Hay un título en el futuro de los Thunder, pero no este año

Oklahoma City no ganará el próximo campeonato de la NBA. Esto solamente una corazonada y, mientras que Kevin Durant niega que esa posibilidad del todo pueda suceder, él afirmó algo obvio.

Durant y compañía pueden soñar con un título no muy lejano .
NBAE/Getty Images
"Creo que nos va a tomar un tiempo para conseguir eso", dijo.

Sí, cuando tus mejores dos jugadores tienen menos de 24 años, cuando tu sexto hombre está tratando de saber lo que debe hacer y cuando tu esperado hombre grande aún no se ha puesto el uniforme del equipo, es difícil pensar que OKC pueda superar toda la experiencia (y talento) de equipos campeones como San Antonio y L.A.

Pero los Thunder lo ganarán todo algún día. Esta es otra fuerte corazonada y me gusta la forma en la que se está construyendo el equipo: muy cuidadosa, muy sabia, muy coherente. El fichaje de Kendrick Perkins en el día límite de trasferencias solamente confirmó que los Thunder y su gerente general, Sam Presti, en vez de juntar a un equipo lleno de estrellas están armando a un club candidato al título.

Solamente examinemos las partes.

Durant. Es una súper estrella sin nada de egoísmo, alguien con la arrogancia necesaria para ser un jugador franquicia, pero también con un grado de humildad que le sirve a sus compañeros y entrenadores. Es el tipo de jugador cuyo valor supera los 28 puntos y siete rebotes que brinda todas las noches. Durant es adorado por sus compañeros de equipo porque no lleva su ego al vestuario y es respetado por sus entrenadores porque es fácil de llevar. Tiene todo el paquete completo. Los Thunder realmente deben agradecer a los dioses del baloncesto por haber colocado a Durant y a Greg Oden en el mismo Draft.

Russell Westbrook. Hambriento y agresivo, Westbrook parece estar en una misión propia de demostrar que es uno de los mejores cinco guardias armadores de la liga. Y si no lo es creo ya está muy cerca. Habrá momentos de ansiedad cuando llegue el momento de pagarle un gran contrato y de saber si aguantará el hecho de no recibir tanto respeto como Durant. Pero por ahora es un segundo hombre ideal que algunas veces juega como el mejor de su club.

Perkins. Su temperamento en la cancha, donde nunca parece estar de acuerdo con las faltas que pitan los jueces, es justamente la opuesta a la que tiene en el vestuario. ‘Big Perk’ no es un hombre que entre a desafiar las dinámicas del equipo o que haga una petición más allá de lo razonable para que le den el balón. Sabe cual es su papel y lo ejecuta. Y su role, abrir espacios y brindar defensa en el poste bajo, es algo que los Thunder han buscado desde que se fueron de Seattle.

Serge Ibaka. Es muy bueno con los rebotes, los tapones y, lo mejor de todo, es que se siente bien con eso.

James Harden. Es un comodín; los Thunder lo eligieron en el draf por encima de Tyreke Evans y Steph Curry, dos jugadores que habrían encajado mejor en el equipo. Pero con el tiempo, si aprende a jugar con buena actitud, Harden le podría dar a OKC lo que necesita en su posición: es un confiable anotador como suplente de Thabo Sefolosha, un gran defensor. O también puede servir en caso de realizar un intercambio.

Básicamente, las piezas parecen encajar en Oklahoma City, en vez de chocar. Lo mismo sucede con sus personalidades. Durant, como todo el mundo, es especialmente respetuoso con Perkins, el primer pívot verdadero que han tenido los Thunder.

"Cuando lo enfrentaba", dijo Durant, "No me gustaba. Y lo digo con respeto. No lo conocía como persona. Siempre supe que jugaba con pasión. Juega por el bien sus compañeros de equipo. Juega para ganar. No esconde nada. Ese es el tipo de compañero de equipo que necesitamos. Y mientras más lo conocemos, nos damos cuenta que es un gran tipo. Me encanta estar en su mismo equipo. Y nos encanta porque encaja en nuestro club.

"Y también es bueno que haya dicho lo feliz que se siente de estar acá. Aquí en Oklahoma City".

¿Cuántos jugadores admitirían eso en una liga donde las estrellas prefieren ubicarse o brillar en las grandes ciudades, o en aquellas con impuestos bajos o todo lo dicho anteriormente?

"Nuestras directivas hicieron un gran trabajo al ver qué era lo que necesitaba el equipo", destacó Durant. "Debemos trabajar duro, seguir mirando para adelante y ver qué pasará. Cualquier cosa puede suceder".

Obviamente, mucho dependerá de lo que hagan Durant y Westbrook, las dos estrellas, y ver si estos dos elevan su nivel una vez que inicie la postemporada. Ese es el siguiente paso lógico para ellos, el de llevar a Oklahoma City más allá de la primera ronda, donde cayeron peleando ante los Lakers en una dramático serie en junio pasado.

"Kevin y Russell quieren ser retados y desean ser desafiados para ser mejores", afirmó el entrenador Scott Brooks. "Como equipo debemos seguir mejorando. No somos un club que se deba quedar donde está ahora mismo cuando regrese Perkins".

No, ahora no pueden quedarse donde están. Al menos no deberían. Me pueden acompañar y pensar que no llegarán muy lejos en la postemporada, que quizás no superen la segunda ronda, donde seguramente enfrentarían a los Spurs. Pero se dirigen a un lugar especial.