El plazo de un intercambio por Smith se acorta

Los días de Josh Smith jugando enfrente de un público ambivalente en el Philips Arena están contados. Si estamos viendo bien la fecha límite para intercambios, incluso él podría haber jugado sus últimos 48 minutos en ese estadio el miércoles en la noche cuando los Hawks recibieron a los Heat.

Los Hawks tratarán de convencer a Smith de mantenerse en el equipo hasta el verano, cuando será agente libre, aunque las ofertas de una serie de equipos que persiguen al poderoso atacante polivalente no han parado.

De hecho, la lista de equipos con intereses claros por Smith parece crecer cada vez que se acerca la fecha límite de trasferencias. Los Hawks han hecho saber que están dispuestos a cambiar al nativo de Atlanta antes de que sean las 3 de la tarde del jueves, plazo máximo para hacer intercambio de jugadores. Y un jugador con su arsenal único de habilidades puede caber en cualquier sistema.

Los Nets de Brooklyn, los Washington Wizards, los Milwaukee Bucks, los Phoenix Suns, los Boston Celtics, los Rockets de Houston y los 76ers de Filadelfia están persiguiendo o monitoreando de cerca la situación con la esperanza de contratar a Smith a través de un intercambio...o tal vez más tarde a través del mercado de agentes libres. Eso deja a los Hawks en la posición de ser muy selectivos con su decisión, aunque saben que deben actuar ahora. Habrá menos posibles socios comerciales para trabajar en julio, debido al nuevo contrato colectivo.

La conversación acerca del contrato máximo que se puede realizar en la liga, la cual se ha prolongado durante semanas fue, como muchas cosas en la era de Twitter, no del todo comprendida por la mayoría de la gente. Hubo varias historias repetidas de Smith y los Hawks en las que se acordó que no estaban de acuerdo con el valor que tiene el jugador para el equipo que lo seleccionó en el puesto 17 del Draft en el 2004.

Smith nunca solicitó un contrato máximo por parte de los Hawks. Una fuente cercana al jugador confirmó que en la conversación de ambas partes nunca se habló de eso. Smith simplemente respondió a una pregunta de la manera que uno espera que conteste un jugador competitivo de la NBA cuando llega la premisa “¿Crees que mereces y vales ese dinero?”

Lo gracioso es que los Hawks, que abarcaron dos regímenes diferentes de directivas, nunca han dejado en claro cuál es el valor monetario que le han asignado a Smith. Su actual contrato— está en el año final de un acuerdo por cinco años y de 58 millones de dólares— fue uno que los Hawks debieron igualar después de que los Memphis Grizzlies intentaron ficharlo como agente libre restringido en el 2008. Es una ganga para un jugador que ha sido tan productivo como él durante tanto tiempo.

Casi desde su primera temporada, Smith ha sido tema de intercambios durante el mes de febrero. Y los Hawks han seleccionado a varios jugadores (Marvin Williams, Shelden Williams, Al Horford) que se supone podían suplantar Smith como la mejor opción para el equipo en su posición. Sin embargo, Smith ha sido constante. Por cada error en su juego –los tiros en suspensión imprudentes que nadie quiere que tome, la irregular toma de decisiones y las muy publicitadas peleas con los entrenadores Mike Woodson y Larry Drew — hay algunas cosas que Smith y muy pocos jugadores más en la liga pueden hacer en una noche determinada.

Dos jugadores en la liga promedian más de 17 puntos, ocho rebotes y cuatro asistencias. El actual MVP, LeBron James, es uno de ellos y el otro es Smith. Y el segundo es el único jugador en promediar más 17 puntos, 8 rebotes, 4 asistencias y un tapón (de hecho promedia 2,1).

Cuando los Hawks intercambiaron al seis veces jugador llamado al Partido de las Estrellas Joe Johnson hacia los Nets el verano pasado, el panorama en los playoff de esta franquicia cambio drásticamente. Smith y Horford quedaron allí para liderar a un equipo lleno de buenos jugadores de reparto y que pocos pensaban que pudieran estar entre los mejores de la Conferencia Este al inicio de esta temporada.

Hay una alta probabilidad de que los seguidores de los Hawks, que han crecido desilusionados con el juego de Smith en los casi nueve años que ha jugado ante una multitud ciudad natal, puedan ver como él se va a otro lugar. Dependerá de si Danny Ferry, el gerente general de los Hawks, ordena la casa a través de la confusión y encuentra las mejores promociones (con la mayoría de los activos - jugadores, selecciones del draft, etc – o de lo que puedan llegar a obtener a cambio de su mejor jugador).

Y todo indica que eso es exactamente lo que va a hacer antes de las 3 de la tarde del jueves.