Con tres de las primeras 34 selecciones, los Wizards tiene mucha flexibilidad

¿Qué es lo que más necesita un equipo con varios jugadores que prometen? ¿Más de lo mismo? ¿O más ayuda inmediata?

Los Wizards están en una buena posición para tomar ventaja de varios jugadores europeos que estarán ubicados al comienzo del Draft como el lituano Jonas Valaciunas.
NBAE/Getty Images
Ese es el dilema que enfrentan los Wizards, quienes son más flexibles que un gimnasta olímpico. Ellos pueden utilizar la sexta selección para sumara gente al núcleo o usarlo como carnada para traer a un jugador con mayor experiencia. De cualquier manera, los Wizards, aunque no están en la situación de no tener como perder que vivieron el verano pasado cuando tenían la primera selección del draft, pueden reforzar la nómina si toman la decisión adecuada.

Tienen a John Wall, Nick Young, JaVale McGee, Andray Blatche y Jordan Crawford, cinco jugadores que apenas están despuntando. El de mayor edad es Young con 26 años y apenas está comenzando a explotar su potencial. Todos ellos cometieron errores y crecieron unidos la temporada pasada, cuando los Wizards ganaron apenas 23 encuentros y sufrieron de los típicos problemas que vive un grupo joven (mala defensa, no poder rematar bien los partidos, etcétera). Sin embargo, si les dan tiempo para madurar todo puede ser posible.

Los Wizards están en una buena posición para tomar ventaja de varios jugadores europeos que estarán ubicados al comienzo del Draft. Todos son hombres grandes hábiles y con experiencia que solamente necesitan comenzar a jugar partidos de la NBA. Porque los Wizards están en la etapa inicial de su desarrollo – lo cual significa que no están dispuestos a buscar el título en el Este – ellos pueden permitirse la opción de jugársela con un internacional y darle una cómoda curva de aprendizaje por una o dos temporadas más.

Por lo tanto, Washington no sería un mal lugar para Jonas Valanciunas, un lituano de 2,10 metros de altura. O para Jan Vesely, un checo de 2,10 metros, o, si se puede, a Enes Kanter, quien es muy bueno bajo el aro.

O quizás el refuerzo perfecto sería Rashard Lewis, si tuviera siete años menos y fuera varios millones más barato. Un delantero pequeño sólido que eventualmente pueda reemplazar a Lewis, quien está bajando su nivel y ocupando mucho espacio del tope salarial en este momento, también le daría a los Wizards un golpe en la dirección adecuada. Así las cinco posiciones estarían ocupadas por jugadores que solamente podrían mejorar en un futuro.

Con tres selecciones de las primeras 34, el gerente general de los Wizards, Ernie Grunfeld, está operando desde un punto fuerte en un draft que es considerado débil por muchos. Podría intercambiar su sexta selección y aún así escoger a un jugador la primera ronda, o mantener dicha selección y escoger a un jugador completo y negociar la elección 18. O simplemente utilizar todas sus selecciones y seguir almacenando talento joven, o "activos" para hacer intercambios más adelante una vez que el nuevo acuerdo laboral se haya establecido.

En definitiva: este equipo claramente se dirige a una dirección diferente a la de hace unos años, antes de que Gilbert Arenas llevara sus armas al vestuario. En ese entonces, los Wizards querían ganar de inmediato. Por estos días lo principal es desarrollar el talento juvenil y mantener un amigable tope salarial hasta que el equipo esté listo para hacer una buena campaña en los playoffs.

"Cuando decidimos una reconstrucción", dijo Grunfeld, "escogimos hacerla mediante el Draft y así darnos a nosotros mismos una flexibilidad salarial".

Grunfeld realizó intercambios infravalorados la temporada pasada cuando decidió tener un grupo más joven, flexible y calmado. Envió a Kirk Hinrich hacia los Hawks por Crawford, Mike Bibby, la primera selección de los Hawks en primera ronda y Maurice Evans. Para poder salir del equipo y unirse a los Heat, Bibby acordó poner fin a su contrato y sus 6,2 millones de salario salieron de los libros de los Wizards para la próxima campaña. Crawford fue una de las revelaciones del final de la temporada para Washington cuando promedió casi 17 puntos por partido los dos últimos meses. Evans fue un hombre de experiencia en el equipo y la selección en primera ronda (la número 18) puede ayudar muchos el jueves. No fue en mal cambio por Hinrich, quien estaba infeliz y destinado a ser suplente de Wall en un futuro inmediato.

"Jordan hizo un gran trabajo con nosotros", destacó Grunfeld, "al igual que Mo. Con al selección que obtuvimos, eso nos da dos jugadores de primera ronda este año y ya tenemos a cuatro de primera ronda del año pasado en el equipo".

Entonces el grupo joven será más joven. ¿Pero cuándo mejorarán? Allí es cuando hay que tener paciencia. Los seguidores en Washington no parecen tener muchas expectativas por un equipo que puede hacer algunas jugadas espectaculares. Pero, eventualmente, eso no será suficiente a menos de que los Wizards aprendan a jugar en equipo y reduzcan el tipo de errores que derivaron en duras derrotas.

Es un proceso que tomará tiempo. Y los Wizards pueden darse el lujo de cometer un gran error en el draft, o en otra parte de su proceso de reconstrucción por un par de años más.

"Estamos tratando de acumular activos y la mejor manera de hacerlo es mediante el draft", dijo Grunfeld.

Entonces esa será una decisión importante a tener en cuenta el jueves, una que pueda dejar el camino expedito si se hace correctamente. Véanlo de esta manera: Si Wall es el segundo mejor jugador del equipo en unos años, los Wizards estarán en el camino correcto.