El camino de los Lakers hacia un nuevo título tiene un obstáculo tras no lograr la ventaja de la localía

Los Lakers comenzaron a perder de nuevo y los Spurs a ganar, razón por la cual la carrera por el primer lugar terminó casi tan rápido como se materializó y, de repente, se convirtió oficialmente en solamente un tema más.

La búsqueda de los Lakers por su tercer título consecutivo no tendrá garantizada la ventaja de ser local.
NBAE/Getty Images
La búsqueda de los Lakers por su tercer título consecutivo no tendrá garantizada la ventaja de ser local en algún tramo de los playoffs en la Conferencia Oeste y, potencialmente, más adelante en las finales. San Antonio parece haber vuelto a entrar en ritmo justo a tiempo. Los Lakers vieron pasar su oportunidad, pues luego de ganar 17 de sus primeros 18 encuentros tras el Partido de las Estrellas, cayeron en una racha de derrotas ante los Nuggets, los Jazz, los Warriors y los Thunder, con el agravante de haber sido superados en los tableros por los Warriors, una muestra gigante de falta de interés. Los rivales deben tratar de no atacar los rebotes para ser superados en los tableros por Golden State.

Los Spurs serán la primera siembra en el Oeste cuando inicie la postemporada y los Lakers están luchando por ser la siembra número dos. Pero los Lakers, como se esperaba, no se han inmutado en la primera etapa de este proceso. Ellos saben que las cosas puedan dar un gran giro a su favor si San Antonio es eliminado, entonces no son muchas las posibilidades de que los Lakers se emocionen si los dos equipos avanzan y se encuentren en las finales de conferencia.

Este es un grupo que generalmente bosteza ante este tipo de problemas, gracias al éxito que han tenido últimamente y por lo años que llevan jugando juntos. Pero esta vez no es así. Ellos lo saben.

"Hay un buen número de equipos visitantes en nuestra conferencia", dijo el entrenador Phil Jackson. "Pero con todo y eso, cuando llega el momento de un séptimo partido, hay una gran diferencia cuando uno juega en su propio estadio".

En el 2008, los Celtics tenían la ventaja de la localía en las finales, la única vez en la que los Lakers no obtuvieron dicha oportunidad en las tres últimas las campañas y en las que lograron tres títulos consecutivos en el Oeste. Boston ganó los dos primeros choques en casa, colocando a L.A. en un hueco profundo, y terminó ganando la serie en seis juegos. El corazón y la fortaleza de los Celtics tuvo mucho más que ver en esa victoria que su condición de local, pero nadie se ha olvidado en Boston que su única eliminación en los playoffs desde el 2007 se dio cuando el equipo estaba del lado contrario del formato 2-3-2.

En el 2009, los Lakers tenían la ventaja de la localía sobre los Rockets en la segunda ronda y la necesitaron en cada segundo, pues el séptimo partido disputado en el Staples Center determinaría si Houston podría completar una improbable sorpresa. Y ganaron los Lakers.

En el 2010, los Lakers enfrentaban nuevamente a los Celtics y tenían de nuevo la ventaja de ser locales para el séptimo juego. Esta generación de los Lakers se hubiera golpeado su cabeza contra la misma pared verde con la que chocaron Jerry West, Elgin Baylor y Wilt Chamberlain algunas décadas previas. Pero las horas más importantes de la temporada se disputaron en el Staples Center y los Lakers sacaron adelante un feo partido para lograr su segundo título en línea.

"Las probabilidades de que los árbitros te piten faltas a tu favor cuando tienes el balón en tu casa durante el sétimo partido son más altas", señaló Jackson.

¿Incluso en Dallas, preguntó alguien, hogar de uno de los mayores críticos de los árbitros en la liga, Mark Cuban?

"No", respondió Jackson, "no estamos hablando de eso. Estamos hablando de lo que sucede generalmente, así sea una Serie Mundial o lo que sea. Es la naturaleza humana y no podemos evitarla. Así son las cosas".

"Estoy de acuerdo con ese aspecto", dijo Derek Fisher, el guardia armador de los Lakers durante los últimos años. "Si se llega a presentar un choque decisivo – un juego donde la diferencia la hagan un par de puntos y en donde se decida quien gana o pierde una serie – la historia, los porcentajes, todo te indica que el equipo local tendrá una ventaja. Nos pasó a nosotros en le séptimo partido frente a los Celtics, estábamos abajo por 13 puntos en ese encuentro. Sin haber estado en casa, sin nuestra gente, sin la energía que te da jugar en tu estadio, quizás no hubiéramos encontrado una forma para regresar y ganar ese choque. Definitivamente es algo que, viéndolo desde un punto de vista real, nos gustaría tener esa ventaja, obviamente. Pero al mismo, no estoy en el grupo de personas que piensan que eso determina todo...".

Los Lakers finalizarán detrás de los Bulls en la tabla de posiciones, lo cual le da la ventaja de la localía a Chicago en una posible serie final entre los Bulls y los Lakers. Y L.A. puede perder esa ventaja con Dallas, Oklahoma, Boston y Miami en esa misma carrera a falta de dos días para terminar la campaña regular. Los Lakers tendrían que ganar hasta dos o tres series sin sacar provecho de esto para lograr su tercer título seguido.

Y ellos lo saben.