Go To:
  • ALT+A Toggle Accessibility Menu
  • ALT+H Home
  • ALT+1 Navigation
  • ALT+2 Main Content
  • ALT+3 Footer

Rodman fue diferente... en el buen sentido

"No hay duda sobre el hecho de que este tipo tenía una enorme cantidad de talento para el juego y cambió el concepto del baloncesto", dijo el entrenador Phil Jackson. “Dennis cambió la forma en que los jugadores concebían su propio juego, entendiendo cómo podían afectar el partido a pesar de no anotar pero reboteando y defendiendo”. (Barry Gossage/NBAE/Getty Images)

Salón de la Fama del Baloncesto | Clase de 2011
Rodman was different -- in a good way

Dennis Rodman fue diferente.

Oh, estaban el pelo multicolor de peinado creativo, el traje de novia para casarse consigo mismo, cuando dejó a los Bulls durante las Finales de la NBA de 1998 para aparecer en un combate de lucha libre, el choque de cabeza con un árbitro, la patada a un cámara de televisión, así como los pendientes en el ojo, la oreja y la nariz.

Pero, más importante aún, estaba la diferencia sobre la cancha de baloncesto, que el 12 de agosto llevará a Rodman a lo que parecía el destino menos probable para este chico de callejón sin salida deportiva: el Salón de la Fama del Baloncesto Naismith Memorial, en la promoción de 2011.

"No hay duda sobre el hecho de que este tipo tenía una enorme cantidad de talento para el juego y cambió el concepto del baloncesto", dijo el entrenador Phil Jackson, también integrante del Salón de la Fama por los Bulls y los Lakers, y quien recibirá tanto a Tex Winter como a Rodman en sus respectivas ceremonias de inclusión al Salón de la Fama. "La mayoría de los jugadores de baloncesto están empeñados en anotar y concentrados en ese lado de la cancha. Dennis cambió la forma en que los jugadores concebían su propio juego, entendiendo cómo podían afectar el partido a pesar de no anotar pero reboteando y defendiendo. Pero sigue siendo un enigma. Sin duda, fue una de las personalidades más famosas de los últimos 20 años. Aunque no siempre fuera bueno para el baloncesto”.

Todo ello ha provocado que la inclusión de Rodman, en ciertos aspectos, haya sido una de las más polémicas. Para ser sincero, he de reconocer que también tuve mis dudas. He dudado sobre si un jugador de rol limitado a defensor y reboteador, y que nunca fue el mejor jugador de su equipo, debe ser miembro del Salón de la Fama. Sí, eso es también lo que he siempre me gustó y admiré de Rodman. El Salón de la Fama me preguntó si estaría interesado en escribir su biografía para el programa de inducción. Dije que sería mejor que consultara primero con Rodman, dada nuestra, en ocasiones, tirante relación personal.

Dennis Rodman Sin haber jugado en su vida al baloncesto organizado, excepto una breve estancia en la universidad, Rodman promedió 26 puntos y 13.1 rebotes en su primera temporada en Oklahoma del Sureste en la NAIA.
(Sudeste de Oklahoma State University)

Debo ser justo y también apreciar los argumentos a favor de la inmortalidad baloncestística de Rodman. Sin embargo, también se trata del fin de semana de Rodman y no quisiera que se sintiera mal por algo que alguien comentó sobre él, y quizás prefiera a otro para describirle. Pedí al Salón de la Fama que contactara con Rodman, y me informaron que estaba de acuerdo con mi participación. Pero sentí que valía la pena realizar una comprobación adicional. Así que lo acorralé cuando estaba en Chicago para un partido de Playoffs de los Bulls. ¿Estaba de acuerdo con que yo escribiera la biografía?

"Seguro, hermano", Rodman dijo alegremente. "Sin rencores".

Ese es el lado que más aprecié de Rodman. Estaban la fascinante historia de amistad con el chico solitario de Oklahoma, al que tal vez salvó la vida, así como su eventual mudanza para vivir con la familia blanca después de que Rodman fuera conserje tras la secundaria. Y luego sus múltiples bondades con los recogepelotas, los guardias de seguridad, los trabajadores del club y de mantenimiento en el United Center.

