CINCO JUGADORES QUE DEBEN MEJORAR SU NIVEL

HANG TIME SOUTHWEST – Estamos acercándonos a la cifra de 10 partidos esta temporada, pero eso no quiere decir que es demasiado pronto para pasar por alto algunas tendencias preocupantes que podrían convertirse rápidamente en algo inquietante. He seleccionado a cinco jugadores que han dejado algo que desear en sus primeros choques. Todos son veteranos establecidos que entraron esta temporada viviendo una situación nueva y emocionante y, también, con altas expectativas.

1. Dwight Howard, Houston Rockets

Aunque supuestamente está feliz en Houston, las estadísticas de Howard - 18,2 puntos y 14.9 rebotes por partido - sin duda son números dignos para ser llamado al Partido de las Estrellas. Pero démosle un vistazo más profundo. Está acertando el 53,6 por ciento de sus tiros de campo, una cifra que no veía desde sus dos primeras temporadas en la liga - y cuatro puntos porcentuales menos que la temporada pasada cuando se quejaba en los Lakers de no hacerle llegar el balón en sus puntos clave. Sí, él y los Rockets, que apenas tiene marca de 5-4, se están adaptando, y esto puede tomar tiempo, pero Howard ha lucido extraño en el bloque y está disparando sólo un 37 por ciento en la zona pintada, según las estadísticas de NBA.com. Más desalentador es su promedio de aciertos desde la línea de tiros libres. Dijo que quería acertar entre el 75 y el 80 por ciento - lo cual era ridículo. En su lugar, está encestando la cifra más baja de su carrera: 47,9 por ciento. Los equipos ya están utilizando la táctica de Falta-a-Howard y los Rockets están viendo lo frustrante que es tener un hombre grande que no pueda convertir tiros libres en los momentos decisivos. Han estado horribles tratando de cerrar los juegos. Y la Falta-a-Howard no es sólo una táctica utilizada al final de los partidos. Los Sixers, intencionalmente, le cometieron una falta al final de la primera mitad del partido del miércoles. El antiguo club de Howard, los Lakers, severamente diezmados sin Kobe Bryant , esencialmente ganaron su partido en Houston porque Howard no pudo convertir tiros libres cuando sufrió faltas a propósito.

Hay más. ¿Dónde está la pasión de Howard, el fornido hombre de 265 libras? Su pasividad ante los Lakers era alucinante, y verlo huir de los jugadores de los Lakers que intentan hacerle falta deliberadamente era algo penoso.

2. JaVale McGee, Denver Nuggets

Un inicio de temporada para olvidar se agravó debido a una fractura en su pierna izquierda, la cual dejará a McGee fuera de acción indefinidamente. El lento comienzo puede que no haya sido algo tan sorpresivo para muchos, pero si alguna vez hubo un momento en el que parecía que este jugador de 7 pies iba a explotar, era en esta ocasión. Su nuevo entrenador, Brian Shaw se alejaba del estilo de jugar a un ritmo rápido, como el que tenía George Karl, para utilizar un sistema más tradicional, basado en un juego en el poste bajo. McGee pasó gran parte de la pretemporada trabajando en su juego, decidido a enterrar, al menos en la cancha, su reputación de torpe Antes del inicio de la pretemporada, le dijo lo siguiente a NBA.com: “Todo depende de mí del trabajo que haga y eso es justamente lo que voy a hacer. Así que si trabajo duro y vengo preparado y en forma para el campo de entrenamiento, no hay nada me pueda detener, a excepción del entrenador”.

No pasó mucho tiempo para que Shaw le aplicara los frenos, dándole a McGee incluso menos minutos de juego que Karl. En cinco partidos iniciando como titular, McGee promedió 7,0 puntos y 3,4 rebotes en 15,8 minutos de juego por choque. Acertó el 43,6 por ciento de sus tiros. Denver, que ahora tiene marca de 3-4 después de haber comenzado con registro de 1-4, negoció a Kosta Koufos con Memphis anticipando la subida de nivel de McGee. Para la recuperación de la fractura solamente complica el camino de mejora de McGee. Está en el segundo año de un contrato de $ 44 millones que hasta ahora parece un error muy caro para los Nuggets.

3. Tyreke Evans, New Orleans Pelicans

El nuevo comienzo de Evans, alejado de la disfunción de Sacramento, se supone que era un soplo de aire fresco para el escolta de quinto año. Los Pelicans lo promocionaron en el papel de sexto hombre detrás de Jrue Holiday y Eric Gordon y eso tenía sentido. Evans puede anotar y jugar en contra de otras segundas unidades parecía ser una gran idea. Una lesión en el tobillo le frenó pronto en la pretemporada y su ritmo ha sido lento desde entonces. Evans está promediando sus perores récords personales en puntos (9,0) y en minutos jugados por partido (24,0). Su ejecución ha sido abismal, pues acierta el 36,2 por ciento de sus tiros de campo y el 12,5 por ciento desde la línea de tres puntos. Evans nunca ha sido verdaderamente un tirador de 3 puntos de alto volumen y nunca ha disparado con gran exactitud, pero en realidad, probablemente podría acertar el 12,5 por ciento de su triples con los ojos vendados.

