-->
John Paxson habla de la reconstrucción de un equipo ganador en los tres últimos años

La construcción de un contendor (Parte 1)

John Paxson "No me gustaba la actitud del equipo en el 2003", dice John Paxson, General Manager de los Bulls. "Se que no se puede cambiar todo de golpe, hay que hacerlo poco a poco".
Por Adam Fluck | Publicado el 21 de Septiembre, 2006
Traducción: César Acevedo

En esta primera entrega de dos partes, Bulls.com examina los más recientes movimientos que ha realizado John Paxson desde el inicio de su labor como General Manager que incluye la elección en el draft de Kirk Hinrich, Ben Gordon y Luol Deng, además de la contratación de Scott Skiles. Lee la segunda mitad de esta historia haciendo click aquí ahora.

Cuando John Paxson asumió el cargo de General Manager hace tres años y medio, el heredó un equipo que estaba lleno de jugadores sin muchas aspiraciones y otros que no eran queridos en el grupo.

La organización carecía de una dirección positiva y así nacía una nueva etapa en la búsqueda de la victoria, la misma que no se conocía desde la salida de Michael Jordan en 1998.

Paxson sabía que ese cambio sería una tarea difícil y la paciencia se convertiría en su mayor virtud. Con un plan revolucionario y grandes aspiraciones, Paxson estaba determinado para seguir el curso que convirtiera su aspiraciones en realidad.

El General Manager de Chicago dice que su filosofía gerencial comenzó cuando vivía su etapa de jugador, cuando tenía un rol primario en su equipo. “Evalué el equipo y entendí que los jugadores que no tenían un rol protagónico podrían seguir contribuyendo al equipo”, afirma Paxson. “Esos valores eran muy importantes para mí y sentía que era nuestra forma para ganar”. Paxson agregó que cuando tomó el trabajo, no tenía una idea clara de lo que empezaría a vivir a diario a partir de ese momento.

“En cambio, tuve que enfrentarme a situaciones complicadas”, explica sobre su primera experiencia en el draft, sólo días después del accidente de motocicleta de Jay Williams. “Cuando tienes que enfrentarte a situaciones complicadas es ahí cuando tienes que creer en tu filosofía”.

Con la salida de Tyson Chandler, Paxson puso el toque final para completar un plantel de los Bulls competitivo desde que arribó a su cargo como gerente. En el camino ha tenido que tomar decisiones arriesgadas y realizar operaciones con jugadores que alguna vez fueron considerados el futuro y emblema de la franquicia.

“Cuando asumí el cargo, todos estaban realmente emocionados por los prospectos que teníamos. Ellos sólo habían ganado 30 partidos por primera vez en varios años. Pero cuando llegó el momento del campo de entrenamiento me di cuenta que no me gustaba el caracter edel equipo. Sabía que no podía hacer cambios radicales y apresurados y que debía trabajar con el grupo que tenía”.

Ahora, tres años después, gracias a selecciones cuidadosas de jugadores, operaciones acertadas, buenos resultados en el draft y con la reciente contratación de un agente libre de primer nivel, Paxson ha guiado a los Bulls a un punto muy prometedor. El equipo ha tenido dos participaciones consecutivas en la postemporada y el núcleo de jovenes tiene mucho potencial. En Scott Skiles, Chicago tiene un entrenador que se ajusta perfectamente al espíritu trabajador y combativo de un equipo que no se resigna a dejar de luchar. Las expectativas para la nueva temporada se han incrementado y Chicago es un legítimo rival para tener en consideración por el Oeste. Bulls.com analiza las 10 transacciones claves que ha realizado Paxson.

