Con una gigantesca negociación, los Nets buscan ser relevantes nuevamente

El intercambio de varios jugadores que está en plena discusión entre los Denver Nuggets, los New Jersey Nets y los Detroit Pistons – posiblemente la transacción más grande en la historia de la NBA – hará temblar a toda la liga. Y ningún lugar tendrá un mayor impacto que en Brooklyn, N.Y.

Posiblemente Melo sea protagonista de la transacción más grande de la historia de la NBA.
NBAE/Getty Images
Allí es a donde irán los Nets en poco menos de dos años, con una estrella que puedan colocar en medio del Barclays Center para que las estrategias de mercadeo funcionen si es que finalmente se concretan los intercambios. Tampoco hará daño que la estrella tenga raíces de Brooklyn.

Como están ahora, a los Nets les falta mucho más que una estrella. Tienen marca de 10-27. Están el puesto 28 de la liga en la parte ofensiva y en lugar 18 en defensa. Y acaban de perder contra los Wizards y los Bucks por un total combinado de 43 puntos.

Sumar a Carmelo Anthony, Chauncey Billups y Richard Hamilton le significaría a los Nets mejorar en tres posiciones dentro de la cancha. Con solo seis equipos que parecen tener claro su lugar en los playoffs en la Conferencia Este, los Nets podrían entrar en una seria disputa por la séptima u octava siembra, justo como lo hicieron cuando contrataron a Vince Carter en diciembre del 2004.

Ese sería un gran paso en la dirección correcta para un equipo que perdió 70 partidos la temporada pasada. Pero con este intercambio no buscan llegar a los playoffs esta campaña – se trata de construir algo más grande para las siguientes cuatro temporadas.

Anthony le da a los Nets un anotador que lleve el peso de la ofensiva, justo como lo está haciendo Amar'e Stoudemire al otro lado del río. Pero más que competir con Knicks en la cancha, al fichar a Anthony se busca competir con los Knicks en los periódicos, en la televisión y en la mente y los corazones de la gente de New York.

El intercambio ayudaría de inmediato a los Nets en conceptos de taquilla (actualmente son últimos en asistencia de público), pero esto tampoco se trata de vender boletos para el Prudential Center en Newark. Es más bien sobre vender palcos de lujo en el Barclays Center en Brooklyn, estadio que está en pleno proceso de construcción y listo para abrirse al público en el 2012.

Cuando fue contratado por primera vez en julio, Billy King, gerente general de los Nets, tomó nota de los activos que tenía en su bolsillo y describió el trabajo que tendría que hacer para fichar a una estrella. Aunque King y su asistente, Bobby Marks, han trabajado incansablemente para hacer que este intercambio se realice, estas negociaciones tienen las huellas de Mikhail Prokhorov en todas partes.

Prokhorov llegó a la NBA este verano haciendo mucho ruido, hablando maravillas en el programa 60 Minutos y prometiendo campeonatos a los seguidores de los Nets. Se vería un poco tonto si su mejor adquisición en su primer año como dueño del equipo fuera Anthony Morrow, o si los Nets apenas superaran las 12 victorias obtenidas la campaña anterior. Pero con este intercambio, Prokhorov podrá decir que volvió a colocar a los Nets en el mapa nuevamente.

Simplemente, los Nets están tratando de hacer este intercambio para volverse un club relevante de nuevo. Tan importante como sería adherir a Anthony a su nómina es el hecho de no dejarlo sumar a la plantilla de los Knicks.

Devin Harris y Brook López no podrían siquiera competir con Anthony y Stoudemire dentro de la cancha y menos en los titulares de la noticia.

Derrick Favors, que se iría a Denver si el negocio se realiza, es una gran promesa y eventualmente será una pieza clave en un conjunto que necesite a un buen defensa en esa posición. Pero su producción actual contrasta con su potencial y, junto con el futuro trasteo a Brooklyn y las acciones de los Knicks subiendo, los Nets no se pueden dar el lujo de esperar.

¿Están desesperados? Sí. Pero eso no quiere decir que esta no es la decisión que deben tomar en este momento. Cuando tu registro es de 22-97 en el último año y medio, uno debe hacer grandes cambios.

¿Será un verdadero equipo para pelear por el título tras el intercambio? No. Pero no hay certeza de qué tan buenos puedan ser. Billups es mejor que Harris (especialmente cuando se trata de complementar las habilidades de Anthony), pero este negocio también tiene que ver mucho con Chris Paul, quien se convertirá en agente libre en el 2012, cuando el contrató de Billups expire.

Hasta que veamos los detalles del próximo acuerdo laboral, no sabremos lo bien posicionados que estén los Nets para fichar a otro gran agente libre en el 2012. Pero contratar a Anthony abre claramente la puerta para Paul en la era posterior a la ¨Decisión¨ en la NBA.

Los Nets están pagando un alto precio para traer a Anthony hacia New Jersey, pero no tienen otra opción sino buscar a las estrellas.