La Carrera al MVP: Harden entra con todo pero tiene muchos retos por delante

Súper estrellas como LeBron James, Kobe Bryant y Kevin Durant han estado lidiando con esto durante varios años: dos y tres defensores presionándolos cuando tienen el balón en sus manos y bloqueando el aro que tienen en su camino.

Bien, pues bienvenido a la fiesta, James Harden. Además de estar lidiando con el escenario que describimos arriba, Harden también hace su debut en nuestro primer ranking MVP en el puesto número 2, solamente superado por el actual campeón y ganador del premio, LeBron James.

La nueva estrella de los Houston Rockets recibió su bautizo en la fraternidad de súper estrellas y anotadores cuando cumple apenas dos semanas en su puesto como nueva cara de la franquicia. Los Denver Nuggets fueron el primer equipo en emplear exitosamente una marca de más de un jugador ante Harden, quien lidera la liga en anotación con 30,3 puntos por partido.

Básicamente, Harden pasó de ser el tercer hombre a tener en cuenta según los ojeadores de los equipos rivales en Oklahoma City, para ahora ser la principal figura en Houston. Tomó a liga fuera de base durante ese proceso, logrando 37 puntos y la cifra máxima de su carrera, 45 puntos, en sus primeros dos partidos de la temporada, ambas fuera de casa y que terminaron en triunfos de los Rockets.

Pero las defensivas diseñadas para cortar su productividad han sido efectivas hasta ahora. Marcó 24 puntos en la derrota de su equipo en Portland y 15 puntos en otra derrota ante Denver, acertando apenas 13 de sus 39 disparos en esos encuentros. Harden, el ganador del premio Kia al Mejor Sexto Hombre del Año la temporada pasada, enfrenta ahora una presión defensiva que no había visto en toda su carrera.

Las cosas fueron tan duras para Harden en esos dos encuentros que anotó apenas 1 de sus 11 tiros de tres puntos. La penetración driblando, un componente de su juego que lo convirtió en un arma letal en Oklahoma -- Harden podía salir del banco de suplentes y vencer a sus oponentes con ese drible en caso de que sus tiros a larga distancia no estuvieran cayendo al aro. Y tenía a Durant y a Russell Westbrook como respaldo.

Ahora, si sus tiros a larga distancia no funcionan, él no tiene el talento de un jugador estelar a su lado para apoyarse – sin ofender a Jeremy Lin.

“Estaba encestando todo [contra nosotros]”, dijo Josh Smith, delantero de los Hawks, después de que Harden le anotara 45 puntos a los Hawks. “Entonces en realidad no importaba lo que hicieran los demás es noche. No lo pudimos detener como debíamos. Pero ya sabremos que hacer la próxima vez”.

Y ese será el gran reto para Harden. Los equipos mirarán la forma en la que él juega con los Rockets después de la primera o segunda semana. Llegarán con planes diseñados no solo para detenerlo, sino para forzar a que los Rockets lo busquen en las posiciones más incómodas posibles. Eso, sin duda, hará Harden decida el destino de su equipo con sus acciones, para bien o para mal.

Harden tendrá que buscar caminos para facilitar que los demás anoten si quiere encontrar espacios para él mismo y no caer en la trampa de los demás o superar el tipo de defensivas que vio de parte de los Nuggets. Denver optó por asignarle un excelente defensa perimetral (Andre Iguodala) y un ágil delantero de poder (Kenneth Faried) para detener a Harden cuando intentara driblar hacia el aro.

El entrenador de los Rockets, Kevin McHale, le ha insistido mucho a Harden para que se apoye en los jugadores que tiene a su alrededor y que asuma el papel de armador tanto como el de anotador.

“La clave es hacer jugadas fáciles”, afirmó McHale. “Uno hace jugadas fáciles y evita que los defensas te frustren y así estarás bien. Pero tendrá que tener cuidado. He visto por muchos años a jugadores jóvenes y deben saber manejar esta situación. Uno no debe jugar al límite o tampoco muy pasivo, uno debe jugar más menos en el medio de eso. Es tonto asumir que debes jugar al límite por más de un par de semanas cuando te estás ajustando a ser la primera opción ofensiva del equipo”.

Harden, sin duda, es la primera opción de Houston ahora. Y es un papel al cual no tendrá mucho tiempo para adaptarse.

“Realmente no pienso mucho en eso”, le dijo Harden al Houston Chronicle. “No quiero poner demasiada presión sobre mi cabeza y tratar de anotar. Eso lo hago naturalmente. Es la forma en la cual juego”.

Escalafón MVP – Semana 1

1. LeBron James

Incluso en ausencia de algunas estadísticas alucinantes, es claro que James está jugando a nivel distinto a los demás. Es aún más miedoso para las pobres almas asignadas para defender a James, el hecho de que ha mejorado sus disparos a larga distancia (57 por ciento). El verdadero reto para James este año será el poder encontrar cosas que lo sigan motivando durante la temporada regular cuando sabe que su temporada será juzgada por lo que haga después de eso.