Tal vez fue su timidez innata. Rodman raramente te miraba a los ojos y no entablaba demasiada conversación con sus compañeros. Pero se relajaba y abría con los niños que recogían la ropa sucia, identificándose más con ellos, reconociéndose como quien fue durante tanto tiempo, el tipo en el que nunca nadie reparó, el ser humano invisible.

Hay todo tipo de historias improbables sobre tiempos difíciles y mala suerte entre los integrantes del Salón de la Fama. Sería difícil imaginar una como la de Dennis.

Dennis fue criado por su madre y dos hermanas mayores. Había genes atléticos en la familia, puesto que ambas hermanas se convirtieron en jugadoras de baloncesto All-American. El asombroso estirón de crecimiento de Dennis, pasando de 5-9 fracasado en el fútbol americano y baloncesto de instituto —cortado de los equipos— a 6-7 no se produjo hasta que pasó de los 20 años. Fue a trabajar en mantenimiento para el aeropuerto de Dallas-Ft. Worth después de la secundaria, y una noche se coló en una tienda del aeropuerto y robó unos relojes. Fue capturado y arrestado.

Pero clásico Dennis: robó los relojes para dárselos a los amigos. Los cargos fueron retirados después de que buscara a cada amigo para solicitar los relojes de nuevo y los devolviera. Aquí estaba un niño de la calle, expulsado de su casa y con destino a ninguna parte. Dennis fue entonces a trabajar para un concesionario de Oldsmobile, limpiando coches.

A estas alturas de la vida, sobre los 20 años, si no eres una estrella en el deporte a menudo queda la opción del concesionario de Oldsmobile.

Pero tras ese estirón insospechado, Dennis sorprendentemente se volvió un natural del baloncesto, un atleta musculoso y esbelto de 6-7 de altura. Decidió hacer una prueba para un equipo universitario en Gainesville, Texas. Entró en el equipo, pero no le gustó y regresó casa. No sorprende que, con su falta de disciplina familiar al crecer o ausencia de cualquier modelo masculino, mostrara poco interés en los estudios.

Su madre por entonces se había hartado y no le dejaba volver a casa. Así que Dennis, de 22 años, recorría las calles y dormía junto a sus amigos.

Así que si hubieran dicho entonces que algún día iba a ser un integrante del Salón de la Fama... probablemente se hubieran dado las mismas posibilidades que algún día se le viera vestido de novia... Oh, olvídenlo.

Pero Dennis estaba jugando baloncesto y no escapó a los avezados ojeadores incluso a mediados de la década de 1980. Oklahoma del Sureste había oído hablar de él por los partidos callejeros y aquella breve etapa universitaria y trató de reclutar a Dennis. Lo que resultó problemático, puesto que no vivía exactamente en ningún lugar concreto y nadie sabía dónde encontrarle.

Finalmente localizaron a Dennis y a los 22 años le ofrecieron una beca para jugar al baloncesto universitario. Puesto que Dennis realmente no tenía donde comer o dormir le pareció un buen trato. El único otro lugar que ofrecía tres comidas diarias y un catre era la cárcel.

Nunca había jugado al baloncesto organizado en su vida, excepto aquella breve estancia universitaria. Dennis, sin embargo, promedió 26 puntos y 13.1 rebotes en su primera temporada. Sí, Dennis era capaz de anotar, otro aspecto de su brillantez bien camuflada.

Pocos entendieron el complejo triángulo ofensivo tan rápido como Dennis hizo más tarde bajo la tutela de Jackson y, casi instintivamente, Dennis parecía saber cuál era la mejor opción para su equipo. Cuando Dennis llegó por primera vez a los Pistons, decidieron enviarle a la Liga de verano para trabajar en ataque. Jackson, entonces asistente de los Bulls, estaba allí, puesto que los Bulls habían enviado también a Brad Sellers. Rodman promedió 36 puntos por encuentro, lo que dice tanto sobre la Liga de verano como de Rodman. Podía anotar si debía.

"Sabía que otros podían anotar mejor que él, así que sintió que, para qué preocuparse por eso", dijo Jackson.

De vuelta a Oklahoma del Sureste, Rodman pasó a liderar la NAIA en rebotes las dos próximas temporadas, con un promedio de 15.9 y 17.8 antes de abrir ojos en la el campo de entrenamiento previo al Draft de la NBA y ser seleccionado por los Detroit Pistons en la segunda ronda a los 25 años.

