Gracias mamá

Publicado por Al Horford, 06 de mayo del 2011

Ella me lo dejó claro desde el inicio: Si yo iba a jugar basketball, tendría ser bueno.

Si fuera por mi madre, yo sería un jugador de beisbol. Recuerdo muy bien esto: cuando yo cumpli seis años, lo primero que me regaló uno guantes y me dijo que ella quería que yo jugara beisbol.

Y comenecé, pero al poco tiempo yo sabía que lo mio era el baloncesto. Ella se molestó un poco, pero luego dijo “Si vas a jugar baloncesto, quiero que seas uno de los mejores jugadores allá fuera. Tienes que salir a buscar el más alto nivel”.

Esta idea, que si iba hacer algo, siempre tenía que sacar lo mejor de mi y ser el mejor, siempre ha estado dentro de mi hasta el día de hoy. Y ya que se acerca el día de las madres, solo quiero decir, gracias mi madre Arelis Reynoso. Gracias por enseñarme a que nunca me debía compromter o aceptar algo y conformarme con eso. Gracias por siempre darme apoyo durante todos estos altibajos de mi vida. Y gracias por dejarme jugar baloncesto.

Creo que ella es feliz ahora con ver como ha salido todo.

Pero que camino ha sido el que tenido que pasar para llegar aquí. Por mucho tiempo, creciendo en la República Dominicana, solo fuimos los dos. Mis padres se separaron cuando yo era muy joven, y mi padre, el primer Dominicano en jugar en al NBA en la historia de la liga, hizo su carrera en los Estados Unidos. Mientras tanto, mi madre y una parte de mi familia me criaron y me formaron antes de que yo llegara a Estados Unidos para estudiar la secundaria.

Fue una gran experiencia, porque ella siempre estuvo a mi lado. Siempre hicimos todo juntos, y me hizo madurar mucho más rápido porque cuando vives con una madre soltera, todo queda en perspective. Luego, a su lado, yo siempre traté de apoyarla como hijo y al mismo tiempo como hombre, como padre, como miembro de nuestra familia, es una de las grandes razones por las cuales yo siempre me siento como orientado hacia la familia.

También fue muy divertido ser su hijo. Ella trabajaba en un medio de deprotes, así que tuve la oportunidad de conocer a grandes beisbolistas cuando era niño. Mirándola a ella, vi el negocio desde una luz diferente, en vez desde el lado deportico, como ahora, fue en lado de los medios de comunicación. Aprendí como apreciar y respetar a los medios y ese tipo de cosas y lo importante que es compartir buen tiempo con ellos. Ellos son la voz para los fans y la audiencia, así que es muy imporntante enteder eso y su responsabilidad.

[Nota del editor: Al, estudiante de telecomunicaciones de la Universidad de la Florida, fue el primer jugador de la liga, en co-dirigir una noche de programación en Atlanta para en los estudios de NBA TV. ]

Luego me mudé a los Estados Unidos para vivir a lado de mi padre y estudiar en la secundaria, y eso fue algo muy difícil para mi madre. Pero ella no es alguien que se puede quedar alli sentada tranquila y sin tratar de cambiar las cosas. Así que dejó su trabajo en República Dominicana y se mudó a Philadelphia, para poder estar cerca de mi. Y cuando los Hawks me seleccionaron ella se mudó Atlanta también.

Ahora, es increible tenerla alrededor mio. Ella puede ir a ver los juegos, y si quiero alguna de las delicias de comida que ella prepara o solo pasar un tiempo con ella y mi familia, están muy cerca de mi. Me siento afortunado de que ella pueda vivir cerca. Nosotros de verdad tratamos de aprovechar el máximo de tiempo para estar juntos.

Pero por encima de todo, me siento afortunado de tener a mi madre en mi vida. Hemos pasado por cosas malas y buenas, pero siempre hemos estado juntos – y soy muy afortundado de tenerla a mi alrededor hasta el día de hoy.

Así que madre, gracias por todo y Feliz Día de las Madres.



Vamos por buen camino

Publicado por Al Horford, 05 de mayo del 2011

Joakim Noah no ha cambiado en nada.

Sigue siendo el mismo hombre intenso que era cuando jugábamos juntos en Florida. El mismo jugador imposible de defender a menos que puedas igualar su energía e intensidad.

Y sigue si cortarse el pelo.

Se está dejando crecer esos rizos desde su último año en la escuela en Gainesville y no creo que los haya tocado desde entonces. Cada vez que lo veo son más y más largos.

Y aunque ha sido agradable verlo fuera de la cancha en Chicago (donde se jugaron los dos primeros partidos de las semifinales de nuestra conferencia contra los Bulls), sigue siendo raro el tener que enfrentar a un jugador que fue compañero de equipo en el pasado. Especialmente cuando nos enfrentamos él y yo – jugamos en la misma posición y estuvimos juntos como compañeros durante un largo período. Conocemos nuestro estilo de juego demasiado bien. Y aunque llevo ya cuatro años en la liga, aún me sigo sintiendo extraño al vernos como rivales.

Además de eso, a mi también me toca defender a Carlos Boozer.

Voy a hablar sobre la tarea que me asignaron. Boozer es uno de los mejores jugadores en la NBA y, junto con Joakim, hacen una gran pareja en el interior de la pintura. Y, fuera de eso, obviamente, está como armador Derrick Rose, el Jugador Más Valioso de la NBA, un hombre que es igual de peligrosos anotando y armando jugadas.

