El contragolpe: La edición previa a las finales de la NBA

Sentado en las afueras de un restaurante en Nashville, Tennessee. A comienzos de octubre, llegó la discusión entre un par de amigos y hablamos si Miami Heat podría o no ganar el campeonato en la primera temporada del Gran Trío. Mi primo, Adam, dijo sin dudar que él creía que sí. Kevin, mi amigo, estuvo en total desacuerdo y afirmó que sería un equipo más junto con otros 29 que hay en la liga.

Y ambos todavía tienen derechos para alardear.

Ningún otro jugador en la nómina de Miami distinto a James, Bosh y Wade promedia más de siete puntos.
NBAE/Getty Images
Acá estamos, ocho meses más tarde en las finales de la NBA que disputan los Heat y los Dallas Mavericks. Es un enfrentamiento en el que chocarán el talento de unas súper estrellas jóvenes frente al talento de unas súper estrellas veteranas. Pero no crean que por tener un grupo lleno de juventud las cosas irán en contra de los Mavs. Ellos derrotaron con comodidad a Oklahoma City, uno de los equipos más jóvenes y talentoso de la liga, en cinco juegos.

No sorprende que los Heat estén a tres triunfos de ganar el título. Cuando LeBron James y Chris Bosh se unieron a Dwyane Wade en South Beach, la meta era ganar y hacerlo rápidamente. Para que este éxito s de así de rápido, el modelo lleno de estrellas que hizo este equipo ciertamente estará en las mentes de los futuros agentes libres.

Ningún otro jugador en la nómina de Miami distinto a James, Bosh y Wade promedia más de siete puntos. Los 5,1 rebotes que promedia Joel Anthony en los playoffs se acercan al premio del trío que es de 8,3. Esta falta de profundidad es donde los Heat han mostrado más vulnerabilidad esta campaña.

Dallas tiene una buena opción para derrotar a los Heat. Luego de ver la manera en la que vencieron a Los Ángeles Lakers y a los Thunder han demostrado que tienen como vencer a un equipo más en esta postemporada.

Nadie ha jugado un mejor baloncesto que Dirk Nowitzki. El jugador además de 2,13 metros está promediando 28,4 puntos y 7,5 rebotes en 38,9 minutos de acción. Este hombre casi no deja el campo de juego, lo cual le da mejores oportunidades a Dallas. Cada vez que un pívot es ubicado en el puesto de delantero de poder, uno crea una disparidad. Bosh tendrá sus manos llenas en la defensa.

Ese no es el único enfrentamiento en el que los Mavericks tienen ventaja, al menos en mi opinión. Acá está mi análisis sobre las alineaciones titulares y el banco de suplentes de estos equipos:

Guardias armadores: Jason Kidd vs. Mike Bibby
Ventaja: Mavericks

Guardias lanzadores: DeShawn Stevenson vs. Dwyane Wade
Ventaja: Heat

Delanteros pequeños: LeBron James vs. Shawn Marion
Ventaja: Heat

Delanteros de poder: Dirk Nowitzki vs. Chris Bosh
Ventaja: Mavericks

Pívots: Tyson Chandler vs. Joel Anthony
Ventaja: Mavericks

Banca de suplentes: JJ Barea, Peja Stojakovic, Jason Terry vs. James Jones, Mario Chalmers, Udonis Haslem
Ventaja: Mavericks

Kidd, Terry y Nowitzki – también James – han estado en las finales, aunque ninguno ha conseguido el anillo. Si tenemos en cuenta su edad, no habrá muchas opciones más para los primeros. Por eso para ellos esta es una oportunidad de ahora o nunca. Entre tanto, los Heat están en el inicio de una etapa que puede ser muy divertida.

Predicción: Los Mavericks ganarán en seis partidos