Los Celtics siguen ganando, pero el primer lugar del Este no está asegurado

Los Boston Celtics son los campeones defensores de la Conferencia Este y, a pesar de tener que lidiar con más lesiones que cualquier otro equipo en la liga, siguen en lo más alto de la conferencia con tres juegos de ventaja sobre los Miami Heat, a quienes han vencidos las dos veces que los enfrentaron.

A pesar del dominio de Boston, los playoffs de la Conferencia Este prometen ser más fascinantes que nunca.
NBAE/Getty Images
Todo esto parce una fórmula para que los Celtics lleguen a su tercera final en los últimos cuatro años. Pero todavía es muy temprano para darles ese lugar privilegiado. La situación en la parte alta del Este se está poniendo cada vez más interesante.

Desde sus tempraneros encuentros frente a los Celtics, los Heat han encontrado su ritmo de juego. Gracias a que tienen la mejor defensa en la liga, los Chicago Bulls están a un solo choque de distancia de Miami, aunque solamente han tenido su delantera titular junta en apenas nueve partidos. Luego de una restructuración de su nómina con dos intercambios a mediados de diciembre, los Orlando Magic también son un mejor equipo. Además de lo anterior, los Atlanta Hawks y los New York Knicks están a un solo cambio en sus plantillas de convertirse en serias amenazas para los cuatro primeros.

El partido del lunes entre los Celtics y los Magic fue uno de esos encuentros especiales de la temporada regular que te hacen añorar los playoffs. No fue el tipo de juego que esperábamos – un choque ofensivo donde los equipos se combinarían para anotar 126 puntos por cada 100 posesiones – pero fue bien disputado y se definió en el último segundo, donde finalmente los Celtics se llevaron la victoria por tres puntos gracias a unas detenciones clave en defensa al final del partido.

El triunfo iguala a un triunfo por bando la serie y ciertamente ayuda a los Celtics, ahora con marca de 31-9, en su objetivo de ser tener la ventaja de la localía durante los playoffs. Pero nadie sabe si estos dos equipos se encontrarán en la postemporada y probablemente no saquen muchas conclusiones de este encuentro.

"Es un partido más de los 82 que tenemos", afirmó tras el partido el entrenador de los Celtics, Doc Rivers. "Los playoffs son una cosa diferente. Los muchachos tienen más tiempo. Están más descansados. Simplemente es diferente.

"Si ellos hubieran ganado, eso no nos quitaría nada de la confianza que tenemos".

Rivers espera tener un equipo más profundo en abril y mayo, cuando Kendrick Perkins regrese a la alineación titular y Delonte West dirija la segunda unidad. Los agentes libres que se unieron a los Celtics (West, Shaquille O'Neal y otros) llegaron para supuestamente darle descanso a sus estrellas en la temporada regular. Pero su nivel los ha convertido en un equipo para meter miedo en los playoffs.

"En el fondo de nuestras cabezas, nos preguntamos cómo nos veremos cuando tengamos a todos nuestros jugadores", afirmó Paul Pierce. "Porque todavía no los hemos podido ver y aún así hemos sido capaces de ganar varios encuentros".

El entrenador de los Magic, Stan Van Gundy, espera tener un mejor conjunto defensivo cuando se aproxime la postemporada. Los Magic tuvieron la mejor defensa de la liga hace dos temporadas y la segunda mejor, por detrás de Charlotte, la campaña pasada. Pero ahora, ellos han tenido problemas para lograr detenciones constantes ante los mejores clubes de la liga.

No obstante, Orlando ha demostrado ser más potente en la ofensiva desde la llegada de Gilbert Arenas, Jason Richardson y Hedo Turkoglu. Los Magic han anotado 109,1 puntos por cada 100 posesiones desde los intercambios, mejorando el 104,8 que promediaban antes de las negociaciones.

"Son mejores ahora", dijo Rivers. "Creo que fue un buen intercambio, porque les dio más talento, en mi opinión. ”Creo que les dio más talento y más creadores de jugadas".

Con cuatro poderosos equipos en la parta alta del Este, los playoffs se podrían definir por los enfrentamientos individuales. Es por eso que Turkoglu quizás sea el jugador más importante de la plantilla de Orlando. Aunque tuvo problemas en Toronto y Phoenix, él encaja muy bien en el sistema de Orlando. Jugando como armador y con sus casi 2,10 metros de estatura, él es un hombre duro de defender para cualquier equipo.

"Siempre he dicho que es uno de los rivales más duros para mí en esa posición por la manera que lanza el balón, por la forma en la que maneja la pelota y las por jugadas que crea", le dijo Paul Pierce al Orlando Sentinel antes de que los dos equipos se enfrentaran en diciembre. "Y no le afecta nada el hecho de medir 2,10 metros, entonces es muy difícil poder defender sus disparos".

Hay una opinión común que dice que a los Celtics les queda bien el poder jugar ante Orlando, porque no tienen que hacerle doble marca personal a Dwight Howard. Eso les permite a todos quedarse en su lugar y defender bien el perímetro, donde los Magic suelen ser letales. Pero incluso tras la derrota del lunes, Orlando es el único conjunto de la liga con un registro ganador – ahora de 14-12 incluyendo la postemporada – frente a los Celtics desde que llegaron Ray Allen y Kevin Garnett.

Como los Magic aún se están ajustando a su nueva nómina, quizás no podremos saber lo buenos que son sino hasta el final de la temporada. En la mañana de lunes, a Van Gundy le preguntaron si su equipo estaba entre el lote los mejores del Este, y él no estaba listo para decir que sus dirigidos merecen esa distinción.

"Boston tiene apenas nueve derrotas", dijo. "Nosotros tenemos 15. Ese no puede ser el mismo lote. Boston, de alguna manera, se ha separado de los demás. Y los Heat se habían destacado por encima del resto hasta que [LeBron] James se lesionó. Y luego están los otros cuatro equipos metidos en el otro lote. Para ser sincero, hay dos lotes",

Falta mucho tiempo para que esos dos lotes se conviertan en uno solo. A pesar del dominio de Boston, los playoffs de la Conferencia Este prometen ser más fascinantes que nunca.