Todas estas son razones hacen todavía más grandioso el hecho de haber podido ganar el primer partido de la serie y regresar a Atlanta con la serie empatada 1-1.

Teníamos mucha confianza antes de iniciar esta serie, pero con ese triunfo obviamente estamos con mayor confianza de la que ya teníamos – algo que ayuda mucho en un ambiente tan hostil como el que hay en Chicago.

Lo que más me gustó del primer partido es que fuimos capaces de jugar muy bien compactos desde el comienzo y mantuvimos nuestro planteamiento defensivo. Cuando hacemos eso, nosotros sabemos que podemos competir contra cualquiera en la liga. Hicimos un gran trabajo en todas las áreas tanto ofensiva como defensivamente.

Alguien me dijo que rompimos una racha de 15 derrotas consecutivas de los Hawks en las semifinales de conferencia. No estaba al tanto de eso, pero definitivamente tuvimos muchos problemas en dicha instancia. Además, viendo que en los dos últimos años fuimos barridos en ambas series de semifinales, se sintió muy bien el haber terminado con esa mala racha con la organización.

Desde este instante, tenemos que estar seguros de ir jugando partido por partido y seguir sacando ventaja por esa victoria en el primer juego.



Playoffs está aquí

Publicado por Al Horford, 22 de abril del 2011



"Entonces ahora que vamos a jugar en casa, no puedo esperar para darle un gran espectáculo a nuestros seguidores en Atlanta. " | Photo: NBAE via Getty Images
Uno podía sentir de inmediato que estos playoffs iban a ser diferentes.

Luego de una dura derrota en la primera ronda contra los Magic el año pasado, le puse mucha atención a la forma en la que nuestro grupo se preparó para nuestro enfrentamiento de primera fase ante Orlando este año. Y simplemente ensayando disparos, en el vestuario, mientras veíamos los videos – cosas como de ese estilo, noté estábamos muy relajados. Y aunque es importante estar así en general, todos nos concentramos mucho al momento de ver las grabaciones y jugadas de nuestro rival.

Durante todo el año he escrito como nuestro equipo siente que puede enfrentar a cualquier rival. Estamos muy concentrados mentalmente, más enfocados que nunca desde que estoy en Atlanta. Ahora, para el inicio de la postemporada, esa fue una gran señal – y hemos salido a la cancha y hemos demostrado esto último.

Quiero decir que hay una motivación especial, pues estamos enfrentando al equipo que nos barrió el año pasado, pero realmente sólo lo vimos de esa forma la primera vez que los enfrentamos durante la temporada regular, entonces ese sentimiento ya quedó atrás. Y luego de que finalizó aquel partido, superamos lo que pasó la campaña pasada. Terminamos con éxito los enfrentamientos contra ellos durante la temporada regular y, al final, vimos que somos un conjunto distinto este año.

Si hay una motivación extra, es porque ellos son rivales de nuestra división. Pero por encima de todo, uno simplemente quiere ganar siempre.

Pero para ganar, uno debe ajustarse a un plan de juego. Este es poco usual, definitivamente. Hemos tratado de contener a Dwight Howard, pero más que eso, nos hemos asegurado que los jugadores del perímetro no queden abiertos para lanzar.

Estoy muy orgulloso de nuestros hombres grandes – como Jason Collins, Zaza Pachulia, Tim Thomas e incluso Josh Powell – porque han hecho trabajar muy duro a Dwight. No obstante, él ha hecho dos grandioso partidos, pero mientras que nuestros muchachos trabajan duro en la zona pintada, nuestros jugadores del perímetro han hecho una muy buena labor defendiendo a sus lanzadores y no dejando que tengan tiros abiertos.

Y cuando ganamos el primer partido de la serie, con Dwight anotando 46 puntos, comenzamos a darnos cuenta de que debíamos hacer ajustes y aplicar todo lo que nos dijera nuestro entrenador. En el pasado éramos un poco desenfrenados, pero ahora tenemos la confianza suficiente para saber que las cosas van a funcionar. Ahora, todos estamos en la misma página – y eso es demasiado importante.

Por mi parte, he tratado de hablar dentro de la cancha y de ser un líder dando ejemplo. He hablado más este año de lo que lo hice en los últimos años, especialmente ahora que estamos en los playoffs y sé que tengo el apoyo de los otros muchachos, como Joe Johnson y Josh Smith. Por ese motivo, si tengo que decir algo, lo hago. Es algo nuevo que he adoptado y que no me cuesta nada emplearlo.

Entonces ahora que vamos a jugar en casa, no puedo esperar para darle un gran espectáculo a nuestros seguidores en Atlanta. Los fanáticos en Atlanta, cuando llegan los playoffs, realmente van al estadio y nos apoyan. Los necesitamos más que nunca en este momento del año, pues nos sentimos con mucha confianza esta temporada. Estamos ansiosos por jugar enfrente de nuestra afición.

Sabemos que el triunfo en el primer choque fue solamente un partido y que esta será una serie muy extensa – y un postemporada aún más larga, si todo nos sale de acuerdo a lo que hemos planeado.

Nuestros hombres creen que podemos hacer algo especial jugando como equipo y estamos tomando los cosas paso a paso – es la única forma en la que se pueden hacer las cosas en este momento del año.

Mientras tanto, gracias por leer, y ¡Vamos Hawks!



