Garnett será la clave para las nuevas posibilidades de título de los Celtics

Cinco años después de haber adquirido a Ray Allen y Kevin Garnett, los Boston Celtics todavía siguen pensando en campeonatos, pues todavía no están listos para cambiar su nómina llena de veteranos. Los Celtics reconstruyeron su banca de suplentes tras la partida de Allen a Miami, pero sus sueños de títulos solamente serán posibles si Garnett muestra lo mejor de su repertorio.

Antes del inicio del campo de entrenamiento, el presidente de los Celtics, Danny Ainge, dijo que el mejor jugador de su equipo era el guardia armador Rajon Rondo y es difícil estar en desacuerdo. Rondo es tremendamente talentoso e increíblemente inteligente. Si Ainge quisiera argumentar su punto de vista al frente de un jurado, la actuación de Rondo en los playoffs del año pasado, especialmente los 44 puntos que anotó en el Juego 2 de las finales de la Conferencia Este, serían la primera prueba a favor para mostrar.

Pero hay una diferencia entre el mejor jugador del equipo y el más valioso. Y no hay un Celtic más importante para el éxito del equipo que Garnett, el pilar de Boston en ambos lados de la cancha.

“Él es nuestra vida”, dijo Doc Rivers , entrenador de los Celtics, acerca de Garnett durante la campaña de los playoffs del equipo. “Él hace muchas cosas dentro de la cancha que no se ven en números”.

Volviendo muy atrás, a la temporada 2004, Garnett ganó la distinción como Jugador Más Valioso de la liga, promediando 24,2 puntos y 13,9 rebotes. Ocho años más tarde, a la tierna edad de 35 años, sus números (15,8 puntos y 8,2 rebotes) eran mucho más normales. Y no recibió un solo voto para ser el MVP.

Pero todos sabemos que los números por partido no pueden describir el impacto de Garnett, que comienzan en defensa. También sabemos que la defensiva pocas veces se mide igual cuando se considera a los candidatos a premios o rankings.

Sin embargo, los números de más-menos dejan ver claramente lo importante que fue Garnett para los Celtics la temporada pasada. Cuando KG estaba en la cancha, los Celtics tenían la diferencia de puntos (más 7,7 puntos por cada 100 posesiones) de un equipo que hubiera ganado 64 de 82 partidos. Cuando estaba en la banca, su diferencia de puntos (menos 2,6) era de un club que hubiera ganado apenas 28 encuentros.

En los playoffs, esa diferencia fue aún más grande. Los Celtics jugaron horrible (menos 27,6) cuando Garnett estuvo sentado en la postemporada. Rondo jugó más minutos que Garnett, pero no tuvo el mismo impacto.

KG es uno de los mejores cinco defensas de la liga, bien sea de la jugada de pantalla y desmarque (donde podría ser el mejor), ayudando en defensa o en defensa uno a uno. Lo hace todo y nadie duda que los Celtics son mejores defensivamente cuando está en la cancha.

La otra gran estrella de los Celtics en defensa es Avery Bradley, un hombre molesto para los guardias rivales. Pero Bradley se está recuperando de una cirugía en el hombro y se perderá el inicio de la temporada regular, haciendo que la presencia de Garnett sea aún más importante.

Además, en realidad Garnett tuvo un gran impacto en los números ofensivos de los Celtics. La temporada pasada, ellos anotaron un eficiente promedio de 103 puntos por cada 100 posesiones con él en la cancha y un pésimo de 94 con él en la banca. Sí, él jugó la mayoría de sus minutos junto a las otras estrellas de los Celtics, pero llevó el peso de la ofensiva casi igual que lo hizo en defensa.

Incluso antes de ser movido a la posición de pívot la temporada pasada, Garnett era la única esperanza real de los Celtics para tener una presencia interior ofensivamente. Jugando como delanteros lanzadores-- Garnett y Brandon Bass – en el ataque, la ofensiva de los Celtics se movió más lejos del aro. Ellos intentaron apenas el 42 por ciento de sus disparos en la zona pintada la campaña pasada, la segunda marca más baja de la liga. Y sus cifras de tiros libres empeoraron, pues pasaron de ser décimos en la liga en la temporada 2010-11 al puesto 22 en la temporada anterior.

Rondo y Pierce pueden atacar el aro, pero los Celtics necesitan que Garnett establezca su posición en el interior. Tiene uno de los mejores estilos para la jugada de pantalla y desmarque en la liga, pero su equipo necesita que juegue de adentro para fuera el mayor tiempo posible. Boston tuvo marca de 16-2 la temporada pasada cuando KG anotó al menos 10 puntos en la pintura.

Rivers y los Celtics hicieron lo mejor posible para cuidar a Garnett durante el transcurso del año, utilizando el método de jugar cinco minutos y descansar otros cinco. Esta temporada ellos esperan que algunos nuevos refuerzos en la línea delantera ayuden a que la ofensiva no decaiga en los minutos que Garnett descanse.

Chris Wilcox, quien se perdió los últimos 28 partidos de la temporada pasada tras haber sido diagnosticado con una irregularidad cardíaca, está de regreso y con buena salud. Los veteranos Darko Milicic y Jason Collins fueron adquiridos para jugar en esos lugares. Y los novatos Jared Sullinger y Fab Melo fuero seleccionados en los lugares 21 y 22 en el draft.

Pero ninguno de esos cinco jugadores le puede dar a los Celtics el rendimiento que ofrece Garnett en la cancha. Y hay una opción pequeña que tanto la defensiva como la ofensiva de los Celtics no siga sufriendo cuando KG no esté en la cancha.

Irónicamente, Garnett habló varias veces de un posible retiro la temporada pasada. Él tiene ahora 36 años y su salud siempre será un motivo de la preocupación. Pero aunque Garnett tuvo que lidiar con un problema en su cadera el año pasado, sus problemas de rodilla parecen ser algo del pasado. Ha jugado 252 de los 283 posibles partidos (el 89 por ciento) en los últimos tres años.

Si Garnett mantiene esa tendencia los Celtics seguirán siendo candidatos, aunque su valor no sea tan reconocido.

TRES PUNTOS

1. Doc Rivers dejó en claro el año pasado que su equipo no estaba en buena forma cuando inició la temporada. Terminaron con marca de 15-17 antes del Partido de las Estrellas antes de mejorar en defensa y ganaran 24 de sus últimos 34 encuentros. En sus cuatro campañas previas, los Celtics tenían el gran registro de 94-14 en los partidos disputando antes del Día de Navidad.

2. Courtney Lee y Jeff Green le darán a los Celtics un par de piernas nuevas a su rotación, entonces los Celtics también podrán corre un poco más esta temporada. El año pasado, ellos terminaron en el puesto 19 en puntos marcados en contragolpes, a pesar de haber terminado cuartos forzando pérdidas de balón.

3. Otra cosa que ha frenado la ofensiva de los Celtics es la falta de segundas oportunidades. Terminaron en el puesto 30 en el área de rebotes ofensivos las dos últimas campañas y el año pasado los Celtics fueron el único equipo en los últimos 35 años en conseguir menos del 20 por ciento de los rebotes ofensivos posibles.