Esto tiene que estar preocupando a los directivos de los Pelicans, pues si el posible intercambio de Gordon, que siempre parece estar vigente, siga siendo una opción más adelante esta temporada. Incluso porcentaje de tiros libres de Evans ha sufrido. Acierta un 76,4 por ciento desde la línea en su carrera, pero ahora está encestando sólo el 66,7 por ciento de sus disparos. El optimismo del equipo que brotó tras una pretemporada exitosa ha caído tras un comienzo con marca de 3-6, incluyendo la desmoralizadora derrota del miércoles ante Utah, que o había ganado un partido previamente.

4. Deron Williams, Brooklyn Nets

Esta es la segunda temporada de Williams como un estelar base titular, del cual el dueño de los Dallas Mavericks, Mark Cuban, dice que es feliz de haber perdido hace dos veranos. Desde que Williams firmó su contrato por cinco años y 98 millones de dólares para quedarse con los Nets, él no ha podido producir al máximo, ya sea por lesiones o por ajustes técnicos. Williams está promediando 11,1 puntos por partido – (su menor promedio desde su temporada de novato) y 7,4 asistencias por partido. Él es el mariscal de campo de un equipo construido para competir inmediatamente por el título, con estrellas ( Joe Johnson ) y jugadores del Salón de la Fama (Paul Pierce y Kevin Garnett ), jugadores de gran talento pero muy veteranos, a excepción del pívot Brook López , otro jugador estelar. Williams volvió cojeando por un problema de tobillo durante la pretemporada y todavía podría seguir dolido. Un cambio no sucederá de la noche a la mañana, pero el nivel en el que los Nets, que tienen marca de 2-5, han jugado (es decir, perdiendo por 21 ante Sacramento el miércoles) debe ser algo muy preocupante para multimillonario ruso y propietario del equipo, Mikhail Prokhorov, que pagó cerca de 190 millones de dólares en la nómina y el impuesto de lujo esta temporada.

Si alguien sabe cómo conseguir lo mejor de Williams debe ser su entrenador novato y compañero número uno de golf, Jason Kidd. Kidd tiene que encontrar la manera de poner a Williams en su zona de confort, lo cual le permita crear y utilizar su tamaño a su favor, al tiempo que logre involucrar al resto del elenco en el sistema de juego. Tal vez entonces Williams exhiba la confianza y la personalidad de un líder que simplemente no ha mostrado en este momento.

5. Rudy Gay, Toronto Raptors

Partiendo de cero, con la esperanza de llegar a los playoffs que tiene Toronto, Gay todavía no puede desprenderse de su ineficiencia. Sí, está promediando 19,7 puntos por partido y 7,2 rebotes, lo cual parece grandioso. Pero con Gay, tal y como los geeks de estadísticas nos recuerdan, usted tiene que buscar con más profundidad para ver que está promediando 19,7 puntos por partido en los 19,8 intentos de tiros de campo. Se está conectando a un ritmo de 36.5 por ciento. Está acertando el 38,9 por ciento de sus triples, una marca que ha mejorado tras meter 7 de sus 14 intentos en los últimos dos partidos, incluyendo 4 de los 6 triples la noche del miércoles para llegar que los Raptors se pusieran con marca de 4-5 a costa de su ex equipo, los Memphis Grizzlies, que están en mal momento. Pero ya que más que nada lanzaba tiros a media distancia, su porcentaje global es crudo. En una derrota en tiempo extra en Houston, Gay alcanzó un aire de ineficiencia raro cuando terminó con 29 puntos en 37 intentos de tiros al aro (8-de-29) en el interior del arco y 3 de 8 detrás de la línea de tres puntos.

Durante la temporada baja, Gay tuvo una cirugía ocular para corregir un problema de visión muy serio, y, dándose cuenta de que tenía que mejorar sus porcentajes de tiro de campo, se fue a trabajar con su entrenador personal durante varias horas al día en su antiguo gimnasio de la escuela en Baltimore. Como él mismo le contó a NBA.com: “Honestamente, yo tuve dos años malos lanzando el balón y el año pasado fue muy malo, así que tuve que volver a lo básico. No fue tanto lo del ojo, creo que era mi estado de forma física”. Desafortunadamente para Gay, hasta ahora su porcentaje de tiro sólo ha empeorado.