El estelar Linsanity se traga a Hardem

En su primera temporada como titular y en su role de líder y de caballo tirando de la carreta, James Harden esperaba poder alcanzar a nombres más destacados como Kobe Bryant y Chris Paul y disputar el puesto de titular en el equipo de la Conferencia Oeste en el Partido de las Estrellas de la NBA en el 2013.

¿Pero quién pensaría que al cuarto mejor anotador de la liga lo estuviera superando su compañero de Houston Jeremy Lin por más de 200.000 votos?

Son esos votos del público, obviamente.

Para algunos, esa es la esencia misma de lo malo que es dejar la votación del Partido de las Estrellas abierta a todo el que tenga una computadora, teléfono inteligente, cuenta de Facebook o Twitter. La Linsanity, si se quiere.

Sin embargo, es también testimonio del crecimiento la base de fans de la NBA en todo el mundo. Es la continuación del denominado Efecto Yao Ming, el cual se afianzó la década pasada, cuando el pívot de los Rockets de 2,28 metros de altura se convirtió en el orgullo nacional de China y encadenó siete nominaciones consecutivas al Partido de las Estrellas, superando en votación a Shaquille O'Neal, quien vivía su mejor momento.

No obstante, Lin, nacido en los Estados Unidos, es tan americano como el pastel de manzana, pero sus lazos familiares en Taipei y China están causando un efecto similar de las urnas.

La última muestra de votación nos deja ver que Bryant (977.444 votos) le tomó una ligera ventaja a LeBron James (970.314) en la carrera general entre las súper estrellas que seguramente se definirá en el último segundo.

Sin embargo, dependiendo de cuántos votos aún estén por venir desde el extranjero, no es descabellado que Lin (496.133 votos) pueda alcanzar a Paul (542.564), de los Clippers, mientras que sigue dejando lejos a su compañero Harden (283.691).

Para comparar:

Harden está promediando 25,8 puntos por partido. Ha anotado más de 25 puntos 15 veces en 28 juegos y 30 o más en nueve ocasiones.

Lin está promediando 11,9 puntos por partido, acierta apenas el 28,6 por ciento de sus triples y ha encestado la mitad de los tiros que hace en un partido solamente nueve veces en toda a campaña.

Pueden llamarlo el Debate Anual del Partido de las Estrellas. Pueden llamarlo Linsanity.

O simplemente pueden relajarse y esperar a que los entrenadores seleccionen a Harden y hagan las cosas bien.