NBA Draft 2003 – eleccion de Kirk Hinrich (séptimo turno, Junio del 2003)

Kirk Hinrich Paxson analiza a Hinrich: “Necesitamos que él transmita toda su experiencia que ha sumado en el equipo nacional de Estados Unidos y que sea un líder más vocal. Esperamos que él sea uno de estos muchachos que vistan el uniforme de los Bulls durante toda su carrera”.
(Koichi Kamoshida/NBAE/Getty Images)
Enfrentando su primera experiencia en el draft al frente de la gerencia del equipo, Paxson había estado en ese cargo durante solo dos meses cuando escuchó la noticia de que Jay Williams, el jugador elegido en el segundo turno del draft anterior, había sufrido un serio accidente de motocicleta. Los Bulls conocieron la infortunada noticia de que Williams no estaría disponible para jugar en el futuro próximo y así cambio la estrategia conservadora que tenía Paxson para el sorteo.

Paxson admite que los Bulls no habían considerado elegir un base hasta el accidente de Williams. Es posible que Mickael Pietrus o Jarvis Hayes hubiesen terminado en Chicago, pero al final Kirk Hinrich fue quien se convirtió en el elegido por los Bulls en el séptimo turno de aquel draft. Paxson considera que Hinrich, que venía de Kansas, fue una elección segura, pero también sabe que es un jugador especial y no sólo ha cumplido sino que ha superado con creces las expectativas que habían sobre él.

“Me entiendo muy bien con jugadores como Kirk”. Dice Paxson. “Él es mucho jugador comparado conmigo. Tiene muchas cosas naturales del juego y esto en gran parte por haber sido guiado y criado por un padre que fue entrenador”. El desarrollo como jugador de Hinrich, complementado con sus conceptos de equipo y habilidades defensivas le han convertido en un jugador de primer nivel e incluso logró su primera convocatoria al equipo nacional de Estados Unidos durante el pesado verano. Una oportunidad de oro para elevar su nivel de juego y experiencia. “Él sigue creciendo cada año. Ha aprendido de todo un poco en cada temporada en términos de mejorar su juego y de sumar más confianza. Y su participación con la selección nacional realmente lo va a ayudar en esa área. Creo que a veces no ha sido lo suficientemente seguro como realmente debería ser. Estas recientes experiencias le ayudarán de muchas forms y se ha convertido en uno de los principales jugadores de su generación al lado de LeBron James, Dwyane Wade y Carmelo Anthony y ha logrado un gran entendimiento demostrando que puede jugar al lado de estos muchachos”.

Paxson espera que Hinrich, que llega a su cuarto año con los Bulls con 26 años, sea el líder que necesitan los Bulls. “Necesitamos que él transmita toda su experiencia que ha sumado en el equipo nacional de Estados Unidos y que sea un líder más vocal. Él es parte de nuestro futuro”, afirma Paxson. “Esperamos que él sea uno de estos muchachos que vistan el uniforme de los Bulls durante toda su carrera. Queremos que siga creciendo que deje un poco su tímida personalidad y tome la voz de mando de sus compañeros”.

Una serie de jugadores destacados de la ‘Clase del 2003’, incluyendo a los ya reconocidos James, Wade y Anthony, han recibido extensions de su contrato este verano. Mientras que Hinrich puede tener la misma oportunidad, pero esta firma aún no se ha realizado y quizás suceda en la próxima temporada. Sin embargo Paxson explica que las negociaciones han comenzado y está optimista en que pronto llegue a un acuerdo final.

“Jeff Austin, el agente de Kirk, y yo hemos hablado y lo discutido pertenece a la intimidad de la negociación”. Comenta Paxson. “Lo he dicho y repito que Kirk es un jugador muy valioso para nosotros. Él representa muchas de las cosas que son emblema para esta organización”. Mientras Paxson quiere asegurarse que su equipo tenga una identidad que ha funcionado muy bien en Chicago durante las dos temporadas anteriores, ahora Hinrich definitivamente se ha convertido en el rostro de la franquicia. “La ciudad se puede identificar mucho con un chico como Kirk. Él juega duro, es modesto y lo hace en cada noche. Pero para mí, al menos que tengas a alguien como Michael Jordan como la cara de tu organización, el aspecto ideal es el espíritu de tu equipo”.

