Go To:
  • ALT+A Toggle Accessibility Menu
  • ALT+H Home
  • ALT+1 Navigation
  • ALT+2 Main Content
  • ALT+3 Footer

Los Bulls homenajean al integrante del Salón de la Fama, Scottie Pippen

Bust unveiling a humbling experience for Pippen
Pippen bust adds new jewel to the United Center

Por Adam Fluck

Estos últimos nueve meses han sido una época nostálgica y ajetreada para Scottie Pippen, quien en este período de tiempo se ha reincorporado a la franquicia de los Bulls como embajador del equipo, ha entrado en el Salón de la Fama del Baloncesto y se ha juntado con sus compañeros de 20 años atrás para celebrar el primer campeonato de la NBA ganado por Chicago.

El pasado 7 de abril de 2011, Pippen disfrutó de un momento extra bajo el sol, cuando los Bulls exhibieron un busto de bronce de su figura durante el descanso de su partido contra los Boston Celtics.

Veterano de la NBA por 17 años, 12 de ellos con los Bulls, Pippen fue informado por el equipo sobre los planes de crear una escultura inspirada en él la semana que ingresó en el Salón de la Fama Naismith Memorial. Poco después de la ceremonia de consagración, la presencia de Pippen fue requerida por el estudio de Bellas Artes de Rotblatt-Amrany, donde se reunió con la escultora, Julie Rotblatt-Amrany, quien anteriormente había recibido una foto de acción de Pippen por parte de los Bulls, para que intuyera el estilo propuesto por el equipo.

“Realmente no tuve demasiada aportación antes de que me informaran (sobre el busto), pero eso no fue problema alguno”, dice Pippen. “Cuando visité el estudio, fui capaz de constatar cómo todos los conceptos se unían. La escultora dijo que le ayudó el verme en persona porque le permitió trabajar en algunos de los detalles más precisos para que pareciera más natural”.

Tras aproximadamente tres meses de trabajo con la pieza en forma de arcilla, Rotblatt-Amrany invitó a Pippen nuevamente para una segunda visita, que le permitió obtener algunas medidas adicionales.

“Una vez obtenida la semblanza, el siguiente paso es centrarse en los detalles”, explica Rotblatt-Amrany. “Cuando trabajas partiendo de fotografías, la imagen alisa la persona tridimensional. Así que hay un montón de cosas que no se pueden ver cuando sólo trabajas a partir de una imagen. En muchas piezas en las que hemos trabajado en el pasado no se nos ha concedido la disponibilidad del sujeto, pero en este caso Scottie estuvo más que dispuestos a visitarnos, y eso ayudó mucho”.

Una vez finalizada la versión de arcilla de la pieza, se creó un molde de goma; y un molde de yeso, que actuó como una cubierta de la goma, fue colocado en la parte superior. Luego todo fue enviado a la fundición, donde se creó una réplica de cera de la arcilla original. Sobre la cera, se hizo otro molde en una funda de silicona. Una vez construida esa funda, otra de un cuarto de pulgada fue creada, y la pieza fue horneada, momento en el que la cera salió derretida por la capa exterior.

Luego, el bronce líquido fundido se vertió en la funda exterior. Una vez enfriada, la funda fue quebrada y los canales adicionales por los que fluía el bronce fueron separados. Los pasos finales incluyeron fundición del metal, soldadura y relleno de huecos en el medio. Una vez completada la elaboración y bien afinada la superficie, la pátina, una capa formada en la superficie de bronce de silicona del busto, fue agregada.

El busto, que pesa aproximadamente 150 libras, con dimensiones de 45,5 pulgadas de alto, 47 pulgadas de ancho y 16 pulgadas de profundo, se terminó en marzo.

“Me siento abrumado”, dice Pippen sobre el busto. “No sé cómo dar las suficientes gracias a la organización de los Bulls para transmitirles todo lo que siento. Es un gran honor que hayan hecho algo tan especial para mí”.

