Ahora viene el más novedoso espectáculo de Blake Griffin

Ya está esquivando golpes, pues sus rivales se vuelven cada vez más físicos para comprobar su fortaleza y serenidad. Cada vez atrae más al público que quiere verlo de cerca en las graderías para poder presenciar su próxima gran exhibición por el aire. Ya se transformó en un fugitivo en la competencia por ser el Novato del Año.

Griffin es el único jugador de la liga en promediar al menos 20 puntos, 12 rebotes y tres asistencias por partido .
NBAE/Getty Images
Entonces ahora tenemos el nuevo enfrentamiento del momento en un ring enrejado: Blake Griffin vs. Blake Griffin.

Acá es cuando las distracciones potenciales se acumulan. Ha estado jugando sin llamar demasiado la atención en los primeros dos meses, debido a que los Clippers tuvieron un mal comienzo de temporada y a que John Wall y DeMarcus Cousins se distinguieron en su comienzo como novatos.

Ahora, siendo el único jugador de la liga en promediar al menos 20 puntos, 12 rebotes y tres asistencias por partido – también con sus grandes clavadas y con los Clippers mejorando en la tabla de posiciones -- Griffin ya ha dado a conocer su nombre.

La nueva amenaza para Griffin, que acumula 19 doble-dobles consecutivos – igualando la racha más larga de este estilo desde la temporada 2001-02 – es que aún no ha sido el verdadero centro de atención. No como lo será en un futuro muy cercano.

Ya algunas personas cercanas a los Clippers están conscientes de esto y quieren bajar la exagerada publicidad que ha causado. ¿Será capaz de manejar lo que se viene, o no estará a la altura por la gran expectativa que han generado la prensa, los seguidores y el nuevo enfoque de las defensas rivales por detenerlo? Si puede lidiar con esas distracciones que estará a punto de enfrentar, su temporada como novato será un éxito atronador. Pero puede perder este momento que ha construido con demandas y problemas fuera de las canchas.

"No soy el que obtengo [lo mejor de él]", afirmó su entrenador, Vinny Del Negro. "Su deseo por hacer bien las cosas, sus ganas de trabajar, de querer ganar y la disposición que tiene son muy buenas. No creo que lo que esté por venir sea un problema".

En las siguientes siete semanas se hablará mucho acerca de la ética de trabajo de Griffin, de su estado atlético y de su potencial como posible delantero de poder aplastante.

El miércoles en la noche, los Clippers harán una aparición poco común en la televisión nacional, en el canal NBA TV frente a los Jazz.

El 20 de enero enfrentarán a los Trail Blazers, choque será televisado en TNT.

El 4 de febrero abrirán una racha de ocho partidos como visitantes, un duro examen para cualquier jugador con o sin experiencia.

El 9 de febrero, los Clippers jugarán en el Madison Square Garden, con una gran cantidad de prensa esperando para verlos.

El 18 de febrero, Griffin estará en su hogar adoptivo, Los Ángeles, para una serie de apariciones en público y entrevistas como parte del Fin de Semana del Partido de las Estrellas que se disputará allí.

El 19 de febrero quizás haga parte de la competencia de clavadas y en el partido entre los novatos contra jugadores de segundo año. La gran incógnita será ver si estará en el enfrentamiento entre los grandes prospectos de la liga, a menos de que los entrenadores de la Conferencia Oeste voten por él como reserva en el Equipo de las Estrellas, lo cual significaría que en el participaría en evento principal que se llevará a cabo en el Staples Center, el Partido de las Estrellas, el 20 de febrero.

De cualquier manera, ese se será un fin de semana muy agotador.

El 22 de febrero, Griffin jugará en Oklahoma City, el lugar donde reside actualmente, por primera vez como profesional.

El aspecto que preocupa a los Clippers es que Griffin se ha mostrado muy estable, maduro y concentrado hasta el momento. Su gran estado atlético quizás lo hagan distinto a otros hombre grandes, pero su pasión por el trabajo lo pueden llevar ser uno de los más grandes en la historia. No es el típico jugador de 21 años en esto del compromiso.

Pero no hay manera de saber qué pasará. No ha vivido éste estilo de vida anteriormente.

"Siento que cuando cosas como estas pasan, en lo personal, hacen que me concentre más y permiten que me de cuenta que tengo que mantenerme en lo más alto y estar listo para lo que venga, aún más cuando un equipo confía en ti", señaló Griffin. "No estoy preocupado acerca de lo que digan los medios y los seguidores. Se trata más de estar preparado para enfrentar a cada equipo y para lo que ellos tengan preparado para mí".

Sin embargo, ahora todo le llegará en una cinta transportadora. La realidad de sus primeros dos meses ha servido como preparación para enfrentarse al hecho de ser un verdadero centro de atención y para ver el nuevo espectáculo que está por comenzar.