¿El regreso de la pesadilla Dwight?

Acá vamos de nuevo.

El 21 de febrero, el día límite de transferencias, se acerca, ¿Y adivinen qué nombre está en la parte más alta de la lista, al igual que la temporada pasada? Así es, Dwight Howard. El ex jugador y estrella disgustada de los Orlando Magic parece haber sido reemplazado por Dwight Howard, la disgustada estrella de los Los Angeles Lakers. La pesadilla de Dwight que vivieron los Magic hace un año ahora se convirtió en una carga para los Lakers.

Y eso quiere decir que hay varias cosas andando entre las directivas principales de la liga, debido a la posibilidad de que Howard quede disponible antes de que se convierta en agente libre al final de la temporada y eso para los Lakers bien podría ser a mediados de abril.

Estos últimos acontecimientos les dieron a otros equipos la posibilidad de soñar con Howard, ya que quedarán varios agentes libres en Dallas y Atlanta, además de los que siempre entran en esta conversación (los Lakers y los Brooklyn Nets). La penosa campaña de los Lakers es la razón por lo que se ha vuelto a retomar la pesadilla y dilema sobre Dwight…sumado al hecho de que Brooklyn siempre fue su destino preferido.

Y dependiendo de la persona que lean o escuchen, hay una increíble variedad de posibilidades a tener en cuenta por las diferentes partes de esta saga.

Jarrod Rudolph, del RealGM.com, afirmó que los Nets están listos para finalizar lo que comenzaron la temporada pasada y finalmente llevar a Howard hacia Brooklyn, con Brook Lopez (aunque necesitan un tercer equipo para facilitar el negocio) como pieza de cambio. Claro, hay alguien que contradice esto diciendo que Lopez está a salvo, tal y como lo afirma Stefan Bondy del New York Daily News, y lo mejor de su reporte está al final: “No es el mismo de antes”, afirma una fuente de los Nets. “No necesitamos a Dwight.”

Interesante. Pero eso no frenará la gran cantidad de rumores sobre este tema.

Con los Lakers ubicados en el puesto 12 de la Conferencia Oeste en busca de un cupo a los playoffs, nadie aparte de Kobe Bryant y Steve Nash deben sentirse cómodos en el vestuario de los Lakers.

Y si las palabras, gestos y trinos en twitter de Kobe tienen algún significado, algo debe cambiar. Porque es claro que, como señalan Ramona Shelburne y Marc Stein de ESPN.com, el gran problema de los Lakers es la ruptura que hay entre sus dos grandes estrellas:

“Obviamente, esto no está funcionando”, dijo la estrella de los Lakers, Kobe Bryant, a Yahoo! Sports tras su derrota en Chicago.

“He tratado a mi manera de darle el balón (a Howard). Y muchas veces termino viéndome como un idiota, porque me levanto en el aire, tengo un disparo claro para anotar, pero intento buscarlo. Pero él piensa que voy a lanzar, entonces está de espaldas. Trato de buscar como darle la pelota muchas veces— de cuidarlo lo más que pueda. Me saca de mi ritmo un poco, pero eso no importa. Si eso va a ayudar a nuestro equipo, trataré de seguir haciendo lo mismo.

“He tratado de ayudarlo muchas veces, he tratado de hablarle” continúo diciendo Bryant. “A las dos o tres de la mañana. Le mando mensajes de texto. Le comparto materiales para que lea. Lo que sea para ayudarlo.

“Acaba de salir de una cirugía grande en medio de un mercado despiadado; con grandes responsabilidades y demandas a los atletas. Ha sido duro para él.”

Las culpas en Los Ángeles han sido generalizadas, con Howard y Gasol siendo los más criticados por no luchar en estos momentos duros y en los que se necesitan soluciones. D’Antoni también ha sido señalado duramente por no acomodar su sistema y darle cabida a sus jugadores clave y el mismo Bryant se ha criticado a sí mismo por fallar demasiados disparos tras sus dos derrotas como visitantes que extendieron su racha a seis derrotas consecutivas por fuera del Staples Center y a tres derrotas en seria antes de enfrentar el martes a Memphis.

Si los seguidores de los Lakers tuvieran que tomar un lado en esto, Howard tendría que empezar a empacar sus maletas ahora mismo. En el pasado, ellos han escogido a Kobe sobre Shaquille O’Neal y el ex entrenador Phil Jackson, entre otros. Howard no tiene ninguna posibilidad de ganar a la base de fanáticos, a la franquicia y, tal vez, a lo más importante, el vestuario.

Parece bastante obvio que Kobe y Nash han hecho lo posible para hacer que Howard se sienta lo más cómodo posible, pero aún así los problemas persisten. El tiempo se está acabando y ese escape del 21 de febrero 21 se ve cada vez más y más cerca, alguien tiene que ceder…