Aunque su estilo de vida en Oklahoma del Sureste fue más típico de la vida de Dennis. En un campamento de baloncesto que estaba patrocinando la escuela, se hizo amigo de un chico introvertido que había tenido una experiencia traumática en un accidente de caza cuando un compañero resultó muerto. El joven se había retraído de mala manera. Típico Dennis, hacerse amigo del chico solitario, al que nadie hablaba o percibía.

Dennis un día empezó a coger rebotes para el joven, Byrne Rich, quien era de una familia blanca de granja rural e invitó a Dennis a cenar. La familia, no exactamente abierta de mente en el pasado, tenía dudas considerables. Bueno, chocante sería uno de los adjetivos aplicables. Pero Dennis cayó en gracia con la familia, que le estaba agradecida por la forma en que su hijo estaba saliendo de su caparazón gracias a él. Me encantaba una historia que contaban los amigos de Dennis sobre esa época. Dennis estaba en el campus y la madre de Byrne estaba también allí volviendo a casa, tratando de evitar a Dennis. Ella no era exactamente abierta de mente y la gente habla en esa parte del mundo: dama blanca, hombre negro joven. Así que una vez se escondió detrás de un edificio y Dennis apareció alrededor de la esquina, la encontró y le dijo que debería salir, puesto que sabía que le estaba evitando. Le señora le llevó de vuelta a su casa.

La vida del joven Dennis era una búsqueda de estabilidad, de una unidad familiar, y la encontró con los Riches, así como el hijo de estos recuperó su equilibrio gracias a Dennis. ¿Qué tal como ironía? Dennis, la roca.

Luego, por supuesto, estuvo la vez en que anunció que, si alguna vez fuera elegido al Salón de la Fama, subiría desnudo al escenario. Dennis no pensó más tarde que aquello agilizara demasiado su selección. Estoy bastante seguro de que no culminará esa amenaza, aunque también confío en que el Salón de la Fama nunca haya visto a alguien vestido como Dennis se presentará el 12 de agosto.

Dennis Rodman “Hay todo tipo de historias improbables sobre tiempos difíciles y mala suerte entre integrantes del Salón de la Fama”, escribe Sam Smith. “Sería difícil imaginar una como la de Dennis”.

Ni, francamente, muchos con más méritos. No, no podía convertir un tiro libre o, más exactamente, estaba ansioso por hacerlo. ¿Qué tal esta paradoja de Rodman? Si lanzaba esos tiros libres tan rápidamente y con tanta indiferencia no era porque no podía hacerlos sino porque odiaba que el juego se detuviera y todos le miraran, pues generalmente era muy tímido. ¿Pero quien acaparó alguna vez más atención sobre sí mismo que Dennis Rodman?

No hay sentido alguno en intentar explicar Dennis Rodman o tratar de analizarle.

Pero los números hablan tan alto como sus acciones.

Lideró la NBA siete veces en rebotes, todas consecutivamente. Sólo Wilt Chamberlain lideró la liga más veces. Bill Russell lo hizo cinco aunque, por supuesto, jugó en la época de Chamberlain.

Rodman jugó para cinco equipos campeones y fue dos veces Jugador Defensivo del Año, la primera vez cuando todavía no era ni titular en los Detroit Pistons. Fue seleccionado para el mejor equipo defensivo ocho veces, siete en el primer quinteto.

Defendió a todos, desde Spud Webb a Karl Malone. En 14 temporadas, Rodman promedió 7.3 puntos y 13.1 rebotes, sólo una vez terminó una temporada promediando cifras dobles en puntuación. Pero en un notable periodo de siete años desde 1991-92 a 1997-98, promedió casi 17 rebotes por partido, cifras inauditas desde los tiempos de Wilt y Russell.

Y como le gustaba decir a Dennis, "no tenían un problema conmigo por ser salvaje y loco cuando se trataba de llenar los pabellones".

La cosa era ganar y, aunque los críticos señalaran que Dennis nunca fue el mejor o siquiera incluso el segundo mejor jugador de su equipo, en sus primeras 12 temporadas en la NBA, sus equipos —antes de cameos de final de carrera con los Lakers y Dallas— ganaron por lo menos 50 partidos en 10 ocasiones, 60 o más cinco veces y promediaron 57 victorias desde su año de novato hasta la temporada 1997-98 con los Bulls.

