Las expectativas de OKC con una Westbrook recuperado

Cuando los Oklahoma City Thunder recibieron el Día de la Prensa - el preludio del comienzo oficial de la pretemporada - en 11 días se cumplirán exactamente cinco meses desde que Russell Westbrook tuvo que realizarse una cirugía para reparar un desgarro de menisco externo en su rodilla derecha .

La lesión, sufrida en el Juego 2 de la primera ronda de los playoffs contra Houston, descarriló esperanzas de ganar el campeonato que tenía la franquicia. No es ningún secreto que los Thunder no podrán aspirar a llegar a las Finales de 2014 y sin un Westbrook sano, activo, frenética y jugando a un nivel de estrella.

Oklahoma City ha perdido a su mejor sexto hombre en las dos últimas temporadas. El equipo enviaron a James Harden a Houston antes de iniciar la temporada pasada y este verano los Minnesota Timberwolves ficharon a Kevin Martin con un contrato más allá del nivel de impuestos que podían pagar los Thunder.

Eso deja al guardia de tercer año de Reggie Jackson, a un veterano de gran recorrido como Derek Fisher, además del esperanzador jugador de segundo año Jeremy Lamb, como las principales reservas en el perímetro. Esto hace que la forma en la que pueda anotar la suplencia de OKC sea tan incierta como lo ha sido desde que los Thunder se trasladaron a la elite de la NBA. Si no surge un anotador confiable, se requerirá más del juego demoledor de Westbrook justo después de su lesión grave en su carrera. La recuperación de Westbrook y el incierto poder de anotar del banco de suplentes de los Thunder están haciendo que algunos a piensen si en realidad Oklahoma City tiene suficiente poder para reinar nuevamente el duro Oeste.

“¿Cómo regresará Russell Westbrook ?” Esa la pregunta que les hizo Darnell Mayberry a los seguidores de los Thunder el domingo en el periódico The Oklahoman. La buena noticia es que la lesión de Westbrook no fue una ruptura de ligamentos y por eso no es tan difícil que logre recuperarse. Sin embargo, es una pregunta que no puede responderse hasta que el tres veces llamado al Partido de las Estrellas vuelva a la cancha. Incluso en ese momento puede ser que le tome tiempo a Westbrook para que recupere plena confianza en su rodilla y para volver a jugar con su estilo fuerte y demoledor.

Westbrook tuvo un gran temporada 2012-13, promediando 23,2 puntos y 7,4 asistencias por partido – aunque también promedió 3,3 pérdidas de balón por partido (la segunda más alta entre los armadores). Si hay áreas que Westbrook deba mejorar es en la de reducir el número de pérdidas de balones no forzados y el aumento de su porcentaje de tiros de campo. Westbrook es ahora mucho más hábil con su lanzamiento cerca de la línea de tiros libres, aunque apenas promediaba el 43.8 por ciento la temporada pasada (ocupando el puesto 20 entre los armadores), apenas por encima de su promedio de carrera de 43.2 por ciento, y por debajo de su mejor porcentaje carrera- más del 45,7 por ciento en la campaña 2011-12.

¿Cómo puede mejorar Westbrook su porcentaje? La respuesta simple es que sea un lanzador más selectivo (algo que los críticos han abogado de su compañero de equipo Kevin Durant), lo que para algunos podría significar el convertirse en un jugador más inteligente, más consciente de lo que sucede en la cancha.

Pero, ¿puede un jugador cuyo juego se estructura en su físico, explosividad y altas dosis de improvisación realmente cambiar su juego lo suficiente como para hacer que regularmente logre lo que a menudo son decisiones de una fracción de segundo?

Westbrook podría haber comenzado a responder por sí mismo esa pregunta luego de ver los partidos de los playoffs desde una suite, con perspectiva distinta que, según dijo, le permitió diseccionar mejor el juego y su impacto en él. Cuando se dirigió a los medios de comunicación tras la derrota de los Thunder en una serie semifinal ante Memphis, Westbrook dijo que cree que volverá siendo “un mejor jugador en la parte mental”:

“Creo que eso es lo más importante. Mentalmente, creo que va a ser un gran paso para mí y también para seguir adelante con este equipo. Tener la oportunidad de estar sentado - esta es la primera vez que, básicamente, veo el juego desde una perspectiva diferente - y de ver un juego entero sin estar jugando es distinto. Creo que es algo que puede ayudarme a ver algunas de las cosas que ustedes [los medios] pueden ver o que los demás puede observar, como los tiros locos que hago. Así que sentado pude ver esas cosas y creo que eso es bueno para mí”.

Para un jugador que suele ser de pocas palabras y que a menudo actúa de manera defensiva en las charlas con los medios de comunicación, la revelación de los “tiros locos que hago”, tiene que ser una buena señal para el entrenador Scott Brooks. Él siempre ha tomado las cosas malas de Westbrook como algo bueno, pues entiende que si coloca una placa de restricción en Westbrook eso podría disminuir la ventaja natural sobre sus oponentes.

Pero si Westbrook descubre maneras de implementar su propia placa de restricción en los momentos adecuados, él podría hacer de una ofensiva ya eficiente y de alta puntuación - pero criticada por pérdidas de balón frustrantes (Oklahoma acabó entre los ocho perores equipos de la liga en cuatro de las cinco temporadas que ha estado Westbrook y han finalizado dos veces en el puesto 30) en una mucho más eficaz.