Somos uno

Publicado por Al Horford, 11 de abril del 2011



"Entonces cuando el 26 de marzo nos enfrentamos a los Nets, sabiendo que daría 1.000 dólares por cada punto anotado, el objetivo que me puse era marcar 30 puntos." | Photo: NBAE via Getty Images
No me golpeó tan fuerte sino hasta que llegué a Houston.

Mientras que veíamos como se extendía la tragedia los días posteriores a que los terremotos y el tsunami hubieran golpeado a Japón, aún seguía sin creer lo que estaba observando. Todo parecía ser irreal. Algunas de esas imágenes– como la de un bote encima de un edificio – eran como cosas que se ven en las películas, pero situaciones que nunca, nunca hubiéramos imaginado ver en la vida real. Y eso fue antes de que la radiación hiciera que todo empeorara.

Pero verlo en la televisión es una cosa. No fue sino hasta un par de semanas después del desastre cuando en verdad comencé a comprender la devastación que había causado este fenómeno natural.

Antes de nuestro partido contra los Rockets el 3 de abril, un reportero japonés se me acercó. Me dijo que estuvo allí cuando las olas golpearon su ciudad y hablamos de lo que habíamos visto. Me contó como, un minuto antes, él estaba caminando por la calle como cualquier otro día. Y como un minuto después veía como el mundo se puso patas arriba.

Le pregunté sí tenía como hacer llegar algunos suministros y comida a sus familiares – quienes, afortunadamente, estaban bien. Movió si cabeza y me dijo que no, que no podía enviar nada a su país, aunque estaba muy preocupado por el tema del agua. Tenía miedo de como la radiación estaba afectando lo que la gente estaba consumiendo. Entre tanto, me contó que la gente no lograba conseguir arroz por ningún lado, un alimento fundamental en su dieta.

Hablar con él me hizo poner muchas cosas en otra perspectiva. Con una tragedia como esta, de la que uno escucha a diario muchas cosas, cuando realmente la recibes de alguien directamente implicado, el impacto es mucho mayor. Cuando uno lo ve a la distancia, uno piensa acerca de la devastación, pero no en los detalles y en las pequeñas cosas.

Pero allí es cuando nosotros, como jugadores y seguidores de la NBA, podemos ayudar. Cuando nos dan la oportunidad de ayudar, es muy importante que lo hagamos.

Una vez que vi todo lo que estaba ocurriendo en Japón, yo quería saber cómo podía ayudar. Entonces cuando mi agente, B.J. Armstrong, se me acercó y me dio una idea de lo que se podía hacer, lo escuché detalladamente. El objetivo era unirme con otros jugadores representados por el Grupo Wasserman y que donáramos 1.000 dólares para el Fondo “Japan Relief” por cada punto que anotáramos en un partido cualquiera que jugáramos en la liga.

Me pareció una muy buena idea apenas la escuché. Lo mismo pensó Derrick Rose. Y LaMarcus Aldridge. Y los hermanos Gasol (Pau y Marc). Y Javale McGee y muchos otros jugadores.

Entonces cuando el 26 de marzo nos enfrentamos a los Nets, sabiendo que daría 1.000 dólares por cada punto anotado, el objetivo que me puse era marcar 30 puntos.

Para aquellos que han leído mi blog regularmente, saben que no soy alguien que se preocupa mucho para anotar puntos – Me importa mucho ganar (lo cual, afortunadamente, estamos haciendo más seguido en los últimos días). Pero esa noche, estaba tratando de ser más agresivo y atacar el aro un poco más de lo normal.

Terminé con 23 puntos. Un poco menos de lo que habría querido marcar, pero estaba feliz con el hecho de haber jugado lo suficientemente bien y de haber podido ganar el partido. Pero durante el juego, aunque con el descanso de siempre, traté de llegar a la cifra de puntos que me había propuesto.

Al final lo mejor fue que tuve la suerte de haber podido ayudar. Somos parte de un grupo de elite en la NBA, entonces podemos marcar una diferencia en la comunidad y de eso se trataba todo este asunto. La gente se divierte viéndonos jugar, razón por la cual es grandioso poder tener un impacto fuera de la cancha y dejar una impresión por hacer cosas buenas por los demás.

Por eso fue un gran honor el haber recibido el premio NBA Community Assist este mes, el cual reconoce a los jugadores que trabajan por la comunidad– en la calle de nuestras ciudades y alrededor del mundo. El premio viene con una donación de 5.000 dólares para la fundación que yo decida y escogí la “Sandy Springs Mission” en Atlanta, un programa para los niños de familias con escasos recursos.

Como vengo de República Dominicana, es fácil ver y saber toda la ayuda que se necesita en este mundo. Con todo lo que me han dado, siempre he sido un agradecido con la vida en general, entonces estoy feliz de haber dado algo a cambio cada vez que tengo la opción de hacerlo.

Los dejo con una de las cosas que me dijo el reportero con el que hablé en Houston. Luego de decir que apreciaba y agradecía mucho la ayuda que daban los jugadores de la NBA, él señaló que estaba feliz de poder haber podido contribuir a su manera. No fue mucho, pero hizo todo lo que podía porque sabía de la necesidad de su pueblo. No importa lo que pequeña que fuera, estaba feliz con la ayuda que pudo dar.



La hermandad de los hombres grandes

Publicado por Al Horford, 26 de marzo del 2011



"Cuando estaba creciendo, yo siempre jugaba con muchachos mayores y no era el más alto. Pero cuando empecé a jugar con niños de mi edad, yo era el de mayor estatura" Foto: NBAE via Getty Images
A un par de semanas antes del inicio de los playoffs, este es el momento del año donde cada pequeño detalle es valioso– especialmente cuando eres un pívot.