"Cuando se fue a los Pistons (y más tarde los Bulls) vio que había chicos que podían anotar, así que no se preocupó por eso," dijo Jackson. "La temporada que llegó Dennis registramos el mejor récord en la historia de la NBA. Lo cual dice mucho acerca de su impacto. El año que (Scottie) Pippen se perdió los tres primeros meses después de una operación, Michael me dijo que sentía que Dennis fue el jugador más valioso de ese equipo".

"Todas las extravagancias son otra historia", dijo una vez Kareem Abdul-Jabbar sobre Dennis. "Fue un jugador integral de un número de equipos campeones".

En realidad, la fase estrafalaria de la vida baloncestística de Dennis, al menos la parte comercial, era básicamente teatro, creyó siempre Jackson.

"Era la interpretación de un personaje, una doble personalidad," dijo Jackson. "Encontrar su personaje fue una influencia de Madonna".

Dennis obviamente sobrevivió una infancia y adolescencia disfuncionales, aunque no habría ninguna de las escandalosas travesuras de sus años de baloncesto post-Pistons. Pero ese período si reflejó sus mayores frustraciones vitales en búsqueda de una familia. Primero fueron los Riches, y luego en la NBA fueron Chuck Daly y los Bad Boys.

Dennis quería hacer cualquier cosa por complacer, así que adoptó la ferocidad del equipo de los Pistons, aplicando su propia versión.

"Fue un producto de su sistema", dijo Jackson. "En Detroit, el mantra era no dar marcha atrás. Empujó a Scottie a los asientos en el 91. No era un tipo amenazante, pero debía formar parte de algo.

"Siempre admiré lo que hacía, como le jugaba a (James) Worthy contra los Lakers, Magic (Johnson), la variedad de hombres sobre la cancha que podía defender debido a su rapidez. Con los Pistons, era el segundo tras (Joe) Dumars en defender a Michael (Jordan). Decididamente fue un factor.

"No podía soportar durante 48 minutos a esos grandotes como Shaq apoyándosele encima", recordó Jackson. "Teníamos que hacer que Luc (Longley) le quitara algo de presión física. Pero al final, en momentos cruciales, Dennis se emparejaba con Shaq cediendo unas 70 libras. Era un tipo que podía jugar 48 minutos sin un respiro. Cuanto más avanzaba el partido, más fuerte se sentía. Iba de menos a más".

Dennis finalmente formó en el quinteto inicial de os Pistons cuando Rick Mahorn fue liberado en el Draft de expansión tras el primer título, e inició su racha de promediar más de una docena de rebotes por ocho temporadas consecutivas.

Pero ese también fue el comienzo de la desintegración de la familia, especialmente cuando Daly se marchó a entrenar a los Nets después de la temporada 1991-92. Dennis se divorció de su primera esposa, Annie, casi al mismo tiempo en que se fue Daly, y los Pistons y su vida personal cayeron en espiral descendente, prácticamente impulsando el cambio al personaje en que Dennis decidió convertirse. Se lió con la cantante y actriz Madonna y empezó reinventarse a sí mismo como el Bad Boy más malo del baloncesto.

Aunque los Pistons decidieron retirar este año la camiseta con el dorsal 10 de Rodman, Dennis no quería asistir porque los dos hombres más cercanos a él en aquellos años, Daly y el jefe de prensa de los Pistons Matt Dobek, habían fallecido. Clásico Dennis, el querer rechazar semejante honor por no poder compartirlo con la gente que más significó para él en círculos baloncestísticos.

La carrera de Dennis inició su montaña rusa cuando forzó su marcha de Detroit, que estaba en reconstrucción en 1993, y recaló en los San Antonio Spurs junto a David Robinson, tipo diametralmente opuesto a Rodman. Combinaron para un par de temporadas regulares fabulosas, aunque las payasadas de Rodman con Madonna y creciente querencia por lo bizarro acabaron por desquiciar a los Spurs en los Playoffs.

Como remarcó una vez el ex entrenador de los Spurs, Bob Hill, las dos personas más preocupadas cuando Rodman jugaba eran el entrenador rival y su propio entrenador.

Cuando Robinson ingresó en el Salón de la Fama hace dos años, le pregunté acerca de Rodman y rió.

