Go To:
  • ALT+A Toggle Accessibility Menu
  • ALT+H Home
  • ALT+1 Navigation
  • ALT+2 Main Content
  • ALT+3 Footer

Los 12 mejores días de Michael Jordan sobre la cancha de baloncesto

"Jordan le robó el balón a Karl Malone cuando Malone estaba tratando de sentenciar el partido con ventaja de un punto para los Jazz en la que sería, finalmente, su última posesión”, recuerda Sam Smith. “Jordan cruzó la cancha y convirtió la famosa suspensión sobre Bryon Russell. (Fernando Medina/NBAE/Getty Images)

Michael Jordan's 12 best days on the basketball court

12. 25 de mayo de 1991

Jordan y los Bulls finalmente matan al dragón, tomando ventaja de 3-0 en las Finales de Conferencia sobre los archirrivales Pistons, quienes les habían eliminado de los Playoffs las tres temporadas anteriores, convirtiéndose en la ballena blanca de Jordan. Jordan anotó 33 puntos y realizó la jugada defensiva ganadora contra Joe Dumars, cazándolo desde atrás; lo que desembocó en la famosa salida de pista de los Pistons al confirmarse el barrido en el cuarto partido.

Michael Jordan turns 50 Michael Jordan cumple 50 | De los archivos:
-- Jordan entra en el Salón de la Fama en 2009
-- Primeros dos títulos, 20 años después: 1991 y 1992

11. 16 de junio de 1993

Jordan anota 55 puntos para darles a los Bulls una ventaja de 3-1 en la serie de las Finales que acabaría decidiéndose en seis partidos con el tiro ganador de John Paxson. Jordan establece el récord de todos los tiempos en Finales de la NBA con promedio de 41 puntos, y mejor aún, no solo porque sea ante su gran amigo y bocazas Charles Barkley, sino porque Jordan fue defendido por Dan Majerle, uno de los favoritos del manager general de los Bulls, Jerry Krause, enfrentado a Jordan y a quien siempre le mencionaba las cualidades defensivas de Majerle.

10. 12 de febrero de 1985

En el primer encuentro tras el famoso desaire del partido del All-Star de 1985, cuando Jordan fue presuntamente víctima de un complot por parte de Isiah Thomas y compinches, los Bulls recibieron a los Pistons y ganaron en el tiempo extra. Jordan anotó 49 puntos y sumó 15 rebotes, cinco asistencias y cuatro robos, todas máximas del equipo, mientras que Thomas registró unos discretos 19 puntos y tiró para cinco de 15. Sería el primero de muchos duelos de Jordan con Thomas y los Pistons, y un adelanto de la gran determinación y motivación de Jordan ante desaires varios, percibidos o no.

9. 28 de marzo de 1995

Jordan completa su dramática remontada de casi dos años de retiro para jugar al béisbol con 55 puntos en el Madison Square Garden en su quinto partido de vuelta, y luego asiste a Bill Wennington en la canasta ganadora. Una vez más, Jordan reservó para el escenario más grande y mediático su mejor actuación para zanjar las preguntas sobre si podría volver a ser tan bueno como antes.

los 63 puntos anotados por Jordan contra los Celtics "Larry Bird diría luego la famosa frase de 'Dios disfrazado de Michael Jordan', tras establecerse Jordan como el anotador más grande desde Wilt Chamberlain", escribe Sam Smith sobre los 63 puntos anotados por Jordan contra los Celtics.
(Dick Raphael/NBAE/Getty Images)

8. 3 de junio de 1992

El encogimiento de hombros de Jordan después de convertir su sexto triple en la primera mitad, camino de 35 puntos antes del descanso y dominación de los Trail Blazers, impulsando el triunfo en seis partidos en las Finales para el segundo título de los Bulls. Aunque Jordan fue elegido Jugador Más Valioso esa temporada, algunos decían que Clyde Drexler hacía más para su equipo. Y fue por tener a Drexler que los Trail Blazers sintieron que podían descartar a Jordan en el Draft de 1984 para elegir a un pívot. Jordan era de los que nunca olvidaban y siempre estaba ansioso por validar su caso. Y sus puntos.

7. 7 de febrero de 1988

La aceptación no oficial por parte de Jordan de la mítica antorcha del Olimpo de la liga de Dr. J, al dominar el fin de semana del All-Star. Ganó el concurso de mates con una clavada estilo Dr. J, despegando desde la línea de tiros libres, y luego condujo a las estrellas de la Conferencia Este a la victoria con 40 puntos, el segundo total más alto en un partido del All-Star tras los 42 de Wilt en 1962. Jordan incluso dio una impactante charla en el entretiempo, exigiendo a los jugadores del Este que se tomaran en serio el partido y trataran de ganar o se fueran. Doc Rivers lo llamó uno de sus mejores recuerdos como jugador.