La gente dice que este deporte es más físico ahora, pero no estoy seguro de que eso sea cierto – este juego siempre ha sido físico, al menos desde que comencé a verlo. Solía observar a Charles Oakley y Charles Barkley, entonces siempre he visto este aspecto como parte del juego y simplemente debes aceptarlo.

Dicho esto, para poder salir a la cancha y competir, uno debe cuidarse y asegurarse para descansar lo suficiente. Se convierte en una especie de juego mental, pero debes ser capaz de hacer las mismas rutinas y estar seguro de llegar bien preparado al momento que inicien los playoffs.

Sin embargo, no siempre fui un pívot. Cuando estaba creciendo, yo siempre jugaba con muchachos mayores y no era el más alto. Pero cuando empecé a jugar con niños de mi edad, yo era el de mayor estatura– luego me desarrollé bastante y, desde entonces, siempre he jugado como delantero de poder o pívot.

Ahora, con esto no quiero decir que esto me pasó porque yo quería. Sigue teniendo el corazón de un guardia dentro de mí. Siempre me he considerado un jugador muy versátil– soy uno de los pocos hombres grandes que controla bien el balón en los contragolpes. Tomó un rebote en la parte defensiva y el entrenador me da la libertad de hacer jugadas sobre la marcha o cosas de ese estilo. Puedo trabajar en el poste bajo y crear espacios. Este año he estado trabajando en los lanzamientos de una distancia de 15 a 17 pies para convertirme en un jugador más completo.

Honestamente, no sé otra manera de hacerlo. He estado jugando desde adentro y desde afuera de la zona pintada desde que estaba en la escuela secundaria y cuando llegué a la universidad el entrenador Donovan me motivó a seguir haciendo esto. Bien, como dijo él, “mientras que no pierdas el balón y se lo des al equipo contrario”.

Y ahora, todos los días, tengo la suficiente suerte de enfrentar a los mejores hombres grandes del mundo. Defensivamente, siento que soy un jugador versátil (o al menos me gusta pensar que lo soy), pues puedo jugar marca individual, defenderlos en el poste bajo o salir a defenderlos fuera de la zona pintada.

Están Dwight Howard y Andrew Bynum, ambos jugadores muy poderosos. Hay hombres como Brook Lopez, de los Nets, que son muy habilidosos y pueden anotar desde cualquier lugar. También debo encarar a Andrew Bogut y Joakim Noah, que sabe jugar muy bien, pero que muchas veces son menospreciados.

Luego está Shaq. Está un poco viejo en estos días, pero uno puede discutir y argumentar que es, sin duda, uno de los mejores pívots de todos los tiempos. Está bien arriba junto con Wilt y Kareem, luchando por el primer lugar. Ayer, estaba viendo las series de 1995 cuando Orlando enfrentó a los Bulls con el Joven Shaq. Nadie lo podía defender.

Definitivamente fue un hombre al que vi y al que quería parecerme mientras crecía, junto con jugadores como Tim Duncan, Kevin Garnett y Dirk Nowitzki. Cuando los veía jugar mientras estaba en la universidad, lo único que podía hacer era admirar su estilo de juego. Ahora tengo que enfrentarlos a diario, algo que es un poco loco.

Mi consejo para los jugadores jóvenes que nos están mirando ahora es que si tiene la suerte suficiente, van a competir contra nosotros. Creo que mentalmente la gente no se da cuenta de eso. Uno piensa que esos jugadores que no ve ya no estarán al momento de llegar a la liga, pero no es así. Y si están leyendo esto…los estaré esperando.

Gracias por leer y ¡arriba Hawks!




March Madness

Publicado por Al Horford, 17 de marzo del 2011



Joakim Noah (L) y Al Horford, Compañeros de equipo en la Universidad de la Florida / Foto: NBAE via Getty Images
Y yo sería un mal exalumno de la Universidad de la Florida si no le diera mi apoyo a mis chicos en Gainesville luego de tomar la segunda siembra en el Torneo de la NCAA. Al ganar el SEC en la temporada regular demostró que el equipo con que cuentan está jugando muy bien, y espero verlos jugar en este momento del año tan excitante para el baloncesto universitario.

Parece que fue ayer cuando ganamos dos campeonatos seguidos en el 2006 y 2007. Debo decir que esos torneos están dentro de mis experiencias favoritas en mi vida. Estar con amigos y compañeros de equipo jugando este torneo fue una gran aventura y siempre la recordaré. Yo disfruté hasta el último momento que estuve en el college y fui muy afortunado de ser parte de este equipo tan especial.

Los dos títulos fueron especiales para mi, nunca los tomé como algo fácil a pesar de los favoritismos. El primero tomamos a todos por sorpresa y el segundo lo logramos con todas las expectativas y presión que teníamos por ser los actuales campeones. Pasamos por altos y bajos en ambos torneos, pero siempre estuvimos unidos.

Gracias por leer este blog y arriba los Hawks!




Lo que se necesita para ganar

Publicado por Al Horford, 16 de marzo del 2011

Hombre, qué bueno es haber vuelto a ganar nuevamente.