En cuanto a su sujeto, Rotblatt-Amrany, que también esculpió la famosa estatua de Michael Jordan levantada ante el United Center, no ofreció queja alguna.

“Fue absolutamente genial trabajar con Scottie y estuvo muy involucrado”, dice. “Pasó una buena cantidad de tiempo con nosotros en nuestro estudio. Fue muy agradable, paciente y amistoso con todos”.

El veterano locutor televisivo de los Bulls, Neil Funk, anunció la ceremonia del develo del busto a media cancha, que también incluyó un vídeo de homenaje al integrante del Salón de la Fama de los Bulls. La esposa de Pippen, Larsa, y sus cuatro hijos, Scotty Jr., Preston, Justin y Sofía, le acompañaron sobre el parqué.

John Paxson, Vicepresidente Ejecutivo de Operaciones de Baloncesto de los Bulls, estuvo en representación de la franquicia e introdujo a su ex compañero de equipo a los aficionados asistentes.

“Es mi gran privilegio representar a Jerry y Michael Reinsdorf y toda la organización de los Bulls para rendir tributo esta noche a tu gran carrera, una carrera de Salón de la Fama”, le dijo Paxson a Pippen ante una multitud de 23,067 personas que llenaron el pabellón. “Siempre serás una piedra angular de la organización de los Chicago Bulls y estoy orgulloso de decir que este busto estará presente en el United Center para siempre; para que nuestros fans vengan y lo vean”.

Pippen ya había dejado huella permanente dentro el famoso ‘Manicomio en Madison’, donde él, Michael Jordan y los Bulls arrollaron en camino a su segundo ‘Three-peat’ de campeonatos de la NBA en 1996, 1997 y 1998. El número 33 de Pippen fue colgado bien alto sobre el parqué después de que el equipo retirara su camiseta en diciembre de 2005. Ahora, un busto de bronce del siete veces All-Star se exhibe permanentemente en la explanada de nivel 100, en la Puerta 7.

“Estoy extremadamente contento de cómo ha salido todo”, dice Pippen. “Estar en una posición en que una franquicia como los Bulls crea un busto tuyo que estará permanentemente en exhibición dentro de un edificio como el United Center lo dice todo. Es un honor increíble. Es grandioso saber que algo como eso va a estar ahí para siempre”.

“Yo creo que el busto será una verdadera joya para los Bulls y el United Center”, agrega Rotblatt-Amrany. “Espero que Scottie, así como todos los aficionados de los Bulls, estén satisfechos”.

“Vivir y jugar en Chicago durante la década de 1990 es lo que más destaca para mí”, reflexiona Pippen. "Si hubiera escrito un guión de cómo esperaba que fuera mi carrera, no podría haberlo hecho mejor. Llegué a jugar con el mejor jugador de todos los tiempos, y competimos por campeonatos por la mayor parte de nuestras carreras. Siempre me he sentido afortunado de estar en esa posición, porque no siempre puede uno elegir a sus compañeros. Aparte de Michael, también tuve la fortuna de jugar con un gran número de tipos que no sólo fueron muy buenos jugadores, sino también grandes personas”.

Con el libro de su carrera ya cerrado, Pippen ha abierto un nuevo capítulo en su vida, pero aún puede estar alrededor de las dos cosas más importantes para él: la familia y el baloncesto. Aunque siempre aprecie con cariño los recuerdos de sus tiempos como jugador, es lo que está por venir lo que realmente espera con gran expectación.

“Básicamente crecí en Chicago”, dice Pippen. “En mis días como deportista, mi objetivo era ser mejor jugador de baloncesto y compañero de equipo. Ahora, es ser mejor esposo y padre. Me siento dichoso de tener una familia maravillosa y vivir en una de las ciudades más grandes del mundo. Me siento afortunado y puedo decir que mi vida ha sido una magnífica travesía”.