La barba de Dirk sigue creciendo mientras las posibilidades de entrar a los playoffs disminuyen para los Mavs

La barba de Dirk Nowitzki crece y con cada día que pasa es más gruesa. Derrotas como la de del miércoles en casa ante los Brooklyn Nets hacen que disminuyan las opciones de ir a buscar una cuchilla de afeitar en un tiempo cercano. Esto debido al pacto que él y el grupo hicieron hace seis semanas de no afeitarse hasta llegar a la marca de .500.

Los Dallas Mavericks tenían marca de 21-28 el 8 de febrero cuando decidieron utilizar esto para motivarse. A Nowitzki se le veían apenas algo de los pelos en su cara que suele tener. Pero véanlo ahora. Los Mavs tiene marca de 32-36, apenas y tienen alguna esperanza de llegar a los playoffs y la cara barbada de Nowitzki, quien parece un oso pardo no domado, es una prueba que nos hace recordar lo que sucedió hace seis veranos en la que fue su única campaña MVP y que terminó cuna decepcionante derrota en la primera ronda de la postemporada.

“Solamente esa vez no me corte esa parte”, dijo Nowitzki, señalando la parte baja de su frondoso bigote. “Pero ya llegó hasta allí”.

Luego de la derrota del miércoles, en la que Nowitzki acertó el 80 por ciento de sus tiros de campo, pero apenas tomó 10 disparos y ninguno en la segunda mitad del último cuarto, justo el momento en el que Deron Williams – la estrella que Dallas no pudo fichar el verano pasado— tomó el control, Nowitzki, de 34 años, tomó su quijada y se rascó la gran cantidad de pelos que han crecido en la nuca.

Dijo que su madre le había dicho que parecía de 45 años. Si juzgamos por sus ojos tras esa decepcionante caída que daba inicio a un crucial tramo de seis juegos en casa, seguramente él también se sentía así de viejo. Nowitzki se perdió los primeros 27 partidos de la temporada tras realizarse una artroscopia en su rodilla derecha el 19 de octubre del año pasado. Su recuperación fue lenta y dolorosa, como su juego tras regresar a las cancha. Y ahora, luego de perderse su primer Juego de Estrellas en 12 temporadas, está cerca de no clasificar a los playoffs por primera vez en 13 años.

Su equipo no he llegado a la marca de.500 desde que estaban con registro de 11-11 el 12 de diciembre. Tenían registro de 12-16 cuando regresó dos días antes del Día de Navidad.

Le preguntaron el miércoles por qué pareciera que los armadores Mike James y Darren Collison no pudieran darle el balón en las situaciones clave, particularmente en las noches en las que no está fallando. En las dos últimas derrotas de Dallas, ambas en casa, Nowitzki acertó 8 de sus 10 tiros de campo, pero ninguna en la parte final de los partidos.

“Ellos [los defensas] no me dejan mucho espacio ahora”, afirmó Nowitzki. “A los demás muchachos les toca hacer esas jugadas. Es así de simple”.

Nadie mencionó o habló de la nueva marca de este futuro jugador del Salón de la Fama. Nowitzki sobrepasó los 9.000 rebotes en su carrera, convirtiéndolo en el décimo jugador en la historia de la NBA h con 24.000 puntos y 9.000 rebotes, con lo cual se une a Wilt Chamberlain, Kareem Abdul-Jabbar, Elvin Hayes, Moses Malone, Karl Malone, Shaquille O’Neal, Hakeem Olajuwon, Patrick Ewing y con el único otro jugador activo de esta lista, Kevin Garnett.

Nowitzki ha anotado y lanzado mejor últimamente (18,1 puntos por partido, 50,9 por ciento de sus tiros de campo y ha acertado el 48.8 por ciento de sus triples), pero sigue en camino a sus peor año estadístico desde su campaña de novato, promediando 16.4 puntos por partido y acertando el 45.9 por ciento de sus tiros de campo.

El dueño de los Mavs, Mark Cuban, no cree que la edad esté afectando a su estrella. De hecho, Cuban dijo que espera que Nowitzki vuelva a su nivel estelar la próxima campaña, la última del actual contrato de Nowitzki, y que estará así “al menos” dos temporadas más después de la que viene.

“Lo que estamos viendo ahora de Dirk es lo que podemos esperar para las siguientes dos temporadas, si es que se mantiene saludable”, dijo Cuban. “Y el año después de esos dos”- ¿Cuál fue la respuesta de Nowitzki a lo que serían sus campañas 16, 17 y 18 en la liga?

“No estoy seguro de eso. Tendremos que ver y esperar”, afirmó Nowitzki. “Ojalá pueda terminar la temporada con fuerza y tener un buen verano, como el que tuve en el año pasado en el que levante muchas pesas, corrí, aunque espero no tener más cirugías. Veremos qué tan constante puedo ser la siguiente campaña”.

Cuban comparó a Nowitzki con Tim Duncan, de 36 años, quien ha tenido una gran temporada, y con Garnett, quien sigue siendo pieza clave de los Celtics.

El problema con esas comparaciones es que Duncan y Garnett no son las únicas estrellas de sus equipos. Duncan tiene a Tony Parker, Manu Ginóbili y un gran grupo de jugadores jóvenes a sus alrededor. Y Garnett tiene a Paul Pierce y Rajon Rondo, hasta que este último se lesionó de la rodilla y se ahora no pueda jugar el resto de la temporada.

Nowitzki está casi solo y ahora extraña más que nuca a dos hombres que le ayudaron bastante en el 2011 cuando ganaron el título — Jason Terry y Jason Kidd —. Con todo el respeto a Tyson Chandler, esos guardias levantaron el nivel de juego de Nowitzki. Corrieron la jugada de uno-dos con Terry, mientras que Kidd le hizo el juego más fácil, pues le daba la bola a Nowitzki donde a él le gustaba así que no tenía que trabajar para hacer sus jugadas aisladas tanto como lo hace ahora.

“No puedo luchar todo el tiempo para que me den la bola. Uno no puede hacer eso por 48 minutos”, afirmó Nowitzki. “Tengo que escoger los lugares para lanzar, tomar disparos abiertos cuando estoy en eso sitios. Creo que estamos haciendo muy bien la jugada de pantalla y desmarque. Seguiré escogiendo mis lugares y ser agresivo cada vez que lo necesite”.

Nowitzki ocupa el puesto 18 en la lista de máximos anotadores en la historia de la NBA, a menos de 2.000 puntos del décimo, Oscar Robertson. Si Nowitzki juega otras dos temporadas, él quedará entre los 10 primeros. Y le tomará tres campañas a un nivel de elite para quedar entre los mejores cinco.

¿Podrá mantener ese nivel cuando cumpla 35 años en junio? ¿Pensará en dejar Dallas si el equipo no le mejora su contrato en el año final del mismo?

Lo que sí sabemos ahora es que al menos podrá comenzar la próxima temporada con una pizarra fresca y una cara afeitada.