Hasta que vencimos el sábado a los Blazers, habíamos pasado un par de pequeños problemas, pues perdimos cuatro juegos en línea. Todavía me siento confiado de lo que tenemos y creo hay muchas cosas que podemos corregir para volver a encarrilarnos – pero también es cierto que hemos perdido algunos partidos contra muy buenos equipos últimamente.

He tenido entrenadores que dicen que las derrotas son importantes porque puedes aprender de ellas. Pero les digo una cosa: Soy el tipo de persona que prefiere aprender ganando. Creo que las victorias nos golpean un poco, pero pienso que sabemos lo que necesitamos para que una vez que entremos a los playoffs, podamos ganar y seguir adelante.

Por encima de todo, ahora mismo estamos en una posición en la que tenemos que jugar con un sentido de urgencia. Estamos jugando duro, pero tenemos que sumar varios triunfos consecutivos. Nos tenemos que preparar para el nivel de intensidad que hay en los playoffs, porque se vive un nivel muy distinto cuando inicie la postemporada.

Entonces, ¿a dónde vamos de aquí para adelante?

Obviamente, estamos preocupados por haber perdido tantos juegos consecutivos, pero creo que la clave es no dejar que esas caídas te afecten demasiado en tu cabeza. Debemos recordar que somos un gran equipo. Hemos demostrado que podemos ganar y ser exitosos y solamente porque ahora las cosas no están saliendo a nuestro favor, no debemos entrar en pánico. Hemos jugado bien hasta ahora, pero debemos mejorar aún más para salir de este mal momento.

Si hay algo que podamos señalar, es que debemos jugar de una manera más liberada en la parte ofensiva. Hemos demostrado que podemos defender bien y hemos hecho un gran trabajo compartiendo el balón, pero no hemos vuelto a mostrar lo buenos que éramos cuando movíamos el balón alrededor del aro para luego penetrar. Hemos perdido un poco de ritmo en ese sentido, pero, además para tener éxito tenemos que salir con facilidad y anotar rápidamente.

Para esto debemos hacer un esfuerzo mucho mayor, para que cuando tengamos el balón salgamos rápido en el contragolpe – facilitar más el juego. A todos en la liga les gusta ese estilo de juego. Por un momento, hicimos eso bien. Pero últimamente, hemos perdido un poco de ritmo en ese aspecto.

Pero con toda honestidad, realmente me siento mejor de cara a los playoffs ahora de lo que me sentía el año pasado.

Siento confianza con los hombres que están en el club y porque sé que estarán listos para la postemporada. Es un equipo un poco diferente, pero me gusta la forma de pensar que tenemos. Sabemos que tenemos que salir a la cancha a competir contra el equipo que sea. Hubo varios equipos que nos ganaron siempre que los enfrentamos – pero este año sentimos confianza ante cualquier situación o conjunto que tengamos que enfrentar.

Y antes de despedirme, quiero saludar mi nuevo grupo de trabajo en el Susie B. Atkinson Elementary School de Griffin, Georgia. Tuve la oportunidad de ir allá hace un par de semanas para conocer a Dante Graydon, el ganador del concurso al mejor ensayo en contra del abuso escolar.

Fue muy bueno conocer a esta gente y repartir el mensaje de que estamos en contra del acoso escolar y de cómo los niños deben mantenerse juntos y no permitir que se presenten este tipo de abusos. Nuestro mensaje era que los niños se mantuvieran unidos y que no dejaran solos a sus compañeros de curso. Los niños estuvieron geniales y realmente recibieron bien todo lo que les dijimos.

Yo adoro la oportunidad de poder ayudar a la comunidad. Como atletas profesionales que somos, podemos marcar la diferencia en la vida de las personas y he tenido la suerte de ayudar con las campañas de NBA Cares en toda la comunidad de Atlanta.

Ahora llegó el momento de prepararme para un gran tramo de partidos. Volveré a escribir en una semana pero, entre tanto, es hora de jugar.


Bienvenidos al tramo final

Publicado por Al Horford, 11 de marzo del 2011


Este momento del año se siente distinto a los demás. Uno entra a la temporada y todo el mundo juega de manera dura y competitiva, pero ahora lo hacen a un nivel muy diferente. Los equipos están jugando un baloncesto como el de los playoffs y es muy divertido – realmente lo es. Uno verdaderamente juega a otro nivel. Y es grandioso llegar a esta parte de campaña, porque uno está tratando de definir todo lo que tiene el equipo, al tiempo que te preparas para estar listo en los playoffs.



"Tenemos más de un jugador que puede anotar en situaciones importantes. Creo que he mejorado en ese tipo de situaciones, en las que tengo que tomar disparos al final de los partidos, pues si tengo que hacer que algo suceda en esos momentos, ahora lo puedo hacer." Foto: NBAE via Getty Images
Pero también es un momento duro. Es duro para tu cuerpo, seguro, pero también lo es en otras formas. Y una de las cosas más complicadas es ver a los compañeros que has tenido por muchos años irse a otro lugar cuando llega el Día Límite para trasferencias.

Creo que para nuestro equipo, los intercambios que hicimos se dieron por cosas que necesitábamos hacer. Antes del día límite de trasferencias, no sabíamos que jugadores iban a salir, pero los cambios definitivamente nos han ayudado. Un hombre como Kirk Hinrich es muy sólido defensivamente y conseguimos a un hombre grande y buen defensa como Armstrong, entonces estamos felices con eso.

