Los zapatos de MJ siguen dejando su huella, 25 años después de su debut



"¿Son los zapatos? Tienen que ser los zapatos. ¿Estás seguro que no son los zapatos? Obvio, ¡deben ser los zapatos!"

Claro que no eran los zapatos. Era el hombre que los calzaba. Con todos los conceptos altos, la tecnología moderna y el cuero corintio que se empleó en el zapato talla 13 para el momento en el que el caucho se encontrara con la madera, a uno le queda la sensación de que un par de viejos modelos de zapatillas Chuck Taylors le habrían bastado a Michael Jordan. En términos, ya saben, de lograr seis campeonatos de la NBA, 10 títulos como máximo anotador, 14 elecciones al Juego de las Estrellas, dos medallas de oro Olímpicas, el promedio anotador más alto en la historia de la NBA (30,12), cinco premios como Jugador Más Valioso y una popularidad y éxito sin precedentes alrededor del mundo.

Aún así, él tuvo una buena ayuda. Mientras Scottie Pippen era conocido como el compañero de equipo más confiable de Jordan durante sus mejores años dentro de la cancha, la línea de zapatillas Air Jordan se convirtieron su principal huella fuera de ella.

Hace 25 años, la primera edición de lo que luego se convertiría en una billonaria marca para Nike hizo su debut en los pies del valorado novato de los Chicago Bulls. Durante el Juego de las Estrellas de 1984-85, las exclusivas zapatillas de Jordan pasaron de ser un simple récord de ventas en comerciales deportivos para convertirse en un acontecimiento y posiblemente alterar el clásico de mitad de temporada de la liga y eventualmente la historia de NBA.

Los Air Jordan crearon un rumor sobre algo (zapatillas para hacer deporte) que casi nunca había causado revuelo. El rumor se mezcló perfectamente con el ruido que Jordan estaba haciendo dentro de la cancha con su cantidad de puntos anotados, sus habilidades, su estilo. Los seguidores apenas intentaban visualizar lo que Michael y los Bulls finalmente conseguirían. Pero los zapatos estaban allí, justo en el punto de mira (donde quiera que Jordan levitara).

Estaba sentado al lado de la pista, trabajando en un partido de los Bucks para el periódico más importante de Milwaukee, cuando Jordan lanzó esas zapatillas en una bolsa antes de subirse al bus para realizar un trayecto de 90 millas hasta el norte de Chicago por la I-94.

Acá están algunas de mis primeras impresiones de ese tiempo sobre esas sencillas zapatillas, tal y como aparecieron publicadas al día siguiente al encuentro:

Contrario a lo que todos piensan, Michael Jordan no es lo más increíble, lo más colorido, lo más asombroso, lo más llamativo o lo más deslumbrante en la NBA. Sus zapatillas sí lo son ... La única cosa que supera en adjetivos a esos zapatos son los colores que hay en ellos. Rojo, blanco y negro por todas partes.

Jordan y Nike revelaron los zapatos durante un partido disputado en noviembre en Philadelphia. La NBA no estaba muy complacida por ello y castigó a los Bulls y a Jordan con una multa de 5.000 dólares por cada partido en que portara sus zapatillas. Nike estuvo más que complacido de firmar esos cheques -- ¡no pudo haber un mejor publicidad que ese escándalo! -- aunque la liga, los que hacía los zapatos y la súper estrella en cuestión afirmaron después que habían llegado a un acuerdo antes de que las penalidades fueran impuestas.

Bueno, hablemos un poco más del tema. Resulta que algunos veteranos de la NBA se resintieron con Jordan y sus llamativas zapatillas cuando él las utilizó durante el Juego de Estrellas de 1985. El novato de Nike hizo su calentamiento vistiendo una chaqueta y algunas cadenas de oro, en lugar de la tradicional vestimenta del Juego de las Estrellas o del uniforme de Chicago que había usado ese sábado durante la competencia de clavadas, es como si el nuevo muchacho hubiera querido ostentar sobre su enorme potencial promocional en un momento en el que debió haber sido un poco más humilde.

Esto último derivó en el legendario y notorio plan "excluyan" a Jordan, supuestamente orquestado (y largamente desmentido) por Isiah Thomas y Magic Johnson. Los guardias armadores de los equipos del Este y el Oeste, respectivamente, hicieron de las suyas para mantener el balón lejos de Jordan durante largos períodos del encuentro.

¿Realidad?, ¿Ficción? Lo que realmente importó fue que Jordan -- quien finalizó con siete puntos y sólo nueve intentos al aro -- creyó en ese rumor.

Entonces, además de la victoria de Oeste 140-129 – aunque Jordan por si mismo habría dejado el partido con un marcador más cerrado, de haber recibido más el balón – se impuso una gigantesca presión encima de los hombros de Michael y, aunque tomó algún tiempo, finalmente superó al conjunto de Detroit liderado por Thomas y comenzó la racha triunfal de Chicago cuando, en su primera final en 1991, vapuleó a los Lakers de Johnson. Tampoco se olviden los Olímpicos de 1992, cuando presuntamente Jordan había votado en contra de la elección de Thomas para el equipo original del Dream Team.

¿Realidad?, ¿Ficción? Cualquiera que recuerde el discurso de Jordan para su ingreso al Salón de la Fama en otoño pasado seguramente podrá creer en aquellas rencillas.

No obstante, no todas las grandes estrellas de la NBA estaban aburridas de la Jordan-mania. Sidney Moncrief, el gran guardia lanzador de Milwaukee, me dijo pocos días después de haber visto por primera vez los Air Jordan: "Con un jugador de esa talla, para él debe crear algo de entusiasmo colocarse algo diferente. Me gustan. Creo que es bueno para este deporte. Y ciertamente es bueno para la compañía que hace las zapatillas".

¿Ustedes creen eso? La marca que Jordan y Nike establecieron le permite al que la manufactura y vende desde el "campus" en Beaverton, Oregon, arriesgarse y tratar de sorprendernos sin preocuparse de que lagente diga ¿Quéeee?' Algo así sucedió en la última edición de los zapatos, los Air Jordan 2010: "(Los diseñadores) tomaron literalmente la interpretación de que tenían la habilidad de ver lo que pasaba dentro de sus rivales y creaon unas zapatillas para jugar baloncesto que mostraba una exclsivo ventana transparente y termo plástica''.

Así es. Y los consumidores, a sabiendas de esto, hiceron la fila para gastar 170 dólares, el precio recomendado.

Sin embargo, esos hombres que hacen las zapatillas no son siempre tan inteligentes. Si lo fueran, no les habría tomado tanto tiempo salir con un par de zapatos que sacara ventaja de una de las características más obvias de Jordan. Solamente hasta los XV Air Jordan en el 2000 -- mucho después de que Michael se retirará por segunda ocasión -- hicieron que la lengua de los zapatos sobresaliera.