gran momento una cesta lograda tras un rebote en el tiempo extra, la cual terminó siendo especialmente fundamental. Pero los tres fueron particularmente eficientes. Y más crucial fue que los Celtics no lo fueron.

Los Heat hicieron un gran trabajo, más que nada, defendiendo a Allen y Garnett. Wade se mantuvo pegado a Allen ante su seguida búsqueda de pantallas, pues muy pocas veces le permitió el espacio suficiente para hacer un disparo con comodidad. Luego de marcar 25 puntos y acertar 9 de sus 13 tiros de campo en el primer partido, Allen ha anotado apenas 39 unidades y ha encestado 11 de sus 30 lanzamientos en los últimos tres encuentros, más que nada por la gran defensiva de Wade.

Garnett, quien anotó 28 puntos, la cifra máxima en el tercer partido, estuvo totalmente neutralizado el lunes. Los Heat lo rodearon el poste bajo, antes y después de haber recibido el balón. Después de haber metido 6 de sus 8 lanzamientos a menos de cinco píes del aro dos noches antes, Garnett tomó apenas dos disparos de ese rango en el cuatro choque. Falló los dos disparos y finalizó con siete puntos y metiendo 1 de sus 10 tiros de campo.

"Él es capaz de volver a tener la noche que tuvo el sábado anterior", afirmó Spoelstra, "entonces solamente intentamos ser más activos colectivamente en todas sus acciones".

Claro, nada de eso serviría si los Heat no hubieran terminado jugando tan bien al final del choque. Y este juego nos brindó otro último cuarto en un encuentro clave entre dos equipos con aspiraciones legítimas al título.

No hubo disparo para igualar o irse en ventaja en el partido en los últimos 10 segundos. Los Heat siguen con un registro de 1 de 19 en esa situación y han logrado apenas dos tiros de campo en los cinco minutos finales del tiempo regular el lunes pasado. Pero hubo múltiples detenciones defensivas con el partido en plena definición. El período final inició con los Celtics forzando dos disparos al final del reloj de posesión y anotaron en apenas ocho de sus 29 posesiones en el último cuarto y el tiempo extra.

"En los playoffs, uno sabe que la mayoría de los partidos van a tener un final muy apretado", afirmó Spoelstra. "Ojalá que nuestra defensa nos de buenas oportunidades pues, al menos, ahora no sentimos más cómodos ofensivamente".

Y acá está lo más importante: Con todo y lo gigante que resultó ser el triple de James a falta de dos minutos para terminar el partido, los Heat seguían abajo por cuatro puntos en el inicio del último cuarto y apenas marcaron 17 puntos en ese período. Ganaron ese partido gracias a su defensa.

Los Heat tienen al mejor dúo de la liga, con una tercera rueda que se redimió un poco el lunes. Pero ellos pueden cerrar esta serie el miércoles porque le hicieron a los Celtics en el cuarto partido lo que los mismos Celtics le habían hecho a los demás clubes en los últimos cuatro años. Los apagaron defensivamente.