Pero, al mismo tiempo, uno odia ver como los que eran tus compañeros se van, especialmente cuando llevan mucho tiempo y han compartido muchas cosas y tiempo contigo. Durante esos momentos, hemos crecido juntos. Pero entendemos que esto es en beneficio del equipo.

Mike Bibby, Maurice Evans, esos eran hombres que llevaban un buen tiempo con nosotros. Teníamos muy buena química. Pero al final del día entendemos que la NBA también tiene su aspecto de negocio.

En cuanto a otros intercambios que se han dado en la liga, realmente no me sorprendió cuando Melo se fue a New York – casi que lo esperaba. Pero debo admitir que ver a Deron Williams yéndose a los Nets…luego a Gerald Wallace para Portland…después Kendrick Perkins irse a OKC…y a Jeff Green hacia Boston…esos cambios me sorprendieron.

Pero ahora mismo estamos enfocados en nosotros mismos.

Y para llegar a donde queremos, sabemos que debemos mejorar defensivamente. Hemos sido muy inconsistentes en la primera parte de la temporada, entonces estamos haciendo un gran esfuerzo para estar comprometidos en la parte defensiva y en compartir el balón en la ofensiva, eso es lo que debemos hacer para ser exitosos.

Por suerte, una de las cosas buenas que tiene nuestro equipo es que somos muy versátiles. Tenemos más de un jugador que puede anotar en situaciones importantes. Creo que he mejorado en ese tipo de situaciones, en las que tengo que tomar disparos al final de los partidos, pues si tengo que hacer que algo suceda en esos momentos, ahora lo puedo hacer. Pero esa es una de nuestras grandes fortalezas, pues nadie sabe quién tomará ese role en determinado momento.

Entonces, en otras palabras…manténgase en sintonía. Gracias por leer y arriba los Hawks.


All-Star Weekend: Los Angeles

Publicado por Al Horford, 02 de marzo del 2011

Esto se lo dedico a mi amigo Kenny Smith.

Durante todo el día antes de la Competencia de Lanzamientos el sábado en el Fin de Semana de las Estrellas, Kenny se me acercó y me habló algo de basura, pues me decía que no sabía lanzar. Ahora, no me mal entiendan. Kenny es un amigo mío…pero no puedo negar que eso me calentó un poco.

Entre tanto, el ex jugador de los Hawks y actual analista de televisión Steve Smith – mi compañero y amigo en la competencia, junto a Coco Miller, de los Atlanta Dream– nos decía todo el tiempo que saliéramos a divertirnos…pero que si queríamos ganar, nos deberíamos enfocar en meter el disparo de media cancha.

video platform video management video solutions video player

Más: Geisha Torres: Entrevista a Al | Video: Al en Español
Entonces cuando logré encestar los dos disparos de media cancha para ayudar a que el Equipo de Atlanta ganara su primer título en el evento tras derrotar al equipo de Kenny, el de Texas, campeones defensores del certamen…bien, lo disfrutamos aún más.

Un día más tarde, tuve el honor de competir en el segundo Partido de las Estrellas de mi carrera. Pero esa noche en el Staples Center en Los Ángeles, estuve en la primera fila de una fantástica noche del sábado en el Partido de las Estrellas.

Para ser honesto, mi elección para ganar la Competencia de Clavadas era DeMar DeRozan y creo que, al menos, él debió haber llegado a la ronda finaI– pues sus clavadas fueron muy buenas. Merecía estar en las finales. Entonces, yo quedé un poco decepcionado que no haya sido elegido para competir por el título. Los preparativos y el carro que sacó Blake fueron geniales, pero al final de todo yo me quedo con DeRozan

Pero en general, la atmósfera fue genial. Me gustó el hecho de que todos los muchachos trataron de hacer cosas divertidas– un espectáculo. De eso se trata la Competencia de Clavadas. Uno debe hacer las clavadas, pero también hay que motivar a la gente.

Un día más tarde, en el Partido de las Estrellas, nos quedamos cortos, pues el Oeste le quitó nuevamente el triunfo al Este, luego de que hubiéramos ganado en el 2010, pero fue una experiencia inolvidable. Y ahora todo acabó. Alguién me preguntó el otro día cuál de lo dos Partidos de las Estrellas prefería– si el del 2010 en Dallas o el de este año en L.A.

Dallas, el primero, fue muy especial. Jugamos en el estadio de los Vaqueros, entonces eso fue histórico. Este también fue genial, aunque ganamos en Dallas y perdimos este partido. Pero disfruté mucho el haber estado en L.A. y haber ido a todos los eventos que hubo allí. Nike hizo una gran fiesta. Y luego la Asociación de Jugadores de la NBA realizó un evento mucho más grande, con varias presentaciones muy buenas, como las de Kanye West, Rick Ross y Nicki Minaj. Las disfruté al máximo. Además, pude conocer por primera vez a Drake.

Al final de todo, la pasé de maravilla– pasamos un rato grandioso, pues compartimos un gran momento con todos lo jugadores de los diferentes equipos que estuvieron allí. Tuve la suerte de estar allí con mi familia, disfrutando de todas las actividades y demás cosas.

La experiencia en general en L.A. fue increíble. Hicimos la Carpeta Magenta el Día del Partido, una especie de carpeta roja donde pude haber otras celebridades que ya estaban allí– fue bueno ver a personas como Chris Tucker y Spike Lee nuevamente. También tuve la oportunidad de ver a Lil’ Wayne. Fue espectacular– cuando uno llegaba al estadio se podía ver a literalmente a todas las celebridades en el Staples Center.