2. James Harden

La mejoría estadística de Harden será significativa. Doblará su promedio de puntos anotados, lo cual sería un gran logro pues promedió 16,8 puntos por partido cuando ganó el premio como Mejor Sexto Hombre de la liga. Y justamente parece ir encaminado a lograr eso, siempre y cuando encuentre la forma para balancear sus responsabilidades para anotar y armar jugadas para un equipo de los Rockets que no tiene anotadores de gran nivel.

3. Carmelo Anthony

¿Quién necesita a Jeremy Lin y a Amar'e Stoudemire? Pues Carmelo, no. Tampoco los Knicks. Dejando las bromas a un lado, Anthony está haciendo un gran trabajo para reinventar su imagen como defensa en su décima temporada en la NBA. No, él no luchará por el Premio a Defensa del Año. Pero está demostrando que es capaz y está dispuesto a defender en esta versión moderna de los Knicks. Está haciendo todo esto mientras que sigue manteniendo su lugar entre los mejores anotadores de la liga.

4. Chris Paul

Si este fuera un ranking estrictamente de los mejores líderes de la liga, Paul tendría asegurado un lugar entre los primeros dos o tres. En la era de los guardias armadores anotadores, Paul define perfectamente la sabiduría convencional que dice que debe anotar con rapidez para ser efectivo. Sus estadísticas no son para nada normales. Pero su valor para los Clippers es más grande de lo que indican sus números. Bajo su administración, los Clippers tienen una opción legítima para luchar por el primer lugar en el Oeste.

5. Kevin Durant

Durant, el mejor cerrador, como lo demostró nuevamente el jueves en el partido fuera de casa ante los Chicago Bulls, termina los partidos mejor que nadie. El desarrollo continuo de Durant se ve claramente, pues parece haberse convertido un mejor hombre bajo los tableros y mejor pasador, dejando atrás una de las habilidades que lo han destacado por encima de los demás en la liga. Los 21,4 puntos por partido que promedia Durant es su peor cifra desde que fue novato en Seattle, donde promedió 20,3 puntos por partido. Los Thunder necesitan que vuelva a ser el mismo antes, el jugador imposible de detener y lo necesitan pronto de regreso si quieren tener el éxito de la campaña pasada.

6. Tony Parker

Parker y sus Spurs estaban a un ritmo firme antes de chocarse con Chris Paul y los Clippers el miércoles en la noche. Parker apenas pudo anotar cuatro puntos, seis asistencias y cuatro pérdidas de balón en esa derrota, la primera de la campaña de los Spurs. Su actuación esta temporada ha sido reforzada esta campaña por el rejuvenecimiento de Tim Duncan, cuyas piernas llenas de vida lo han llevado a jugar como si fuera cinco años más joven. Pero la fortuna de los Spurs este año, al igual que la anterior, están unidas a la actuación de su catalizador, Parker.

7. Zach Randolph

Si ustedes pensaban que el liderato en los rebotes de la liga era algo exclusivo de un hombre grande y dominante como Dwight Howard, o de uno con gran técnica como Kevin Love, ustedes se decepcionaran al ver quien está en lo más alto en esa área ahora. Así es, Z-Bo ha sido la fuerza más dominante en los tableros esta temporada. Randolph es literalmente un hombre que logra fácilmente doble-dobles en estos días para los Grizzlies, quienes tienen posibilidades de hacer mucho ruido esta campaña.

8. Luol Deng

En la ausencia de un saludable Derrick Rose, los Bulls necesitaban un líder. Deng ha tomado ese papel y ha hecho un gran trabajo siendo la principal fuerza de los Bulls. Anotó 27 puntos, la mejor cifra de la campaña, el jueves en la noche ante Kevin Durant y los Thunder. Pero se enfrentó cabeza a cabeza con Durant, intercambiando golpes con el tres veces campeón anotador hasta los segundos finales de un partido que estuvo muy igualado. La gran pregunta para Deng y los Bulls es ¿podrá hacer esto toda la temporada?

9. Kobe Bryant

Todo el mundo está señalando con los dedos al equipo de Los Ángeles y Kobe es usualmente un objetivo muy fácil. Pero los problemas de los Lakers ahora mismo no están sobre su cabeza. Él ha sido uno de los pocos puntos brillantes en el desastroso inicio de temporada para los que fueron llamados campeones antes de comenzar la temporada. Steve Nash está lesionado y Dwight Howard no parece verse completamente recurado de una cirugía de espalda que lo tuvo sentado toda la pretemporada. Bryant está lidiando con un dolor de pie y aún así sigue segundo en anotación (27,2 puntos por partido) por detrás de Harden.

10. Rajon Rondo

Rondo muchas veces queda por fuera de la conversación cuando se habla de los mejores guardias armadores de la liga. Líder en asistencias de la liga (12,5 por partido) y el indiscutible líder de los Celtics en la cancha, Rondo es la clave para la fortuna del equipo este año. Logró un doble-doble cada vez que jugó este año y es un maestro completo de su posición sin ser un gran lanzador. Logró 14 asistencias, la cifra máxima de la campaña, además de 18 puntos el miércoles en la victoria ante Washington.

Los cinco siguientes: O.J. Mayo, Dallas Mavericks; Brandon Jennings, Milwaukee Bucks; Kyrie Irving, Cleveland Cavaliers; Al Horford, Hawks; Jrue Holiday, Philadelphia 76ers.