Cinco retadores que tendrán los Mavs el próximo año

Será dificil evitar que los Beach Boys regresen a las finales el próximo verano.
NBAE/Getty Images
Mientras los Mavericks se preparan para celebrar en las calles del centro de Dallas, el grupo de retadores para la siguiente temporada también se está alistando para derribar a Dirk Nowitzki y compañía.

Hay lugares por definir, intercambios por hacerse, estrategias por desarrollar e individualidades que deben trabajar para mejorar. Pero incluso mientras los Mavs siguen disfrutando junto al trofeo Larry O'Brien – que seguramente sigue cubierto en champaña – la lista de candidatos al título en el 2012 se está preparando.

Estos son los cinco principales retadores para el próximo año:

1) Miami Heat

Ustedes no pensarán que ellos van a ir a otro lugar, ¿cierto? Ahora que no alcanzaron a montarse al vagón donde estaba el campeonato, los Heat tendrán que llevar ese peso encima de sus hombros. Puede que tengan a tres grandes piezas en LeBron James, Dwyane Wade y Chris Bosh, pero muchas veces se vieron como tres fichas de rompecabezas diferentes. La tarea para el entrenador Erik Spoelstra será la de encontrar unas buenas variantes ofensivas en lugar de confiar solamente en la estrategia de poner presión en la defensiva y armar el contragolpe en la transición. ¿Cambiarán a Bosh por un pívot tradicional? ¿O incluso tienen la noción de pensar en salir de James o Wade? ¿Cómo se verían los Heat si Pat Riley puede convencer al agente libre Tyson Chandler de cambiar de filas en la rivalidad Dallas-Miami? La remodelación podría verse como un cambio extremo. Dicho esto, no hay dudas que las aguas deben ser un poco más tranquilas esta vez porque ya todo el mundo está más familiarizado con ellos. Va ser muy difícil evitar que los Heat regresen a las finales el próximo mes de junio.

2) Chicago Bulls

Regresar a la batalla con el actual MVP, Derrick Rose, con un entrenador como Tom Thibodeau quien sabe como instalar una gran defensiva y con la que fue la mejor marca de la NBA (62-20) no es un mal escenario para comenzar. Pero si los Bulls quieren escalar un lugar más en el escalafón, ellos deben quitarle un poco de carga en la ofensiva a Rose. Sí, ellos pueden hacer eso, pero eso no quiere decir que lo harán. La primera prioridad es un guardia lanzador cuyo rango sea más allá de la línea de tres puntos. Si en verdad los Warriors están pensando en mover a Monta Ellis, él podría ser la mejor opción. Aaron Afflalo, de Denver, es otra buena alternativa y cuya buena defensiva encajaría perfectamente en los Bulls. J.R. Smith tiene el tipo de talento que es intrigante, pero todo lo que conlleva su personalidad es algo que no desean y necesitan los Bulls. También deben mejorar en el medio de la llave. Carlos Boozer no pudo rendir de acuerdo a su gran acuerdo contractual ni en defensa ni en ataque. No obstante lo anterior, ellos son el equipo que puede evitar que el Gran Trío de Miami se adueñe por completo de la Conferencia Este.

3) Oklahoma City Thunder

Olviden todas las críticas acerca de que tomaba demasiados disparos y de que no encajaba bien junto a Kevin Durant. La verdad es que Russell Westbrook no irá a ningún lado. El par de jugadores de 22 años sorprendió a todos al clasificar a las finales de la Conferencia Oeste mucho más delante de lo pensado y cuando muchos decían que no estaban listos para pelear por cosas grandes. La experiencia de estar en medio de la luz pública y de tomar golpes allí terminará siendo algo bueno para ellos, pues Durant aprenderá a ser más agresivo y Westbrook a escoger mejor sus disparos. Nadie pone en duda que los Thunder necesitan a un tercer anotador en la nómina titular. Ese podría ser Serge Ibaka, pero la mejor opción parece ser James Harden. Puede penetrar al aro, encestar el tiro exterior y está aprendiendo a defender mejor. Quizás igual de importante a eso, él también puede jugar minutos en la posición de guardia armador, permitiendo que Westbrook se mueva a lugar "2" en algunos momentos y que así llenen esa necesidad que tiene por anotar. Cuando Harden haga su inevitable movimiento a la alineación titular, OKC tendrá que encontrar a un jugador que anote desde el banquillo. Solamente será cuestión de tiempo antes de que dominen el Oeste.

4) Los Angeles Lakers

La mayoría de gerentes generales y entrenadores en la liga estarían más que felices de dirigir a un grupo con Kobe Bryant, Pau Gasol, Andrew Bynum y Lamar Odom. Eso, claro, si Gasol puede quitarse de encima lo que fuera que lo estuviera molestando en los playoffs, si Bynum pudiera estar saludable, si Odom no fuera alguien al que siempre tuvieran que estar pinchando para que funcione y todo aquello que está amenazando a terminar la carrera de Bryant. Posiblemente se resistan a la tentación de destruir todo y de tomar un nuevo énfasis con la ofensiva de Mike Brown. Sin embargo, parece obvio que finalmente deben reemplazar la lealtad de Derek Fisher por un guardia armador joven que pueda penetrar, anotar y defender. Ellos necesitan velocidad en los costados y en el contragolpe, lo cual significaría que a largo plazo hubiera sido mejor quedarse con Trevor Ariza y no fichar a Ron Artest. Los Lakers hicieron su primera compra peligrosa al contratar a Artest y ganaron un título en el 2010. Pero ahora que su mente parce estar en cualquier lugar menos en la cancha, los últimos tres años de su contrato parecen ser algo más agobiante que astuto. No obstante, el dolor de su eliminación en la segunda ronda, con barrida incluida, a manos de los Mavs, podría volver a encender el fuego, colocar a los Lakers en juego y eso – además de su tamaño y habilidad para anotar – los hace candidatos para ganar nuevamente.

5) San Antonio Spurs

A pesar de la derrota en la primera ronda de los playoffs ante los Grizzlies, hay una gran razón para darle este lugar a los Spurs por encima de Boston. Su nombre es Tiago Splitter. Mientras que los Celtics perdieron mucho de su juego interior con el traspaso de Kendrick Perkins y el retiro de Shaquille O'Neal, lo cual los dejará de manera forzada para depender del veterano Jermaine O'Neal, Splitter le da a San Antonio una esperanza juvenil. El gigante brasileño no cumplió sus expectativas en su temporada de novato de la NBA, pues una lesión en la pretemporada no le dio el tiempo adaptarse al sistema de los Spurs, ni en defensa ni en ataque. Puede ser un buen defensa y anotador en el interior de la pintura. Si Tony Parker está bien y el Gran Trío que forman con Tim Duncan y Manu Ginobili no tiene lo suficiente para hacerlos por sí mismos contendientes al título, él puede ser la opción que necesitan para buscar un cambio. Los Spurs podrían intercambiar a Parker por el delantero pequeño que necesitan, moviendo a George Hill a la alineación titular en el puesto de base armador. Eso si pudieran encontrar a alguien que tomara los 30 millones de dólares que le deben a Richard Jefferson por los próximos tres años. La ventana para hacer otra campaña en busca del título se está cerrando, pero todavía no está sellada.