Pinten la banca del Este de verde porque hay cuatro hombres de los Celtics que merecen estar allí

En la banca del Este perectamente pueden estar el trio de Boston.
NBAE/Getty Images
Ya conocemos a los 10 jugadores que estarán en la cancha como titulares para la edición 60 del Partidos de las Estrellas en Los Ángeles el próximo 20 de febrero (8 p.m. Hora del Este). Ahora es el momento para ver quienes deben ser los siete suplentes de cada conferencia. Eso es precisamente lo que los entrenadores de la Conferencia Este y Oeste harán en los próximos días, pues sus votos determinarán los 14 jugadores restantes que harán parte del Partido de las Estrellas y que serán anunciados el próximo jueves 3 de febrero.

Los fanáticos no habrían podido hacer un mejor trabajo al seleccionar a Derrick Rose, Dwyane Wade, LeBron James, Amar'e Stoudemire y Dwight Howard como los titulares de la Conferencia Este. Los cinco han sido mencionados como candidatos al premio MVP en algún momento en los últimos meses y no hay mucho que discutir sobre su lugar en esa alineación.

Elegir siete reservas en el Este tampoco debe ser muy difícil, porque no hay demasiados candidatos que los merezcan. Solamente hay seis equipos con marca por encima de la marca de .500 en la conferencia y quizás sólo tres que deban tener a más de un jugador en el estelar encuentro, pero nadie está colocando números impresionantes – como Blake Griffin o Kevin Love en el Oeste o como David Lee la temporada pasada – en los clubes por debajo de la marca de .500.

Sin embargo, como siempre, hay un par de decisiones difíciles por tomar, especialmente porque varios de los mejores jugadores de los mejores equipos se han perdido múltiples partidos por lesión. Para tomar estas duras decisiones, revisamos con profundidad los números, los tradicionales y los poco convencionales.

Sin más que decir, acá están los siete jugadores, incluyendo uno que merece su primer llamado, que deben viajar a L.A. para representar la Conferencia Este...

Guardias

Rajon Rondo, Boston (34-10)
Los números anotadores de Rondo han bajado y ha tenido problemas en defensa. Sigue sin tener un buen tiro a larga distancia y lanza tiros libres peor que Shaq. Aun así no hay que pensar mucho para escogerlo para su segundo Partido de las Estrellas consecutivo entre un grupo sólido de guardias armadores. Rondo se ha perdido 11 partidos, pero aun así tiene más asistencias (426) que cualquiera en la Conferencia Este. Es el hombre que facilita todo y dirige una de los 10 mejores ofensivas de la liga.

Ray Allen, Boston (34-10)
Allen ha jugado nueve Partidos de las Estrellas, es uno de los mejores lanzadores en la historia de la NBA y está realizando una de sus mejores temporadas en esa área de toda su carrera con 35 años de edad. Acierta más del 50 por ciento de sus tiros de campo (es uno de los dos guardias del Este en hacer esto) y el 45 por ciento de sus triples (quinto en la liga) por primera vez en sus 15 años de carrera en la liga. Es difícil decir que no es el segundo mejor guardia de la de la conferencia.

Tres Grandes Descartados
Raymond Felton (NYK), Joe Johnson (ATL) y Jrue Holiday (PHI).

Delanteros

Paul Pierce, Boston (34-10)
Los Celtics han estado nueve partidos sin Kevin Garnett, 11 sin Rondo, 11 sin Shaquille O'Neal y 43 sin Kendrick Perkins. Pero a pesar de eso tienen tres juegos de ventaja en el primer lugar del Este gracias a que son la segunda mejor defensiva y a los jugadores que han estado saludables. Pierce es uno de ellos y, con 33 años, tiene los mejores promedios de de su carrera en aciertos de tiros desde el campo (51,4 por ciento), en triples (42,6 por ciento) y desde la línea de tiros libres (85,3 por ciento). Es quinto en la liga en porcentaje de aciertos, detrás de cuatro muchachos que han tomado menos tiros que él. Hasta ahora, él es el Jugador Más Valioso del mejor conjunto de la conferencia.

Chris Bosh, Miami (31-13)
Bosh es considerado como la tercera pieza clave de Miami, pero el entrenador de los Heat, Erik Spoelstra, será el primero en decirles que ha sido el más importante de todos. Bosh permite que el equipo ruede su ofensiva en el poste bajo. Los números apoyan lo que afirma Spoelstra, pues Bosh tiene una mejor diferencia por minuto en términos de más-menos que James y Wade. Y es uno de los cuatro jugadores en el Este en promediar al menos 18 puntos y ocho rebotes.

Tres Grandes Descartados
Carlos Boozer (CHI), Wilson Chandler (NYK) y Luol Deng (CHI).

Pívot

Al Horford, Atlanta (29-17)
Esta fue una posición con mucha gente fuerte en el Este la temporada pasada, con Horford, Bogut y Joakim Noah haciendo méritos suficientes para estar como suplentes de Howard. Este año, Horford es el único de estos que siguen en acción. Pero eso no quiere decir que el mejor jugador de los Hawks no lo merezca. Es cuarto en eficiencia dentro de la conferencia y ha mejorado mucho en defensa. Lidera al equipo de Atlanta que tiene marca de 29-17, a pesar de que Joe Johnson, Jamal Crawford y Marvin Williams se han perdido un total combinado de 30 partidos.

Tres Grandes Descartados
Joakim Noah (CHI), Shaquille O'Neal (BOS) y Andrew Bogut (MIL).

Comodines

Kevin Garnett, Boston (34-10)
¿Será que los Celtics se merecen cuatro reservas en el Partido de las Estrellas por encima de los Bulls (que están a tres juegos y medio de distancia en la tabla de posiciones)? Es una decisión muy dura. ¿Pero cuál de los cuatro grandes jugadores de Boston no le lleva una ventaja a Carlos Boozer? Boozer tiene mejores números ofensivos que KG, pero Garnett ha disputado ocho partidos más y es, de lejos, un mejor defensa. Los Celtics han sido cinco puntos mejor en la defensiva por cada 100 posesiones en los partidos que él ha disputado.

Josh Smith, Atlanta (29-17)
Si ven a Smith de forma seguida, uno podría cambiar opinión o preguntarse si en verdad merece ser seleccionado al Partido de las Estrellas. Su porcentaje de aciertos ha bajado en comparación con el del año pasado (cuando posiblemente fue el jugador no convocado que más controversia causó en el Este), pero sigue colocando buenos números defensivos (1,8 tapones y 1,3 robos por partido) que pocos pueden igualar en la liga. Y sus números han ayudado. Los Hawks son un equipo mucho mejor en la defensiva con él en la cancha que cuando está en la banca.