Nombramiento de Scott Skiles, el entrenador número 15 en la historia de la franquicia (noviembre del 2003); acepta extensión de su contrato (agosto 2005)

Scott Skiles Paxson sobre Skiles: “Él nunca piensa que su equipo se da por vencido en un equipo y no para de dar instrucciones. Creo que eso es muy importante”
Paxson afirma: “Creo que la contratación de Scott realmente representa el cambio de este equipo”. Mientras que es complicado darle el crédito necesario al todo el trabajo que ha realizado Scott Skiles desde su llegada a Chicago y ha sido determinante para el éxito del equipo en los dos últimas temporadas. Su estilo agresivo ha logrado tomar lo mejor de sus jugadores y ha convertido a sus jovenes novatos en jovenes profesionales. “Él tiene esa cercanía que respeto y apoyo”, explica Paxson. “Es una persona brillante que conoce mucho de básquetbol y tiene una forma muy especial de entenderse con los jugadores”. Cuando se habló de la posible contratación de Skiles como entrenador de los Bulls, hubo reacciones negativas luego de su paso por Phoenix y por su relación con algunos jugadores. Y Paxson considera que debe defender y apoyar el estilo que ha funcionado con el entrenador de 42 años de edad.

“¿Es muy fuerte con los jugadores?, seguro que si. En mi carrera como jugador nunca escuché de un técnico que no fuera duro con sus jugadores en algún momento. Si encuentras un técnico que siempre va a responder lo políticamente correcto, estoy seguro que los muchachos no siempre van a tener un buen entendimiento con ese técnico”. Además no es coincidencia, dice Paxson, que los Bulls hayan mejorado notablemente en las dos últimas temporadas después de su lento inicio. La habilidad que ha tenido Skiles para mantener el espíritu trabajador durante los 82 partidos de la temporada ha logrado grandes resultados.

“Esperemos que a medida que pasa el tiempo, Scott encuentre la combinación de jugadores para moldearlas en un buen equipo”, comenta Paxson. “Tomará algún tiempo para encontrar nuestro ritmo como equipo, porque tenemos muchas caras nuevas, pero considero que Scott y su grupo se vean mejor con el paso de los meses, que es lo más importante”. Paxson cree que Skiles es un técnico muy capacitado, pero su deseo por ganar lo hace mucho más efectivo. “Él nunca piensa que su equipo se da por vencido en un equipo y no para de dar instrucciones. Creo que eso es muy importante”.

Desde su primer día de trabajo, Skiles ha dejado claro que la práctica es una de las principales prioridades. Es algo que debe ser fundamental a nivel del deporte profesional, pero en la realidad no siempre es así. “Los muchachos saben que el entrenamiento es muy importante”, afirma Paxson. “Cada vez que ellos llegan (al Berto Center), saben que no va a ser un día de descanso. Tiene que haber un balance entre la presión y el trabajo físico. Cuando los jugadores están allí es sólo acerca de este trabajo y mejorar. Scott sabe manejar muy bien este asunto y nunca ha cambiado su estilo”.

La contratación de Antonio Davis, Chris Jefferies y Jerome Williams desde Toronto a cambio de Jalen Rose, Donyell Marshall y Lonny Baxter (Diciembre 2003)

No es un secreto que el límite salarial siempre ha causado un gran impacto en todos los planteles de equipo NBA, pero usualmente no es bien manejado para mantener ese deseado balance y flexibilidad financiera. Para comenzar a cambiar ese panorama, una operación que involucró seis jugadores (ninguno de ellos está actualmente en el equipo) fue realizado cerca de tres años atrás y sigue afectando el presente del equipo, gracias al gran espacio salarial que ganaron los Bulls la temporada anterior. Paxson reconoce que los Raptors sumaron muy buenos jugadores desde el punto de vista deportivo pero su objetivo, al final, era un resultado que pagó al final luego de gran paciencia.

El asunto económico era fundamental, pero saber que Antonio Davis tenía un año más de contrato por encima de Jalen Rose era determinante.

Fue el comienzo de un proceso en el cual decidimos resolver algunos dilemas que teníamos en cuanto a términos financieros”, explica Paxson. “Mientras lográbamos un espacio para lograr mayor flexibilidad en el límite salarial, también contábamos con el profesionalismo de Antonio y por esto consideramos que debíamos hacer este canje, pero no sabes realmente qué va a pasar, sólo cuando el jugador se sume a tu equipo. Y al final sumamos un elemento mucho mejor de lo que nos habían anunciado.