Y para mis seguidores, que me dieron la oportunidad de experimentar algo que superó los sueños que tenía cuando era niño, simplemente les quiero dar las gracias.

Vamos Hawks, les escribiré pronto.


Un trabajo en proceso

Publicado por Al Horford, 24 de noviembre del 2010
en Inglés

No puedo creer que la temporada lleve ya un mes. Y han pasado muchas cosas hasta ahora: Ganamos nuestros primeros cinco partidos y luego perdimos cuatro en línea. Hace un año, no podíamos ganar fuera de casa – este año, tenemos marca de 5-2 fuera de nuestro estadio (pero solamente de 3-5 en Atlanta). Firmé una extensión de contrato. Joe Johnson ha sido la estrella que todos esperábamos, pero además tenemos un montón de muchachos nuevos y viejos que han hecho un gran trabajo en distintos roles.

Después de todo, cuando nos dirigimos a los meses del invierno, siento que ya estamos en plena carrera. Hemos sido desafiados. Luego de un buen comienzo de campaña, los últimos choques se han definido en los tramos finales de los partidos. Nos superan por momentos, luego remontamos y volvemos a meternos en los partidos, pero no hemos podido superar esos altibajos. Aunque sé que lo lograremos. En este momento solamente debemos seguir jugando fuerte y tratar de ser un poco más consistentes en la defensa.

En mi último blog, les hablé de cómo debíamos mantener nuestra concentración en los juegos fuera de casa. De manera extraña, ahora creo que tenemos que usar esa misma concentración en los partidos en nuestro estadio. Quizás estamos tomando algunos choques de forma relajada cuando estamos de locales, pensando que vamos a ganar y ese no ha sido el caso, entonces debemos volver a encarrilarlos y tener cuidado cuando estemos en nuestro estadio. Nos gusta jugar allí – es simplemente algo mental. Creo que como visitantes hemos estado más concentrados que en el pasado y que debemos regresar a la vieja forma en la que jugábamos en casa y así darle un verdadero espectáculo a nuestros seguidores.

Personalmente ha sido un buen inicio de temporada. [Nota del editor: Al está promediando los mejores números de su carrera en puntos, porcentaje de tiros de campo acertados y asistencias].

Creo que el nivel con el que estoy jugando se debe a que estoy lo suficientemente cómodo con los otros muchachos y por la forma en la que encajo en la ofensiva. Creo que permite salir a la cancha a jugar y divertirme. Seguimos en los primeros años, pero ahora, en este momento, estoy viendo el desarrollo en mi juego. Soy más veloz con mis movimientos en el poste bajo. Pequeñas cosas como esas me han convertido en un jugador más efectivo.

He estado jugando un poco menos de minutos que en los años pasados, algo que realmente no es malo. El entrenador y yo vimos en algunos de los primeros encuentros de la campaña pasada que yo entraba fácilmente en problemas de faltas, algo que me limitaba y no me dejaba jugar mucho durante los partidos. Este año, creo que tenemos un grupo más completo, con hombres como Zaza Pachuila y Josh Powell viniendo desde la banca que nos han brindado minutos sólidos, razón por la que soy capaz de hacer mi trabajo con la cantidad de minutos que me coloca el entrenador, entonces no puedo pedir mucho más que eso.

Además, tuve la suerte suficiente para firmar una extensión de contrato de cinco años con los Hawks, el único equipo en el que he jugado como profesional. Es una gran sensación. Ahora que ese tema ya está arreglado, creo que todo salió muy bien y que ahora me puedo concentrar solamente en jugar, entrenar y en seguir mejorando. Traté de dejar que mi agente lidiara con todo lo que tenía que ver con mi contrato, entonces para mí fue un alivio que los Hawks y yo pudiéramos llegar a un acuerdo.

Gran parte de mi familia estaba acá cuando recibí esa noticia, entonces fue una sensación genial. Es una de las cosas que puedo dejar atrás y ahora me puedo enfocar en mí juego, en ser un mejor jugador y en volver tratar de ser elegido para jugar mi segundo Partido de las Estrellas este año. Hacer parte del Fin de Semana de Las Estrellas siempre será una meta que uno se fija en cada campaña, pero por encima de eso, lo importante es el equipo y estoy más enfocado en eso y en tratar de hacer el mejor trabajo que pueda.

Eso es todo en cuanto a historias que hayan sucedido hasta ahora, aunque me gustaría tener muchas más para ustedes. Pero con el tipo de equipo que tenemos, será sólo cuestión de tiempo. Apenas tenga algo bueno, se los haré saber.



Bienvenido al blog de Al Horford

Publicado por Al Horford, 3 de noviembre del 2010

Este año, la intensidad es más alta y estamos más enfocados como equipo. Para encarar la nueva temporada, el club está saludable y listo para afrontar lo que se viene.
Allen Einstein/NBAE/Getty Images
Después de uno de los veranos más ocupados y gratificantes de mi vida, pues estuve en Singapur, República Dominicana, Atlanta y casi todos los lugares en medio de estos sitios, la temporada finalmente ha comenzado.

Pero antes de comenzar quiero saludar a mis seguidores y agradecerles por leer esto. Soy Al Horford, el pívot titular de los Atlanta Hawks, y estaré escribiendo este blog en NBA.com/enebea durante toda la temporada para darles un fugaz vistazo al mundo de los jugadores de la NBA. Estoy emocionado por haber comenzado.

