Juego de Estrellas de la NBA: Una fiesta del Mundo


Por Luis Vargas, Diario El Globo, Venezuela.

Luis Vargas
Jordan otra vez...

Sin duda, Michael Jordan será el jugador de mayor renombre en el Juego de Estrellas de la NBA. Su regreso a la duela con los Washington Wizards, celebrada y a la vez criticada por muchos, será también un regalo en esta edición del All Star Game.

"Para mí Jordan debería ser el Jugador Más Valioso de esta temporada de la NBA, porque ha convertido a los Wizards, un equipo de tradición perdedora, en un club ganador con posibilidades de acceder a la postemporada".

Y es que con su vuelta, Jordan le ha dado un nuevo impulso no sólo al equipo de la capital estadounidense, sino también a la NBA en imagen y difusión y, porqué no, al baloncesto mundial.

"Me hubiera gustado mucho ver un duelo de volcadas entre Vince Carter, Dominique Wilkins y Jordan. Habría sido un espectáculo", afirma Víctor David Díaz.

En Venezuela, como en muchas partes del mundo, la trayectoria de Jordan ha sido seguida con pasión. Tras su paso por los Juegos Panamericanos celebrados en Caracas en 1983, donde fue un jugador más de la Selección de Estados Unidos, Jordan se convirtió en un icono urbano con sus logros con los Toros de Chicago, un estereotipo que tuvo un gran impacto social en nuestro país.

Por eso no es casual que en esta nueva etapa, su tercera en la NBA, los partidos de los Wizards sean los más transmitidos a través de la televisión de señal abierta.

"El regreso de Jordan ha sido positivo para el baloncesto mundial desde todo punto de vista", asegura Díaz.

Ver una vez más a Jordan en la duela, definiendo un partido con un lanzamiento crucial como ocurrió -casi como una evocación- el pasado jueves 31 de enero ante los Cleveland Cavaliers, o jugando para ser el MVP del All Star Game como lo fue en 1988, 1996 ó 1998 es, sencillamente, un placer.

Torres... de Houston

Además del regreso de Michael Jordan, otros dos factores han potenciado aún más el interés del público por el llamado deporte de los gigantes. Uno de ellos es la aspiración de los Lakers de Los Angeles de consolidarse como la nueva dinastía de la NBA y la lucha del resto de los equipos por destronarle.

El otro elemento, tan poderoso como único, es la sorpresa en la que se ha convertido Oscar Torres, el venezolano que debuta esta campaña, y de qué manera, con los Rockets de Houston.

Tras ser firmado por el equipo texano, el alero que se ha convertido en pocos años en uno de los jugadores más relevantes de Venezuela, impresionó con su juego ofensivo y su defensa cuando tuvo la oportunidad.

Con las lesiones de Steve Francis y Cuttino Mobley en el mes de diciembre, Torres emergió para convertirse en una gran opción ofensiva a la orden del técnico Rudy Tomjanovich. Su juego de mayor brillo fue sin duda, ante los Pacers de Indiana el 11 de diciembre en el que anotó 28 puntos, su tope en la liga.

Ganado al baloncesto a los 14 años, Torres es un ejemplo de superación. De origen humilde, este venezolano se sobrepuso a las estrecheces con gran empeño, sacrificio y mucha perseverancia para, en cinco años, ganar varios de los premios más importantes del baloncesto venezolano: Novato del Año en 1998, trofeo edulcorado con el título de la Liga Profesional que ganó su equipo Marinos de Oriente; Más Valioso del Campeonato Suramericano de Clubes del año 2000, torneo que además ayudó a ganar a Trotamundos de Carabobo, y varias veces miembro del Equipo de Estrellas de su país.

Hoy es el principal embajador del baloncesto venezolano en el mundo. Y por ello, es también un ejemplo para la juventud de este país.

Por supuesto, con un mes de diciembre en el que ganó con su actuación los principales titulares de prensa en Venezuela y otros países latinoamericanos, la expectativa por ver a Torres en el Juego de Estrellas de Novatos era creciente.

Infortunadamente, no quedó entre los elegidos aunque su presencia en la cita de Filadelfia está garantizada en un evento que la NBA ha preparado especialmente para la comunidad hispana de esta ciudad.

Pero aunque no esté presente en la cancha este fin de semana de antología, y pese a que actualmente no tenga tantos minutos de juego como en el mes de diciembre, su condición de ser el segundo venezolano en ascender a la elite del baloncesto mundial en más de cincuenta años es un hecho de orgullo para su país, y estar entre los cinco hispanos que actúan hoy la NBA, un lujo para toda Latinoamérica.

BIOGRAFIA
Luis Vargas escribe desde hace dos años para el Diario El Globo, uno de los diarios de circulación nacional más importantes de Venezuela. Premiado por la Federación Venezolana de Baloncesto como Periodista del Año 2001. Fue Jefe de prensa de la Liga Profesional de Venezuela entre 1997 y 1999.