Al mismo tiempo Paxson logró establecer otro cambio, la imagen y cultura del equipo. Para el año siguiente, los Bulls compraron los dos años restantes del contrato de Eddie Robinson. Fue un movimiento que afectó financieramente al equipo, pero era más que justificado.

“Desde el punto de vista cultural y deportivo, fue uno de los mejores movimientos que pudimos haber realizado”, afirma Paxson sobre la compra del contrato de Robinson. “Siempre existen esas pequeñas cosas que quieres hacer, pero la operación de Antonio Davis comenzó el nuevo proceso para lograr la flexibilidad económica, que fue la que logramos finalmente en este verano”.

NBA Draft 2004 – La elección de Ben Gordon (tercer turno) y Chris Duhon (38); la adquisición de Luol Deng (7th) desde Phoenix (June 2004)

Ben Gordon Paxson sobre Gordon: “No es facil encontrar muchachos como Ben y no tengo razones para no creer que él va a seguir mejorando mucho”.
Uno de los principales objetivos de cualquier General Manager en cualquier deporte, especialmente en uno a cargo de un equipo joven y que está en proceso de reconstrucción, es sumar talento. En su segundo draft, Paxson fue suficientemente afortunado de sumar en una noche a tres grandes talentos, incluyendo dos con potencial de estrellas.

Sin duda, Ben Gordon era la opción obvia para los Bulls en el tercer turno de la primera ronda, luego de una serie de campos de pre-draft que lo cataultaron como uno de los mejores prospectos de ese sorteo. Luol Deng estaba entre la lista de prioridades para el equipo y fue una suerte lograr asegurar su llegada en el tercer turno. Paxson orquestó una operación con Phoenix, a cambio de un turno de segunda ronda (31), una futura elección condicionada de la primera ronda (21 en el NBA Draft 2005) además de dinero en efectivo.

“Estábamos satisfechos con todo lo que sumábamos al tener en nuestro equipo a Ben”, comentó Paxson, “Pero el gran golpe de la noche fue cuando Jerry Reinsdorf dispuso del dinero para obtener el turno de Phoenix. Estábamos en una posición de seguir sumando más talentos. Si queríamos mejorar, necesitabamos mejorar nuestra base y sumar ese séptimo turno fue algo muy importante para nosotros.

Paxson no solo estaba confiado en el talento de Gordon y Deng, pero además de su compromiso y ética de trabajo, que se acomodan al estilo Bulls. Ese insinto ha probado que no se equivocó y ambos jugadores han demostrado que no tienen miedo de pasar tiempo en el gimnasio trabajando.

“Desde mi silla, veo cómo no debemos preocuparnos por lo que algunos muchachos hacen en su tiempo libre durante el verano”, afirma Paxson. “Eso es maravilloso, es el ambiente en el que hemos crecio acá, tenemos muchachos que están comprometidos con el trabajo durante la pausa de la temporada y no tengo que forzar a ninguno para que vengan a la cancha a practicar”.

Gordon se convirtió en un jugador de gran aporte en su primera temporada como profesional y se convirtió en el primer novato que llega a la liga y obtiene el premio del Sexto Jugador. Su nomre comenzó a circular en cada posible operación de canje, pero Paxson no está interesado en canjear a uno de sus valores más importantes.

“No es facil encontrar muchachos como Ben y no tengo razones para no creer que él va a seguir mejorando mucho. Él tiene que seguir siendo un anotador explosivo, lo ha demostrado y tiene que encontrar más oportunidades para lanzar triples. Tiene un salto medio muy bueno que puede mejorar y va a ser un jugador muy sólido con el paso del tiempo”.

Deng también estaba destacandose, pero una lesion en su muñeca al final de la temporada 2004-05 lo forzó a perderse varios juegos de la postempotada y así limitar su trabajo durante el verano. Sin embargo, Deng regresó muy bien el año anterior, mejorando notablemente en cada apartado estadístico y demostrando una gran versatilidad en su juego.