6. 11 de junio de 1997

Los 38 puntos y triple ganador de partido de Jordan, jugando 44 minutos a pesar de un devastador caso de intoxicación alimentaria por culpa de una pizza del servicio de habitaciones del hotel, en el decisivo quinto partido para una ventaja de 3-2 de los Bulls en la Finales. Aunque hay que preguntarse quién pide pizza en Utah. Los Bulls regresarían a Chicago para asegurar su quinto campeonato, después de que Jordan asistiera a Steve Kerr en el tiro ganador.

Tiro sobre la bocina  de Jordan en 1989 en Cleveland "Seguramente nunca hubo un tiro ganador de serie de primera ronda más frecuentemente repetido", escribe Sam Smith del tiro sobre la bocina de Jordan en 1989 en Cleveland. "Pero esa victoria efectivamente impulsó la racha de campeonatos de los Bulls".
(NBAE/Getty Images)

5. 20 de abril de 1986

La anotación más prolífica en partido de Playoffs jamás vista, los 63 puntos de Jordan contra el equipo que muchos consideran el mejor de la historia: los Celtics de 1986. Larry Bird diría luego la famosa frase de 'Dios disfrazado de Michael Jordan', tras establecerse Jordan como el anotador más grande desde Wilt Chamberlain.

4. 29 de marzo de 1982

El primer ‘Tiro’, en el partido de campeonato de la NCAA entre Carolina del Norte con Jordan, James Worthy y Sam Perkins y Georgetown con Patrick Ewing y Sleepy Floyd. La suspensión de Jordan desde el ala izquierda con 17 segundos dio ventaja de un punto a Carolina del Norte. Entonces Fred Brown, de Georgetown, lanzó un célebre pase a Worthy que finiquitó el choque. Jordan anotó 16 puntos mientras que Worthy lideró la anotación con 28.

3. 12 de junio de 1991

Jordan finalmente consigue el esquivo título que los críticos que en los años 80 opinaban que era demasiado egoísta y anotador decían nunca conseguiría. Lo celebró llorando junto a su padre, James. Dominando a su rival deportivo, Magic Johnson, a lo largo de toda la serie, Jordan protagonizó la famosa dejada de cambio de mano en el segundo partido, el tiro final para enviar el partido a la prórroga en el tercero y tuvo el trascendental momento de confianza en el quinto, cuando pasó repetidamente a John Paxson para frustrar las tácticas de presión de los Lakers. Jordan anotaría 30 puntos en quinto partido para acabar promediando 31.2 en la serie. Pero también sumó cinco robos, dos tapones y 10 asistencias y finalizaría con promedio de 11.4 asistencias en la serie, convirtiéndose en la amenaza versátil, a la postre imbatible en todas las finales del resto de su carrera.

Michael Jordan celebró llorando junto a su padre, James "Jordan finalmente consigue el esquivo título que los críticos que en los años 80 opinaban que era demasiado egoísta y anotador decían nunca conseguiría. Lo celebró llorando junto a su padre, James”.
(Andrew D. Bernstein/NBAE/Getty Images)

2. 7 de mayo de 1989

Seguramente nunca hubo un tiro ganador de serie de primera ronda más frecuentemente repetido. Pero esa victoria efectivamente impulsó la racha de campeonatos de los Bulls. Magic Johnson había etiquetado a los versátiles Cavs como el equipo de la década de 1990 y ostentaban balance de 6-0 sobre los Bulls esa temporada. Los Bulls luego alcanzarían las Finales de Conferencia. Pero se hablaba de que, si hubieran perdido en la primera ronda, se hubiera desmantelado al equipo. Pocos recuerdan como Jordan falló dos tiros libres finales en la derrota del cuarto partido, posibilitando otra célebre expiación en el quinto.

1. 14 de junio de 1998

El tiro para ganar el campeonato de 1998 contra los Utah Jazz. ¿Hubo alguna vez mejor punto final a una carrera? (Realmente no volvió a para jugar con los Wizards, ¿verdad?). Tal vez el jonrón de Ted Williams en su último bateo. Pero no fue solo el tiro final de Jordan. Jordan le robó el balón a Karl Malone cuando Malone estaba tratando de sentenciar el partido con ventaja de un punto para los Jazz en la que sería, finalmente, su última posesión. Jordan cruzó la cancha y convirtió la famosa suspensión sobre Bryon Russell.