No hay estadistica que pueda medir jugadores decisivos como Kobe

En este punto, Kobe Bryant puede levantarse para intentar un disparo de espaldas a 15 metros con el pie equivocado y, si alcanza a lanzarlo en el último segundo de juego, yo creo que lo metería.

Ustedes también lo creerían.

Tienen que admitirlo.

Quiero decir, luego de la loca seguidilla de aciertos en el segundo final en las pasadas semanas, Kobe puede lanzar un gancho con la mano izquierda detrás de la media cancha para darle la victoria a su equipo y probablemente todos los integrantes de los Lakers comenzarían a celebrar antes de que la pelota llegara a la canasta. Este amigo Kobe no puede hacer esto en serio...pero así es -- él es demasiado serio.

La conversión en último segundo el pasado sábado frente a los Kings (uno de los pocos tiros sin marca que he visto en mi vida al final de un partido) le dio a Kobe tres aciertos para ganar un partido en cuatro semanas. El primero fue a comienzos de diciembre, un disparo fuera de balance en el que terminó derrumbando al pobre Dwyane Wade. Y Luego vino su lanzamiento ante los Bucks unas semanas después. Todas estas artimañas al final de los partidos están siendo adheridas al legado de jugador decisivo que es y ha sido Kobe.

Ah, esperen...se me olvidaba, algunas de las nuevas y ultra-modernas estadísticas no dirán realmente que Kobe es un jugador así de decisivo.

Hay algunas "estadísticas" allí afuera que dice que Carlos Boozer y Corey Maggette son mejores opciones para darle el balón al final de los partidos que Kobe Bryant. John Schuhmann (nuestro experto en números en NBA.com) escribió una columna sobre este tema al comienzo de la temporada, la cual incluía una lista que ubicaba a Kobe en el puesto 38 en los "momentos decisivos" de los partidos". Pero no culpen a Schuhmann, no es su error. Es una falla de la ciencia y la matemática.

Con "momentos decisivos" definidos como "los últimos cinco minutos de los partidos que terminan separados por un margen de anotación de cinco puntos o menos", la ecuación trató de establecer el Verdadero Porcentaje de Acierto (V%A) de cada jugador. El Verdadero Porcentaje de Acierto básicamente toma todos los puntos que un jugador acumula durante los momentos decisivos" y los divide por el doble de intentos al aro y el 44 por ciento de sus intentos desde la línea de tiros libres.

Esto se vería como el tablero de anotaciones de Albert Einstein: Verdadero Porcentaje de Acierto = puntos/ (2x(Disparos lanzados + (0.44 Intentos de Tiro Libre))).

¿Entienden todo esto? Bien. Ahora déjenme decirle lo que ustedes ya saben: estos resultados son falsos -- especialmente si queremos llamar a esto una "estadística" que mida lo "decisivo" que puede ser un jugador ¿Por qué? Bueno, en el algún momento de nuestra historia cultural, la palabra "decisivo" pasó de ser un sustantivo y un verbo para volverse también un adjetivo, Decisivo, quiere decir aquí, "tender a ser exitoso en situaciones críticas o tensas". Esa definición pareciera que sí la pudieran medir en las estadísticas y las matemáticas, pero todos sabemos que, en los deportes, este concepto es mucho más abstracto. Pero antes de entrar en eso, está la realidad y los hechos reales que dicen que hay tantos factores y variables que pueden resultar diciendo que Mehmet Okur posee un "decisivo" V%A mayor al de LeBron James.

Por ejemplo, LeBron probablemente lance más tiros más difíciles que Okur, quien tiene más disparos abiertos gracias a las penetraciones de Deron Williams. O si Amar'e Stoudemire convierte un lanzamiento tras una jugada de pantalla y desmarque junto a Steve Nash es algo totalmente distinto a que Dwayne Wade tenga que sacar algún tiro de la nada de una jugada rota y con una defensa cerrada al final de un partido.

Cualquier estadística que coloque a Kyle Korver 13 puestos arriba de Carmelo Anthony no debería tener la palabra "decisivo" cerca. Díganle "precisión al final de los partidos". Nosotros, bueno "yo" utilizo la palabra "decisivo" en un sentido mucho más viceral.

Para mí, los jugadores decisivos son personas que se engrandecen en situaciones importantes, en partidos importantes. Las estadísticas de Maggette seguramente servirán para un gerente general que esté pensando en adquirirlo y darle su valor por su habilidad de llegar a la línea de tiros libres la final de los partidos. Pero finalmente, ¿quién realmente piensa que Magette es verdaderamente "decisivo" cuando él ha jugado gran parte de su carrera en equipos mediocre?

Sus tardíos lanzamientos de tiros libres no han liderado muchas victorias al final de la temporada para un equipo que pelea por un lugar en os playoffs o para lograr una victoria en un partido clave de la postemporada. Y acá viene los más importante: ¿cuántas victorias realmente a liderado? Maggette ha jugado solamente en un equipo que ha terminado encima de .500 -- los Clippers de la temporada 2005-06 -- y fue quizás porque Sam Cassell tomó los tiros "decisivos". Entonces, en realidad, ¿es Maggette verdaderamente más "decisivo" que Paul Pierce? No me digan eso.

Acá es cuando realmente podemos tener una "estadística decisiva" -- cuando tenemos una ecuación matemática/estadística que tome en cuenta el momento en que jugadores como 'Bron o 'Melo' hayan acertado 4 de 16 disparos hasta antes de que resten cinco minutos para terminar un partido que esté igualado o muy cerrado y luego acierte 4 de 5 tiro desde el campo y sus cinco tiros libres. O, cuando coloquemos más valor agregado en partidos frente a equipos con porcentajes ganadores arriba de .600; o, cuando la "estadística decisiva" diferencie los partidos disputados en enero con uno de los playoffs. Decisivo es cuando un Jugador X, mientras su equipo acierta el 30 por ciento de sus disparos en la segunda mitad, reacciona y en una actuación llena de determinación, anota ocho puntos consectuivos en los ultimos cinco minutos.

Háganse esta pregunta: ¿Si Shawn Marion -- ubicado 31 lugares por encima de Kobe en la lista los "momentos decisivos" -- hubiera tomado el intento de tres puntos frente a los Kings, Paul Westphal, entrenador de Sacramento, habría terminado con esa actitud despreocupada, resignada, con los brazos abajo, como queriendo decir: "Yo-sé-que-va-a-entrar, entonces solamente miremos hacia abajo para ver que sus pies estén dentro de la cancha y detrás de la línea de tres puntos?". Yo también lo dudaría.

¿Estarían los seguidores de los Kings con la misma tristeza enredada en la garganta? No. ¿Saben por qué?

Porque -- sin querer faltarle al respeto a Marion y su obvio valor y talento -- él no es Kobe. Kobe es decisivo.