“Lou es un tipo diferente de jugador. Mientras que Ben es muy talentoso y dinámico con la pelota, Lou encuentra formas de llegar a la canasta sin el balón y anotar”, dice Paxson sobre Deng, que acaba de cumplir 21 años.

“Él ha trabajado muy duro en su lanzamientos durante el verano, y necesitamos que siga mejorando y que sea más fuerte. Creo que su juego se desarrollará mucho a medida que crezca su confianza. Ellos necesitan crecer en confianza y confiar en su trabajo, creo que ellos van por la dirección correcta”.

Luol Deng Paxson sobre Deng: “Él ha trabajado muy duro en su lanzamientos durante el verano, y necesitamos que siga mejorando y que sea más fuerte".
Los Bulls también fueron afortunados en lograr elegir a Chris Duhon en el turno 28 (siete turnos luego de la segunda ronda, turno que negociaron al comienzo de la noche). El jugador formado en Duke ha demostrado que tiene una mano muy sólida, que juega con conocimiento en la posicion de armador y además cuenta con una sólida defensa.

“Estábamos en la sala del draft y veíamos que él era el único jugador que quedaba en nuestro tablero. Chris ha demostrado que ha sido un ganador. Él encuentra siempre la forma de ayudarnos a ganar y ha sido una gran adición para nosotros”.

Canje de Jamal Crawford y Jerome Williams a New York a cambio de Dikembe Mutombo, Othella Harrington, Frank Williams y Cezary Trybanski (agosto 2004)

Paxson reconoce que enviar a Jamal Crawford a Nueva York fue el Plan B en la operación de Rose y Marshall. Este canje tenía otro significado en la intención de ganar mayor flexibilidad económica para firmar a un agente libre del calibre de Ben Wallace.

El motivo principal de este canje fue la intención transpasar el contrato de Williams, que Chicago había tomado ocho meses atrás junto al de Antonio Davis. Los Bulls recibieron cuatro jugadores a cambio provenientes de Nueva York, pero todos con un año por cumplir en su contrato, que expiraba en la siguiente temporada y que daban una alivio en los libros desde el punto de vista salarial.

“Una cosa que es muy complicada en este negocio es que cuando sumas un contrato a largo plazo, ese tipo de cifras son complicadas de mover y estas como atrapado, sin la flexibilidad que necesitas”, explica Paxson. “Para se bien honesto, no estábamos en una buena posición. Seguíamos siendo un equipo con 30 triunfos en la temporada y no mostrábamos mayor mejoría. Ese acuerdo nos dio una gran ventaja financiera en un período corto de tiempo y nos permitió lograr lo que alcanzamos hace un par de años”.

La situación de Crawfor era compleja. El juvenil armador había demostrado gran nivel anotador a lo largo de su cuarta temporada con los Bulls y estaba en una situación en la que requería un gran contrato. Paxson se mantuvo en que Crawford tenía la opción de permanecer en Chicago bajo los términos de una oferta por un año y eventualmente convertirse en agente libre sin restricción, pero los Knicks aparecieron con mucho dinero por gastar y con la intención de sumarlo. Así Crawford entró en la operación que terminó con el acuerdo de seis jugadores que al final se cristalizó.

“Vimos la oportunidad de mover el contrato de Jerome y esto fue determinante para la operación”, comentó Paxson. “Tienes que balancear todas las opciones, sabía que Jamal era uno de los jugadores favoritos para la afición, además de ser un jugador muy talentoso. No encuentras bases de 6-6 en el mercado con la habilidad para anotar que él tiene. Pero necesitabamos mejorar y este acuerdo entraba perfectamente en nuestros planes y necesidades de encontrar flexibilidad económica. Si no hubiéramos logrado salir del contrato de Jerome en ese acuerdo, quizás nunca lo hubiéramos hecho”.

<< Siga leyendo: "Construcción de un contendor (Parte 2)" >>

For Season Tickets call 312.455.4000 Bulls.com/family