Dallas y Miami llegaron a las finales y ambos tienen algo por demostrar

En un juego que muchas veces es descrito como poesía en movimiento, entonces este enfrentamiento solamente puede ser llamado justicia poética. Miami vs. Dallas: La Revancha. Los Mavs habían tratado de regresar a las finales desde que dejaron escapar el trofeo Larry O'Brien cuando tenían una ventaja de 2-0 en la serie y de 13 puntos a falta de cinco minutos de juego en el tercer partido sobre los Heat en el 2006. Dirk Nowitzki y Jason Terry son los únicos que vivieron ese trago amargo y que siguen en el equipo.

Miami no le ha ganado a Dallas desde el sexto partido de las finales en el 2006.
NBAE/Getty Images
Los Heat hacen su primera aparición en las finales en cinco años con una nómina completamente renovada, siendo Dwyane Wade y Udonis Haslem los únicos que se mantienen en el club desde el 2006. Ahora, claro, únicamente se habla del Gran Trío de Wade, LeBron James y Chris Bosh, de las celebridades, de llevar sus talentos a South Beach, de vivir con las extravagantes expectativas que les han impuesto tras esa celebración prematura que hicieron el verano pasado.

Cinco preguntas rápidas

1. ¿Ha cambiado Dirk Nowitzki?
Sí. Es más viejo, más fuerte e igual de letal.

2. ¿Ha cambiado Dwyane Wade?
No. Pero no tendrá que ganar el título por sí mismo esta vez.

3. ¿Quién defenderá a LeBron James?
Shawn Marion, Deshawn Stevenson y cualquiera que esté cerca.

4. ¿Quién es el jugador de reparto clave para los Mavs?
Jason Kidd. El guardia armador de de 38 años está tomando agua de la Fuente de la Juventud.

5. ¿Cuántos partidos han perdido los Mavs ante Miami desde las finales del 2006?
Ninguno. Tiene marca de 10-0 desde que vieron como los Heat alzaban el trofeo O'Brien en su estadio.

Cuando los Mavs tengan el balón…

Aunque Dirk Nowitzki ha sido el mejor jugador en los playoffs del 2011 y la primera opción ofensiva en la cancha, los Mavs son el mejor equipo de la liga moviendo el balón y encontrando al hombre abierto para lanzar en la ofensiva. Jason Kidd, Jason Terry, Shawn Marion, Peja Stojakovic y J.J. Barea, todos ellos son buenos lanzadores de triples que pueden hacer pagar a las defensivas que le hagan doble marca a Dirk. Ellos tratarán de correr en cada oportunidad que tengan, pero es su juego en la media cancha donde puede maniobrar como cirujanos.

Luego empezar con una defensa personal sobre Dirk, los Heat, como cualquier otro equipo en la liga, eventualmente estarán forzados a tener dos o tres hombres para evitar que la bola le llegue a Nowitzki. El desafío más grande será cuando Dirk vaya sobre la línea de fondo o en el poste bajo para maniobrar con su gran variedad de movimientos y deban recuperarse a tiempo para ponerle las manos su mano en la cara o poder defender a los letales lanzadores de Dallas. Como suele suceder, Miami intentará saltar sobre las líneas de pase, crear robos y cambiar su defensiva por ofensiva velozmente.

Cuando los Heat tengan el balón…

Claro, acá todo es alrededor del Gran Trío. Les gusta correr, correr y correr para sacar ventaja de su velocidad y gran estado atlético en la cancha abierta y de esa manera evitar la ofensiva en media cancha. ¿Quién de ellos pueden echarse a cuestas la ofensiva cada noche -- Wade, James o Bosh? Todos han demostrado ser capaces de ser el hombre principal durante los playoffs y de cambiar de roles en momento diferentes durante el trascurso de un partido o de una serie.

El desafío de los Mavs será mucho más duro que en las finales de la Conferencia Oeste contra Oklahoma City, donde ellos podían enfocarse en Kevin Durant, detenerlo y destruir su ofensiva. Y eso no siempre funcionó. Ellos tendrán que enfrentar a las estrellas de los Heat más de frente. Tendrán que regresar rápido en la transición defensiva para que Miami no pueda tomar ventaja del gran talento que tienen en la cancha abierta. Dallas también tendrá que mejorar en los rebotes defensivos y ofensivos. Eso casi les cuesta algunos partidos contra Oklahoma City y uno no puede darle demasiadas segundas oportunidades a Wade, James y Bosh.

En los momentos clave

Aunque los Mavs tienen muchos lanzadores capaces y con confianza, cuando el reloj esté descontando en los minutos finales y el partido esté por definirse, todos buscarán darle el balón a Nowitzki. Él puede anotar desde el interior o el exterior con un rango casi ilimitado, además de ser uno de los mejores lanzadores de tiros libres en momentos clave en la liga.

Claro, el hecho de haber unido al Gran Trío y todo sus talentos en Miami era para darle a los Heat un trío de opciones en la parte final del juego y ese plan ha funcionado bien en los playoffs. James, Wade o Bosh – elijan su veneno.

Posibles sorpresas

Los Mavs tienen una nómina más profunda y con potenciales jugadores sorpresivos. Cualquiera desde Terry, Marion, Stojakovic y Barea son capaces de explotar y tener una gran noche desde el perímetro y el pequeño y escurridizo J.J. también puede encontrar la zona pintada y atacar el aro. Sería un gran bono si Tyson Chandler pudiera estar sin problemas de faltas y lograra defender los continuos ataques de Miami al aro. El entrenador Rick Carlisle es meticuloso en sus planteamientos y muy intenso al momento de tener listo su equipo listo para ejecutar en cualquier situación.

Los Heat habían estado esperando toda la temporada para que sus jugadores secundarios aparecieran y sacaran provecho de la atención en defensa que le dan al Gran Trío. Eso casi nunca sucedió. Pero ahora el regreso de Udonis Haslem le dio un gran impulso a línea delantera y bajo los tableros. Le da a los Heat y ala entrenador Erik Spoelstra otro cuerpo grande para lanzarle a Nowitzki. Lo hizo maravillosamente en el 2006.

Predicción

Los Mavs han esperado cinco años para llegar a las finales. Tengan cuidado con lo que desean. Los Heat ganarán en seis partidos.