"Si has convivido con Dennis un poco, más o menos ves venir el desastre", dijo Robinson. "Pero como jugador de baloncesto era verdaderamente único. No lo llamaría el mejor compañero que he tenido. Pero si estás construyendo un equipo, quieres tenerlo en tu equipo por todo lo que aporta".

Criticado por el hecho de que los Spurs no alcanzaran las Finales, Rodman se volvió radiactivo en círculos de la NBA.

Pero con Horace Grant partido a Orlando como agente libre, los Bulls estaban desesperados por un reemplazo. Jackson originalmente quiso a Derrick Coleman, pero tenía un contrato largo. Jackson sentía que el juego completo de Coleman encajaría mejor en el ataque. Aunque los Bulls ajustaron con Rodman, reduciendo el tamaño con Ron Harper en el perímetro, y convirtiéndose en un equipo rápido, orientado hacia la defensa, que abrumó a la NBA. Rodman tenía una temporada restante en su contrato, así que los Bulls sintieron que podían tomar un riesgo. Ayudó a producir una temporada histórica incluso con lesiones y suspensiones que le costaron 45 partidos en sus dos primeras temporadas con los Bulls.

Rodman nuevamente estaba hambriento por ganarse el respeto de alguien como Daly. Eligió a Jordan, y no fue fácil. Las dos primeras temporadas, a pesar de algunas grandes actuaciones, especialmente en las finales en 1996 cuando el entrenador de Seattle George Karl le responsabilizó de haber ganar dos partidos por sí mismo, Rodman sufrió a menudo con un papel secundario. Estuvo a su mejor nivel cuando Pippen optó por comenzar tarde la temporada 1997-98 por una nueva disputa con la gerencia. Jordan y Jackson necesitaban a Rodman y Rodman dio un paso al frente. Una vez incorporado Pippen, Jackson admitió que se volvió más difícil espolear a Rodman. Dennis no lidiaba bien con el abandono, ya que le despertaba muchos recuerdos amargos de su infancia. Así que sufrió cuando Daly se fue y luego otra vez durante la temporada de 1998, cuando parecía no ser tan necesario, lo que le condujo a protagonizar aquellas distracciones en Playoffs contra los Jazz, aunque los Bulls terminaron la faena y Rodman tuvo un rol importante.

No cabía duda de que su difícil infancia repercutió en algunos problemas de aprendizaje jamás tratados, que prácticamente se atribuyeron a, bueno… Dennis siendo Dennis. Pero era difícil para Rodman concentrarse durante largos períodos y mantenerse quieto, especialmente en las previas de los partidos.

Pero los Bulls hicieron los ajustes necesarios. Después de todo, necesitaban a Dennis y él los necesitaba a ellos.

"Los jugadores lo miraban como a un individuo único," recordó Jackson. "Las reglas (para el equipo) seguían siendo las mismas, pero hubo alguna variación en la aplicación para Dennis. No podía acudir al partido una hora y media antes (como era requerido de todos los jugadores). Había demasiada tensión en torno al partido para él. No salía nunca a tirar. Le dejé llegar una hora antes del partido y monté una estructura de multas para él (multando a Rodman a cada partido). Encontró un lugar para calentar (por su cuenta) hasta la hora del partido. Treinta minutos antes del salto inicial nos encontraríamos (con los jugadores). Él entraba, se tomaba una ducha y se sentaba en su taquilla desnudo, con una toalla sobre la cabeza. Todas las presentaciones, el video (de análisis), se lo pasaba con una toalla sobre su cabeza. Era difícil para él prestar atención. Tenía que hacer cosas, hacer ejercicio, levantar pesas, ducharse. Tenía una actitud muy singular en su preparación para el partido.

"Al final se ponía sus zapatillas", dijo Jackson. "Todos los jugadores quieren salir y tirar con 16 minutos por delante. Él siempre era el último. Siempre tenían que tirar de él. Pero Dennis puso su corazón en ello. Era un jugador muy capaz en el triángulo, un buen pasador. Era un enigma, de muy buen corazón, un muy buen tipo, aunque reacio a hablar en cualquier contexto conversacional".

Sí, Rodman era diferente a la mayoría de los jugadores de la NBA. Después de todo, está a punto de ser miembro del Salón de la Fama del Baloncesto.