España vs Argentina: Dos grandes favoritos buscan un lugar para la medalla de oro

MIAMI FL, 30 de agosto del 2006 - Ambos equipos llegaron al Campeonato Mundial de la FIBA con grandes expectativas. Solo un equipo podrá llegar hasta las finales.

España y Argentina, dos equipos con un gran talento y quienes hasta el momento no han perdido en el Campeonato Mundial de la FIBA se enfrentarán este viernes primero de septiembre en las semifinales. El ganador avanzará al juego por la medalla de oro el próximo domingo, mientras que el perdedor jugará por la de bronce el sábado.

Gasol y España tiene la venganza en la mente.
Junko Kimura/Getty Images/NBAE

Para Argentina, ganadora del medalla de plata en el Campeonato Mundial de la FIBA del 2002 y medalla de Oro en las Juegos Olímpicos de Atenas, un tercer o cuarto lugaro sería considerado como poco para los actuales campeones olímpicos.

Parecía que Argentina no iba por buen camino cuando jugaron sus partidos de exhibición hace unas semanas atrás, incluyendo una derrota frente a España. Pero desde que los juegos oficiales comenzaron a contar, Argentina ha jugado con solidez promediando 23.9 puntos de ventaja en siete partidos. La albiceleste logró el paso a las semifinales luego de la victoria 83-58 sobre Turquía. Andrés Nocioni fue el líder con 21 puntos.

El éxito de España ha sido impresionante en el torneo con un promedio de 7-0 y un margen de 24.8 puntos en sus victorias. En el 2004, los españoles lucían bien en el camino hacia la medalla de oro en los Olímpicos con un récord 5-0 en la ronda preliminar. Pero el formato de competición los obligó a enfrentarse contra Estados Unidos (3-2) en los cuartos de final y España perdió cualquier oportunidad de conseguir un mejor puesto que el séptimo.

Las circunstancias dejaron un sabor amargo en la boca de todo el país y España ha jugado en Japón como si en cada juego se estuviera vengando de lo que pasó en Atenas. Han sido el equipo que todos esperaban y mucho más de eso. España llega a las semifinales con una victoria 89-67 sobre Lituania, con 25 puntos y nueve rebotes de Gasol y 22 puntos de Juan Carlos Navarro.

Luego de una victoria convincente frente a Lituania, España espera a un rival que no tiene comparación como Argentina, quienes no son el mismo equipo que cayeron en Madrid 79-67 en un juego amistoso a comienzos de agosto. La sincronización de Argentina que tuvo en Atenas ha sido desplegada en su totalidad en Japón. Jugadores que tuvieron un rol menor en Atenas como Carlos Delfino o Walter Hermann, han ganado la confianza y los minutos con un gran juego, que le dan tranquilidad y descanso a las piernas de las estrellas Manu Ginóbili y Nocioni.

Ginobili sabe que el objetivo es el Oro.
Junko Kimura/Getty Images/NBAE
Pero pese al gran talento argentina, el básquetbol es un juego de estrategias y Ginóbili admitió que España no era el equipo que ellos querían enfrentar. “En algunos juegos tu cuentas con algunas ventajas, en otros no” dijo Manu, “Creo que antes del juego contra Turquía contábamos con buenas ventajas, pero contra España es diferente”.

Ciertamente no hay quien iguale a Gasol en Argentina quien promedia 21.6 puntos por juego, (tercero del campeonato en puntos), Fabricio Oberto y Ruben Wolkowisky tendrán la difícil tarea de defenderlo. Argentina puede hacerle un doble marcaje a Gasol usando el físico de sus aleros (Luis Scola y Nocioni), para ayudar a sus hombres grandes, o dejar que Gasol marque sus puntos y enfocarse en sus propios lanzamientos.

El desarrollo del juego será influenciado significativamente por el soporte que tenga Gasol en hombres como Navarro y el alero Jorge Garbajosa. Parte de la explosión anotadora de España se debe al talento individual de estos jugadores y un mal juego por parte de estas dos armas ofensivas será más frustrante para España que para Argentina.

Navarro y Garbajosa han jugado grandes partidos en sus equipos pero tienen mucho que probar ante los ojos del mundo. Esta es su oportunidad.

Argentina, que encontró su éxito con base en su gran juego de equipo, puede perder su balance si la defensa española se mete en el camino de sus pases. Al contrario de sus anteriores oponentes, España es un equipo que toma riesgos y puede anticipar correctamente pases para prevenir que jugadores como Pepe Sanchez y Pablo Prigioni reciban el balón sin marca. De esta forma España podría cortar el ritmo del equipo Argentino.

Pase lo que pase el viernes, una cosa es cierta: un equipo se marchará con el sentimiento de que falló su misión. El otro estará listo para cumplir con un sueño el próximo domingo.