Y estoy igual de feliz por haber terminado la pretemporada. Con Larry Drew, el nuevo entrenador en cargo del equipo, el trabajo ha sido muy intenso desde el comienzo. Hemos tenido muchos entrenamientos para alistarnos a los rigores de la temporada regular y, aunque la pretemporada te da la oportunidad de prepararnos mejor, los jugadores siempre están esperando el momento de comenzar la temporada regular.

Pero para mí, el inicio de temporada es algo mucho más significativo que el simple hecho de terminar las prácticas: le pone fin a un verano lleno de cosas buenas.

Inició lleno de incertidumbres tras el final de la campaña anterior, porque tuvimos una dura serie de playoffs frente a Orlando. De un momento a otro, nuestro entrenador, Mike Woodson, se había ido y nuestro jugador principal, Joe Johnson, estaba el mercado de agentes libres y no sabíamos si íbamos a poder mantenerlo en el club. Entre tanto, yo seguía golpeado por la derrota– sentía que no habíamos dejado todo en la cancha como debería haber sucedido, y eso me fastidiaba.

Pero durante el verano todo mejoró. Fichamos a Joe, lo cual nos puso a todos muy felices y contentos por haber sido capaces de estar nuevamente juntos todos y así regresar a trabajar. Y cuando el entrenador Drew, quien era un asistente técnico desde que estoy en Atlanta, fue ascendido al puesto de entrenador, eso hizo que la transición fura más fácil porque sabíamos que clase de persona era.

Personalmente, nunca he tenido un verano del que me haya sentido más orgullosos.

Primero, tuve la oportunidad de participar en el Programa Sin Fronteras de la NBA en Singapur. Esos fue una experiencia muy distinta para mí. Era mi primera vez en Asia y el vuelo fue bastante largo – súper-largo. Pero todo cambió cuando tuvimos la opción de trabajar junto a unos amigos míos, Francisco García, de los Sacramento Kings, y Corey Brewer, de los Timberwolves, uno de mis ex compañeros de equipo en la Universidad de Florida. Todo fue distinto por la comida y el cambio de horario, pero hicimos que todo funcionara y todo salió muy bien.

Más adelante me fui par el ligar en el que nací, República Dominicana. Fue grandioso el haber podido ver a mi familia y pasar un rato con ellos allí, pero la mejor parte durante mi estadía en la República Dominicana llegó cuando pusimos dos campos en entrenamiento par jugar baloncesto, uno en Porto Plata y otro en Santo Domingo.

Ambos fueron muy exitosos. Tuve una gran ayuda– ex jugadores de la NBA llegaron al lugar, entre otros mi padre y B.J. Armstrong, al igual que unos jóvenes en la liga, como Jon Brockman y Gerald Henderson, quienes también nos apoyaron. Los campos estuvieron fantásticos y los niños se divirtieron mucho. Tanto así que estoy pensando en hacerlo un evento anual. Y creo el hecho de poder haberme visto a mí y a otros jugadores de la NBA, realmente motivó a los niños para seguir jugando y aprendiendo acerca del juego.

Siempre animo a los muchachos de la NBA y les digo, si tienen la oportunidad en el verano de participar en Programa de Baloncesto sin Fronteras, vayan a otro país y hagan el campo de entrenamientos. Es muy gratificante. Se puede ver lo mucho que le gusta a los niños. Aprecian mucho lo que hacemos y nos quieren ver a todos, entonces ellos estaban súper contentos por haber estado allí, haciendo todo tipo de preguntas. Cualquier cosa pequeña que tuviéramos para elles se convertía en lo más grande. Son muy agradecidos y eso te hace sentir muy bien.

Pero una vez que llegó agosto, era el momento de ponerse a trabajar.

Aunque fue fácil acomodarse al estilo del entrenador Drew, acostumbrase a su sistema de juego y adaptarse a la ofensiva y las jugadas que quiere que hagamos no ha sido igual.

Ha sido un proceso, pero creo que hemos sido capaces de sacar muchas cosas positivas sobre la ofensiva y todo lo que esta conlleva.

Por ejemplo, la ofensiva es muy diferente cuando se hace en los entrenamientos y cuando se realiza a la velocidad de un verdadero partido. Es una ofensiva en movimiento, pero también utilizamos un poco el sistema Princeton y es la primera vez que la ejecutamos.

Tiene muchos cortes y muchas cosas pequeñas que debemos tener en cuenta. Pero los muchachos se mantienen con actitud positiva y seguimos trabajando duro.

Estamos confiados en que una vez que la sepamos ejecutar, la nueva ofensiva no puede ayudar a lograr una gran meta que tenemos este año: mejorar jugando fuera de casa.

Para jugar bien como visitante se debe controlar bien el ritmo del partido y mantenerse concentrado durante los 48 minutos del choque. El año pasado tuvimos problemas porque no pudimos hacer esas cosas. Las estamos haciendo bien, pero perdimos el primer partido por unas desconcentraciones mentales, algunas pérdidas de balón o porque simplemente no pudimos anotar cuando lo necesitábamos.

Pero todo esto hace parte de un proceso de crecimiento. Siento que el equipo está mucho más maduro este año, y con este nuevo estilo ofensivo que trajo nuestro entrenador, creo que podemos mover mejor el balón y hacer que nuestra defensiva funcione.

Este año, la intensidad es más alta y estamos más enfocados como equipo. Para encarar la nueva temporada, el club está saludable y listo para afrontar lo que se viene.