Juan C. Navarro, 6° Español elegido en la Historia del Draft


27 de junio del 2002 -- El jugador del Barcelona Juan Carlos Navarro se ha convertido, a los 22 años, en el sexto jugador español en ser incluido en el draft, la selección de jugadores que reclutan los equipos de la NBA. El escolta catalán ha sido elegido en segunda ronda, con el número 40, por Washington Wizards, el equipo de Michael Jordan.

Fernando Martín abrió el camino de los españoles el 18 de junio de 1985; el pivot madrileño fue entonces seleccionado por los Nets de New Jersey también en segunda ronda, con el número 38, en aquel entonces el draft constaba de siete rondas, por tan sólo dos en la actualidad.

Curiosamente, en ese mismo draft, Atlanta seleccionó al lituano Arvydas Sabonis 39 posiciones por debajo de Martín, aunque el báltico fue declarado inelegible y volvió al draft doce meses después. Dos años más tarde, en junio de 1987, el base Jose Antonio Montero era drafteado por Atlanta Hawks en quinta ronda ( número 113 ); hubo de pasar una década hasta que en 1997 los Chicago Bulls se fijasen en Roberto Dueñas y le incluyeran en segunda ronda, con el número 58.

Los Bulls traspasarían posteriormente los derechos NBA sobre el pivot madrileño del Barça a los Charlotte Hornets, franquicia que aún los detenta.

Pero sin duda, la gran eclosión de españoles en el draft llegó el año pasado, cuando Pau Gasol era elegido con el número 3 por los Atlanta Hawks y enviado de inmediato a los Memphis Grizzlies.

Hasta ayer, Gasol era el jugador no americano que había llegado más alto sin haber pasado antes por la liga universitaria, la NCAA, récord ahora roto por el chinbo Yao Ming, número 1 del presente 2002 que irá de Shangai a Houston.

Junto a Gasol, los Utah Jazz se hicieron con Raul López, en el número 24 de la ya legendaria primera ronda del draft 2001.

Esta pasada madrugada, en el neoyorquino Theater, una sala anexa al Madison Square Garden, el comisionado adjunto de la NBA Russ Granik pronunció el nombre de Juan Carlos Navarro a instancias de los Washington Wizards, quienes a partir de ahora ostentarán los derechos sobre el jugador para la NBA.