El arte de entrenar

Durante la temporada 2010-11 de los Lakers, Phil Jackson ha sostenido que esta será su última campaña y sus jugadores lo están tratando de despedir con lo que sería una ridícula cifra, pues podría ganar tres títulos consecutivos por cuarta ocasión, razón por la que han elevado su nivel y han ganado 10 de sus últimos 11 partidos tras el descanso del Fin de Semana de las Estrellas.

Jackson afirmó que, aunque los Lakers anotan cerca de 50 tiros de campo por partido y el Real Madrid dos o tres goles, existen otras similitudes, tanto técnicas como filosóficas.
NBAE/Getty Images
Del otro lado del Atlántico, los principios para entrenar de Jackson los aplica un técnico de fútbol llamado José Mourinho.

El portugués de 48 años, que actualmente dirige al conjunto español Real Madrid, ha llevado a tres clubes diferentes a lo más alto de las ligas de Portugal (F.C. Porto), Italia (Inter de Milán) e Inglaterra (Chelsea), lugares donde suma 14 títulos, incluyendo la versión del Mundial pero de equipos, la Liga de Campeones, en dos ocasiones.

Grant Wahl, de Sports Illustrated, hizo recientemente un perfil de Mourinho (“Qué es lo Más Especial Acerca de de José Mourinho) para la revista, y allí aprendimos la conexión que tiene con Jackson.

Mientras Mourinho ha subido a la cumbre, él ha expandido sus horizontes analizando los estilos de manejo de personal de Microsoft y Apple, leyendo la autobiografía de Colin Powell, los libros de Phil Jackson y estudiando la publicación “La Pirámide de Éxito” de John Wooden.

Tuvimos la oportunidad de preguntarle a Jackson si le era familiar el nombre de Mourinho (sí), teniendo en cuenta que el portugués le había dicho a Wahl que tenía sus libros y, además, le dije a Jackson si podía ver ciertas cosas paralelas entre ser entrenador en ambos deportes.

“Es un gran cumplido, lo tomo como eso”, respondió Jackson. “Creo que le fútbol es un deporte que se asemeja al baloncesto por el hecho de que casi siempre estás corriendo y formando triángulos. Es un grupo más grande de personas, pero es similar a lo que hacemos en muchas formas porque se necesita mucho la química que haya en el equipo, es un juego fluido como el baloncesto”.

Jackson afirmó que, aunque los Lakers anotan cerca de 50 tiros de campo por partido y el Real Madrid dos o tres goles, existen otras similitudes, tanto técnicas como filosóficas.

“El aspecto de buscar buenos disparos y buenas oportunidades, el de preparar y desarrollar las estrategias defensivas mientras se hacen uno o dos pases demás (son parecidas)”, dijo. “Hacer que los muchachos se comprometan con sus compañeros de equipo y con un propósito conjunto que se tenga con lo que se esté haciendo dentro de la cancha también es similar”.

Estas últimas cosas son los principios centrales de la carrera más exitosa de un entrenador en la historia de la NBA.

“Lo que hace distinto a Phil es que le enseña a sus equipos como resolver los problemas”, destacó Kobe Bryant, la estrella de los Lakers, durante el verano pasado. “Eso es lo más importante, porque hizo podamos hacer los ajustes mientras que van pasando las cosas. Como resultado de eso, uno lo ve a él sentando y nosotros somos los que hablamos casi siempre, porque nos ha enseñado a resolver las cosas por nosotros mismos”.

Jackson mencionó la palabra “fluido” mientras describía al fútbol, reconociendo que el entrenador puede hacer muy poco comparado a otros deportes una vez comienza el partido. Eso hace que los más importante sea que crear un sistema en el que crean los jugadores, al igual que el aspecto de motivación, donde Wahl afirma que Mourinho es sobresaliente.

Si le preguntan a la gente que hace único a Mourinho, una de las respuestas más comunes es: Casi todos sus jugadores lo adoran. Didier Drogba, el gran goleador del Chelsea, dijo que se sentía “un huérfano” tras la salida de Mourinho de Londres en el 2007. “Es un gran tipo”, afirmó Drogba. “Uno puede ver lo cercanos que son los jugadores con él. Tiene una fórmula para meterse en la mente de los jugadores como entrenador—y como persona, es el tipo de hombre que está dispuesto a entregarte toda su confianza porque espera que seas igual con él.

“Meterse en la mente de los jugadores como entrenador” e inspirar “confianza” son cosas que hemos escuchado hace mucho rato de los jugadores que han sido dirigidos por Jackson.

“Tiene un truco para que los jugadores se junten”, dijo Bryant. “No es un entrenador hablador. Creo que (ciertos técnicos) pierden atención porque siempre tratan engrandecer a sus jugadores. Él se enfoca en la ejecución, en la ofensiva triangular y en enviar un mensaje constante todos los días”.

El guardia armador suplente de los Lakers, Steve Blake, ha jugado 68 partidos bajo la dirección técnica de Jackson y dijo que ha estado involucrado con el equipo desde su llegada.

“Ha sido increíble”, reveló. “Podemos ganar un gran partido o perder jugando muy mal y aun así, él es, como ‘Vamos a ver lo que podemos hacer el día siguiente’. La mayoría de los entrenadores gritarían o regañarían a sus hombres tras una derrota, o saltarían de le felicidad tras una gran victoria…

“Me agrada lo constante que es, como nos sigue haciendo mejores en la cancha en defensa y en ataque. Nos da muchas enseñanzas, nos hace ver muchos videos y corregir lo que hacemos. Disfruto mucho de esa constancia y de las enseñanzas que nos brinda todos los días”.

“La personalidad de nuestro equipo se ha hecho mediante este proceso, con sus filosofías”, concluyó Bryant.

Quizás Jackson encienda su televisor tras la práctica de los Lakers el miércoles y vea como Mourinho ha impartido su filosofía cuando Real Madrid enfrente al Lyon francés en los octavos de final de la Liga de Campeones.