¿Cuál es el jugador más importante de Miami? Es Bosh

LeBron James se pasó la mayor parte de los últimos cuatro días en los titulares de las noticias por “tirarse”, según afirmó el entrenador de los Chicago Bulls, Tom Thibodeau . Las curiosas opciones de vestir de Dwyane Wayne han sido más interesantes que lo que ha estado contribuyendo en la cancha ahora mismo, debido a esa contusión ósea persistente en su rodilla derecha que ha hecho que su producción baje.

Y luego está Chris Bosh, el hombre que según insiste el entrenador de los Miami Heat, Erik Spoelstra, ha sido el jugador más importante de su equipo desde hace un buen tiempo. Y sí, Spoelstra tiene razón. Puede que Bosh no sea la misma estrella independiente que jugaba en Toronto, pero se ha convertido en el Factor X de los Heat. Su actuación noche tras noche a menudo lleva a su equipo a lo más alto y permite que los Heat “puedan emplear su estilo de juego”, tal y como lo explicó anteriormente el técnico del equipo en esta postemporada cuando estaba tratando de describir el papel de Bosh en Miami.

LeBron es una máquina que da le da a los Heat en los playoffs todo lo que se espera de un jugador que ha ganado cuatro veces el premio MVP. Y nadie está sugiriendo que Bosh sea un rival de LeBron como Jugador Más Valioso de los Heat. Pero la presencia constante de Bosh en su posición es lo que abre las puertas para el juego de los Heat, quienes deben abrir la cancha y atacar para mostrar su mejor nivel. Bosh ha hecho que el alero de los Bulls Carlos Boozer sea el hombre invisible en una batalla que es tan unilateral como la ventaja de 3-1 en la serie a favor de los Heat.

Bosh tuvo problemas en el partido que dio inicio a la serie, terminando con sólo nueve puntos y seis rebotes en un choque donde los Bulls lograron una sorprendente victoria en el American Airlines Arena. Desde entonces, él ha dominado a los Bulls de forma rutinaria. Logró 13 puntos, cinco rebotes y tres asistencias en el contundente triunfo del Juego 2, que ganaron por 20 puntos de ventaja. Además, logró, 19 rebotes, cuatro asistencias y dos bloqueos en el duro Juego 3 disputado en el United Center y sumó otros 14 puntos, seis rebotes y cuatro bloqueos en el Juego 4, que también ganaron cómodamente.

Sin embargo, aún más impresionante que sus números, ha sido la presencia de Bosh y la forma en la que él ha puesto en problemas a los Bulls. Wade ha sido una sombra de sí mismo en esta serie, lo cual proporcionaría una oportunidad para los equipos lo suficientemente buenos que todavía están participando en los playoffs. Pero no cuando Bosh juega de la forma en la que lo ha hecho en esta serie.

Wade ha sido un guerrero y debe ser alabado por los ajustes (en su ego y en su juego) que ha hecho para dar cabida a James y Bosh desde que se le unieron en Miami. Pero en esta etapa de su carrera, uno podría argumentar que Bosh es más importante para los resultados de los Heat que el aclamado Wade. Los Heat no podrían avanzar más allá de los Bulls sin Bosh jugando a un alto nivel y brindándole apoyo a LeBron.

Y está claro que una sola estrella no puede llevar por sí solo a su equipo a ganar un campeonato en el corto plazo. Pueden preguntarle a LeBron, quien sufrió eso en Cleveland, o mejor aún, a Kevin Durant.

Todo eso me hace volver a ese pequeño revuelo que creó Bosh a principios de esta temporada, cuando dijo en Fox Sports Florida que ya tenía su lugar fijo para el Salón de la Fama.

“Sí, claro, por supuesto. He sido un jugador que se ganó su cupo al Salón de la Fama desde hace como cuatro años”, dijo. “Y lo digo muy en serio. Ya había hablado de esto antes con mis amigos”.

Yo también he hablado con algunos de mis amigos, y, a decir verdad, no están de acuerdo con Bosh. A ellos todavía les cuesta verlo como un verdadero jugador del Salón de la Fama. Pero creo que me he unido a lo que dice Bosh en las últimas dos temporadas. Recuerdo que los Heat tabalearon el año pasado cuando él se lesionó en los playoffs y también el impulso que le dieron junto a Wade cuando llegaron sanos y ayudaron a que los los Heat vencieran en Las Finales a los Thunder de Oklahoma City.

El Salón de la Fama no es una idea nada descabellada para un jugador con las credenciales de Bosh: Promedios de 20 puntos y nueve rebotes, ocho nominaciones al Partido de las Estrellas (y contando) y quién sabe con cuántos anillos de campeonato terminará durante este trayecto con los Heat.