Dwyane Wade, una vez más

Por: Brian Martin
Los protagonistas quizás han cambiado desde que los Miami Heat y los Dallas Mavericks disputaron las finales de la NBA en el 2006, pero hay alguien que sigue siendo igual – Dwyane Wade.

Y una vez más Wade hizo una actuación magistral para liderar un nuevo triunfo de los Heat.

Han pasado cinco años desde que ese enfrentamiento decidió el título de la NBA y solamente cuatro jugadores – Wade y Udonis Haslem, en Miami, y Dirk Nowitzki y Jason Terry, en los Mavs – siguen desde aquella serie que le dio el primer campeonato a los Heat. Pero apenas comenzó la segunda mitad del partido de ayer, Wade hizo una seguidilla de grandes jugadas para liderar la remontada de los Heat, que perdían por ocho puntos en el tercer cuarto y que terminaron ganando por ocho al final.

Wade tuvo por momentos destellos de lo que fueron las finales del 2006.
NBAE/Getty Images
Wade finalizó el choque con 22 puntos, cifra solamente superada por su compañero de equipo LeBron James (hizo 24 puntos y acertó 4 de sus 5 triples) y por Dirk Nowitzki (27), la estrella de los Mavs, en cuanto a puntos anotados. Pero hubo muy pocas dudas de que le jugador del partido fue Wade.

Tras sacudirse de un mal comienzo – Wade marcó solamente 3 de sus 10 disparos en la primera mitad – la estrella de los Heat encontró su toque tras el descanso.

Después de que los Mavericks marcaran los primero siete puntos del tercer cuarto para tomar una ventaja de ocho puntos, Wade paró esa racha con un explosivo ataque al aro, seguido de otra penetración tras un pase de James y un robo de Mike Bibby. En menos de 30 segundos, Wade había detenido esa mala racha y tranquilizado al público.

“No pensé en nada en lo que pasó (en el 2006)”, dijo Wade tras el partido. “Salí muy agresivo en el tercer cuarto antes de tomar mi descanso e ir al banquillo. Y quería seguir de esa manera cuando entré nuevamente a la cancha en el último período.

Tras un espectacular triple de LeBron James en el último segundo para cerrar el tercer cuarto, los Heat llegaron con una ventaja de cuatro puntos al período final.

Al comienzo del mimo los Mavericks acortaron a dos la ventaja de los Heat y forzaron una violación al reloj de posesión antes de que Wade reingresara al partido. Al entrar Wade le dio un pase a Haslem para que acertara un lanzamiento y encestó otro disparo para elevar la diferencia a seis puntos. Fue una de las muchas veces que Wade ayudó a detener una potencial racha de los Mavericks.

“Es un jugador muy explosivo, hace pequeños desastres todo el tiempo”, afirmó Chris Bosh, delantero de los Heat. “Uno siempre está esperando eso de él en todos los partidos. Y cuando sucede, uno dice bueno, acá llegó.”

Por ende, cuando faltaban apenas tres minutos para terminar el partido, Wade dio la estocada final con dos jugadas típicas de él. La primera fue en la defensiva con un tapón a un disparo de Shawn Marion y que terminó con el balón en las manos de Miami.

En la siguiente posesión ofensiva, Wade tomó el balón en la parte alta de la llave, dribló a la derecha, luego a la izquierda y retrocedió ante Jason Kidd para encestar un triple. Mientras el balón entraba a la red, los Mavs pedían un tiempo fuera y el público del American Airlines Arena explotó.

“Cuando D-Wade tiene el balón, lo dribla, lanza un triple y entra en su ritmo, una vez que esos tiros empiezan entrar, yo sabía 1ue se estaba sintiendo muy bien”, dijo James. “Somo jugadores que dependemos de nuestro ritmo. Cuando entramos en buen ritmo, nos sentimos bien, sentimos que todos os tiros que tomamos van a entrar”.

Aunque fueron secuencias como esas las que nos recordaron momentos de Wade en las finales del 2006, hay algunas contrastes que debemos tener en cuenta. En el 2006 cuando Wade anotó más de 20 puntos, los Heat perdieron. Ahora que tiene a James y Bosh a su lado, no debe ganar los partidos por sí mismo.

“Esa fue una de las ideas de jugar juntos en el mismo equipo”, dijo Wade. “Que una sola persona no tuviera que echarse al hombro esa gran carga”.

Eso no quiere decir que sus compañeros de equipo quieran que él se relaje. Fue James quien trató de convencer a Wade para que viera el video de las finales del 2006 antes del inicio de esta serie para que se acordara de todo lo que hizo.

“Creo que lo que él buscaba era que me viera y observara lo agresivo que era y la mentalidad que tenía”, dijo Wade. “Y en realidad no quería eso, pero sí vi el último cuarto del tercer partido de las finales del 2006 por televisión. Y pude ver que no pensaba mucho y actuaba bastante.

“Sabía lo que él buscaba. Sabía lo que me quería decir. Y me ayudó bastante”.